Neo Club Press Miami FL

Carta desde La Habana

Carta desde La Habana

Carta desde La Habana
julio 14
16:18 2012

Llega de La Habana al exilio una carta terrible. Pinta la situación por la que atraviesan los cubanos “corrientes”, los del montón, el pueblo.  Porque en el país de la igualdad los de arriba campean  arriba, y comen, se divierten y visten como lo que son, la nueva clase superior. No son ellos, naturalmente, quienes escriben cartas  como esta que llegó de La Habana al exilio. He aquí el texto:

“Los supongo bien enterados de los últimos acontecimientos de este año de la Planificación en los que hasta se planifica el estómago de cada uno de los desventurados hijos de esta Isla maldita por el cacique Hatuey.  No necesito comentarlo, máxime cuando tengo que guardar las pocas calorías que me tocan. Lo importante es la reacción que está teniendo La Engañadora (como llaman a la libreta de racionamiento) y el finísimo vocabulario a que ha dado motivo. Las colas para inscribirse, después  de la visita encantadora del Comité, han sido escenario de la más enfurecida chacota jamás vista en este país.  La gente  se despachó de palabra y obra contra la empecinada horda de imbéciles que organizaron este descalabro. Los carros patrulleros tuvieron mucho trabajo.  Las protestas fueron primero de palabra; hoy son de violencia. Están envenenando las vacas y han asaltado con piedras y palos varios camiones de leche, rompiéndoles todos los litros. Del propio Consolidado Lácteo se han  robado más de cien cajas de leche en el día de ayer.  Hoy por la mañana he presenciado el siguiente drama: En una esquina repleta de gente callada y pensativa, un carretillero (a quien ahora no permiten vender nada en la calle) le pegó candela a la carretilla y a sus humildes cajones diciendo  que ni esa miseria que era su instrumento  de trabajo lo entregaba a esos C… Solamente han pasado tres días de la implantación del nuevo sistema. Te aseguro que dentro de muy poco (pues aquí no hay alimentos siquiera para cumplir con la miserable ración estipulada en la libreta) la gente  se bota. El hambre tiene cara de perro,  y ya el perro está mostrando los dientes. La situación general del país es caótica. No lo digo yo (y me sobran  argumentos); lo dicen los propios dirigentes. El Che dijo textualmente en una comparecencia: “Aquí les dejo parqueada el aura tiñosa, a ver si inventan  ustedes (los obreros) algo, porque algo hay que hacer.  Hemos caído en un bache revolucionario y yo me siento muy mal.  Así que inventen las metas, hagan algo; yo me voy para mi casa, porque me siento muy mal. Hasta luego…”. ¿Qué  te parece? Hay también  una situación  extraña en la Base. Mucha gente que allí vivía ha venido para La Habana. Tiene miedo. Lo cierto es que el panorama es color de hormiga. Para colmo, me dicen desde ese país donde tú estás que los yanquis  van a suprimir  el correo con Cuba.  Yo ya estoy estableciendo un puente  con una tía  que tengo en Nicaragua. Volviendo a la libreta, se dice que falta una página, y que es la de la funeraria o el cementerio. No te angusties por nosotros, pues primero se morirá la chusma. La disposición  contempla cinco años de prisión para el especulador de bolsa negra y un año para el que compra. ¿Tú ves, Fondeviela, tú ves como yo lloro? Esta era una canción colonial, en la época de la Reconcentración. ¡Mi querido hermano, qué  de héroes somos! Título bien ganado y de último cuño. Tu cuñado tiene una dieta especial. Nosotros preparamos una bandeja con todo el alimento que le toca. La risa fue de película. Vamos a ver si nos pasa lo del burro que aprendió a vivir sin comer. Bueno, sea lo que Dios quiera”.

Lo malo de esta carta, amigos lectores, es que apareció en Bohemia Libre, la de Caracas, ¡en mayo de 1962! No digo nada por mi cuenta. Que cada quien saque sus conclusiones.

—————————————————————————

Una primera versión de este artículo apareció en 1994. Cortesía El Blog de Montaner

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Gastón Baquero

Gastón Baquero

Gastón Baquero (Banes 1914 – Madrid 1997). Poeta y periodista, considerado un clásico de la literatura cubana con poemarios como "Memorial de un testigo" y "Saúl sobre su espada", autor de las revistas Orígenes y Espuela de Plata, se exilió en España en la primavera de 1959, tras el ascenso al poder del castrismo.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más