Neo Club Press Miami FL

Castro y las buenas intenciones

Castro y las buenas intenciones

Castro y las buenas intenciones
junio 14
07:13 2012

Una señora admiradora de Castro me reprocha algunos comentarios míos sobre su ídolo, y después de una extensa apología de su héroe, concluye diciendo: “pero sobre todo, usted no le negará a Fidel las buenas intenciones”.

Me apresuro a darle la razón a la señora en cuanto a las buenas intenciones de su Fidel y de sus congéneres en la historia, que son muchos. Además, no conozco ningún caso de mala intención, ni aun en seres tan  expeditivos con los adversarios como Nerón o Robespierre.

Nerón echaba cristianos a las fieras con la noble intención de limpiar a Roma de unos señores que él consideraba  dañinos para su pueblo. Robespierre entregaba a la guillotina a cuantos él veía como nocivos para el proceso revolucionario. Y nadie podrá negar la bonísima intención de Felipe II, que asistía con lágrimas en los ojos y el rosario en la mano a la quema de quienes pecaban contra la salvación de sus almas. La intención de los  inquisidores no podía superarse: querían librar del infierno al precito.

Es una vieja polémica entre filósofos del derecho, y entre magistrados, el tema de la intencionalidad. Sesudos juristas alemanes insisten en que para dictar sentencia hay que tener muy en cuenta la intencionalidad, refiriéndose no solo a los accidentes, como en el caso de la mayoría de los homicidios, sino a toda forma de delito. Hay jueces que se contentan con las explicaciones del acusado cuando dice “no tuve intención de matarlo, sino de asustarlo nada más”, a pesar de que sin mala intención dio catorce puñaladas a la víctima.

Nada de lo que hicieron Stalin y Hitler tuvo por origen la mala intención, sino al contrario. La intención de Hitler no podía ser más “noble”, acabar de una vez con los problemas de los judíos, con el sufrimiento perpetuo que suponía ser judío. Y la  intención de Stalin era digna de aplauso: él lo que no quería era que la salvación de la humanidad y la creación de un Paraíso para los trabajadores del mundo se vieran obstaculizadas por  los enemigos de la revolución.

Estas y otras actuaciones históricas llevaron a Mohfert a hablar de “criminales filantrópicos”. La expresión parece una paradoja, pero es una realidad textual. Son seres que cometen o autorizan los crímenes más terribles sin el menor titubeo, por estar convencidos de que ellos tienen la verdad y la razón, y todo lo  hacen por servir y salvar a la patria, o a la revolución, o a los pobres, o al pueblo, o a Dios. Se sienten héroes, no monstruos. Su intención es hacer un bien supremo a la Humanidad. Son filántropos, pues, en el sentido más riguroso de la palabra.

Y porque su intención es buena, ¿hay que perdonar los crímenes, hay que  justificarlos, hay que aplaudirlos? He citado una frase de Marx joven rechazando el terrorismo como medio hacia un fin revolucionario. Hay que llegar hasta Lenin para ver aplicada de manera cruenta la insensata doctrina de “el fin  justifica los medios”. Eso no pertenece a la ética cristiana. En Cristo el fin es cada acto y el medio es un fin en sí mismo. Si el medio es un acto malo, el fin queda destruido.

Si por otra parte aceptamos la bondad de las intenciones como razón suficiente para el perdón y aun para la glorificación del autor de monstruosidades e injusticias contrarias a los sentimientos  humanos y al imperio de los derechos, desaparecen los códigos, las nociones del bien y del mal, y las normativas aceptadas por los hombres civilizados para vivir en paz.

Uno de los hombres mejor intencionados nacidos en América fue José  Gaspar de Francia; y no digamos de las buenas intenciones que abrigaba en su pecho de católico sincero García Moreno. Pero los sendos regímenes políticos que impusieron a sus pueblos, y su forma de gobernar, eran detestables. Ambos merecen el odio de la Historia. Porque el  crimen es siempre un crimen, cométalo quien lo cometa, y sea cual sea el móvil. La mano de hierro que  sojuzga y suprime las libertades de un pueblo es mano de tiranía, por mucho guante  patriótico o ideológico en que sea envuelta.

Castro cayó  por sus pies y por su gusto en la trampa leninista de creer que de una dictadura de cuarenta o de cien años va a salir una nación de hombres libres y un régimen económico con justicia y oportunidades para todos. “Estamos tendiendo una cama en la que dormirán nuestros nietos”, dijo Ulianof. Y lo que vemos es que los nietos, en cuanto han podido echaron al basurero la cama, las sábanas y las estatuas de Lenin y de Stalin. La historia le dice a Castro: Señor, le toca el turno.

————————————————————————-

Una primera versión de este artículo apareció en 1990. Cortesía El Blog de Montaner

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Gastón Baquero

Gastón Baquero

Gastón Baquero (Banes 1914 – Madrid 1997). Poeta y periodista, considerado un clásico de la literatura cubana con poemarios como "Memorial de un testigo" y "Saúl sobre su espada", autor de las revistas Orígenes y Espuela de Plata, se exilió en España en la primavera de 1959, tras el ascenso al poder del castrismo.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más
  Juan Carlos Recio

Para desalmar un cadáver

Juan Carlos Recio

                Si no estás dispuesto a perdonar y todo lo que das es sombras cómo pudieras ser el amado cómo irías hasta el

0 comentario Leer más
  Luis Jiménez Hernández

En primera persona

Luis Jiménez Hernández

                no escribo versos en primera persona, ser decadentes es un oficio cruel como el de jugar a ser Dios. Pero hoy escribiré

1 comentario Leer más

Festival Vista Miami