Neo Club Press Miami FL

Mucho antes de Gorbachov

Mucho antes de Gorbachov

Mucho antes de Gorbachov
agosto 11
04:21 2012

La perestroika se impuso como una necesidad de primer orden desde que se admitió al fin que el sistema monetario soviético, el de producción y comercialización, y el de comercio internacional, era un fracaso y una eternización de inferioridad frente al sistema del Mundo Libre.

Los checos, los húngaros, los  polacos, los búlgaros, y por delante de todos la Alemania del Este, venían arrancándole a Moscú, año tras año, parcelas de independencia económica. Lo que se popularizó con el nombre de perestroika era practicado años antes en Checoslovaquia con el nombre de Prestavba.  Y basta con echar una ojeada a una información eficiente sobre la política monetaria y comercial de Hungría, por ejemplo, para comprender que algo muy serio venía cambiando en toda aquella zona del mundo desde antes de la aparición de Gorbachov.

Él lo que hizo fue dinamizar, activar, acelerar el proceso. No se advertía en el mundo lo que ocurría, por la supervivencia de la mentalidad estalinista, enemiga radical de la información y de la exposición clara de los hechos  y de los propósitos. Existía una perestroika, pero faltaba información precisa, faltaba claridad, transparencia en las noticias, lo que llaman los rusos “glasnost”. Es muy probable que Gorbachov actuara por temor a que los satélites se le fuesen de la mano a Moscú. De todos modos inauguró  valientemente el propósito de no seguir ocultándolo todo, al reconocer ante el mundo que los soviéticos habían tardado más de veinticinco días en informar de un suceso de interés mundial, un suceso grave,  como fue el accidente de Chernobyl. Esa actitud aperturista del nuevo jefe era una reprimenda y una desautorización al viejo aparato tenebroso, siniestro y amenazador que regía al Estado desde los tiempos  de Lenin.

La claridad en la información, la glasnost, fue aplicada de veras en los medios de comunicación. En Pravda y en Izvestia hubo una verdadera revolución, y no faltó el forcejeo entre los partidarios de abrir las ventanas y los partidarios de mantener cerrada la fortaleza a cal y canto.

La Rusia arcaica, que fue continuada y hasta aumentada en sus misterios y sombras por la revolución del 17, se resistía a morir. Mientras la perestroika era un proceso casi anónimo, llevado lentamente en silencio y casi en secreto,  al extremo de que hechos de tanta significación como la solicitud húngara de ingresar en el Fondo Monetario Internacional fueron silenciados, los reacios a cambiar  se mantenían más o menos tranquilos. Pero ante la glasnost  comprendieron que les resultaría imposible detener la perestroika,  que avanzaría hasta sus últimas consecuencias económicas y políticas. Rasputín, como Drácula, huía de la luz. Ambos intentaron la inútil maniobra de retrasar  la salida del sol.

————————————————————————–

Una primera versión ampliada de este artículo apareció en 1990. Cortesía El Blog de Montaner

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Gastón Baquero

Gastón Baquero

Gastón Baquero (Banes 1914 – Madrid 1997). Poeta y periodista, considerado un clásico de la literatura cubana con poemarios como "Memorial de un testigo" y "Saúl sobre su espada", autor de las revistas Orígenes y Espuela de Plata, se exilió en España en la primavera de 1959, tras el ascenso al poder del castrismo.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Sussette Cordero

Fragmentos

Sussette Cordero

                  Abro los ojos y me rompo por el centro Abajo soy un ciempiés Arriba pienso todavía como bajar del caballo Cavilar

0 comentario Leer más
  Armando Añel

Ecos de La Habana

Armando Añel

                  en el mar la vida es más sabrosa y sobre los escombros de la ciudad transcurre el mar como una gran

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más