Neo Club Press Miami FL

Mucho antes de Gorbachov

Mucho antes de Gorbachov

Mucho antes de Gorbachov
agosto 11
04:21 2012

La perestroika se impuso como una necesidad de primer orden desde que se admitió al fin que el sistema monetario soviético, el de producción y comercialización, y el de comercio internacional, era un fracaso y una eternización de inferioridad frente al sistema del Mundo Libre.

Los checos, los húngaros, los  polacos, los búlgaros, y por delante de todos la Alemania del Este, venían arrancándole a Moscú, año tras año, parcelas de independencia económica. Lo que se popularizó con el nombre de perestroika era practicado años antes en Checoslovaquia con el nombre de Prestavba.  Y basta con echar una ojeada a una información eficiente sobre la política monetaria y comercial de Hungría, por ejemplo, para comprender que algo muy serio venía cambiando en toda aquella zona del mundo desde antes de la aparición de Gorbachov.

Él lo que hizo fue dinamizar, activar, acelerar el proceso. No se advertía en el mundo lo que ocurría, por la supervivencia de la mentalidad estalinista, enemiga radical de la información y de la exposición clara de los hechos  y de los propósitos. Existía una perestroika, pero faltaba información precisa, faltaba claridad, transparencia en las noticias, lo que llaman los rusos “glasnost”. Es muy probable que Gorbachov actuara por temor a que los satélites se le fuesen de la mano a Moscú. De todos modos inauguró  valientemente el propósito de no seguir ocultándolo todo, al reconocer ante el mundo que los soviéticos habían tardado más de veinticinco días en informar de un suceso de interés mundial, un suceso grave,  como fue el accidente de Chernobyl. Esa actitud aperturista del nuevo jefe era una reprimenda y una desautorización al viejo aparato tenebroso, siniestro y amenazador que regía al Estado desde los tiempos  de Lenin.

La claridad en la información, la glasnost, fue aplicada de veras en los medios de comunicación. En Pravda y en Izvestia hubo una verdadera revolución, y no faltó el forcejeo entre los partidarios de abrir las ventanas y los partidarios de mantener cerrada la fortaleza a cal y canto.

La Rusia arcaica, que fue continuada y hasta aumentada en sus misterios y sombras por la revolución del 17, se resistía a morir. Mientras la perestroika era un proceso casi anónimo, llevado lentamente en silencio y casi en secreto,  al extremo de que hechos de tanta significación como la solicitud húngara de ingresar en el Fondo Monetario Internacional fueron silenciados, los reacios a cambiar  se mantenían más o menos tranquilos. Pero ante la glasnost  comprendieron que les resultaría imposible detener la perestroika,  que avanzaría hasta sus últimas consecuencias económicas y políticas. Rasputín, como Drácula, huía de la luz. Ambos intentaron la inútil maniobra de retrasar  la salida del sol.

————————————————————————–

Una primera versión ampliada de este artículo apareció en 1990. Cortesía El Blog de Montaner

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Gastón Baquero

Gastón Baquero

Gastón Baquero (Banes 1914 – Madrid 1997). Poeta y periodista, considerado un clásico de la literatura cubana con poemarios como "Memorial de un testigo" y "Saúl sobre su espada", autor de las revistas Orígenes y Espuela de Plata, se exilió en España en la primavera de 1959, tras el ascenso al poder del castrismo.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Presentación del libro “EL PRESIDENTE”, de Carlos Alberto Montaner

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Relajo y olvido

José Hugo Fernández

Hace algunos años, el poeta Ramón Fernández Larrea escribió más de doscientas columnas destinadas a calibrar hechos y personajes de la historia y de la cultura cubana, o pasajes sobre

Leer más
  Frank Castell

José Martí me escucha mientras llueve

Frank Castell

Dos patrias tengo yo: Cuba y la noche. José Martí                 Difícil, José, arrojar el tiempo montaña abajo y luego descender como si

Leer más
  Delio Regueral

El Punto Nemo

Delio Regueral

Ya sé que no soy incomprendido, lo supe al descubrirme donde se abandona un incomprensor, perdí mucho tiempo en esa etapa. El tiempo, lo único irrecuperable: a él no le

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami