Neo Club Press Miami FL

La Cuba de antes y la de ahora

 Lo último
  • Razones de Díaz-Canel para traicionar al Mejunje de Silverio Dos son las razones que han llevado al régimen cubano a transar con las iglesias en la retirada del matrimonio igualitario de la propuesta de Nueva Constitución: 1-La necesidad de...
  • Trespatinismo a la carta Escuché que en cierto país del norte de Europa (Dinamarca, creo) se tramita la aprobación de una ley según la cual los hombres tendrían que orinar sentados. Supongo que la...
  • Loas para dirigentes y sones para turistas A esos compositores nuestros, que tan ávidos se han mostrado de cantarle a Fidel, a Raúl… ¿Y a Díaz, por cierto, para cuándo? Aunque sin generalizar, hay sin dudas mucho...
  • El mito de la ancestral laboriosidad del cubano Cuba ha echado su suerte desde 1793 al azúcar, y si bien esa decisión en un inicio lleva a la Isla a convertirse en uno de los lugares más prósperos...
  • ¿Lo peor vendrá después? Los cubanos conocemos lo que significa vivir en el ojo del ciclón. Es el sitio en que nuestra isla ha estado permanentemente en los últimos sesenta años. Falsa calma interior,...

La Cuba de antes y la de ahora

La Cuba de antes y la de ahora
abril 27
22:13 2016

 

Los cubanos viejos seguimos indignándonos por la imagen de Cuba antes del comunismo que siguen difundiendo por igual comunistas y no comunistas que viajan a la Isla o viven allí desde hace pocos años.

Los turistas, aun los que salen con una impresión muy mala del régimen, no dejan de referirse nunca a la dificultad enorme que representa construir un país socialista y crear “un hombre nuevo” a partir de la gran basura que era Cuba hasta 1958, según le han dicho.

La propaganda del régimen ha acertado en el recurso de achacar a los males del pasado los problemas del presente. Soslayando el hecho de que décadas de dictadura absoluta, donde no hay  que contar con la opinión de nadie, tenían  que haber dado ya mejores frutos, insisten los castristas en repetirle al turismo y al periodismo extranjero, el viejo disco: “Sí, hay algunos problemas por vencer, pero los venceremos porque Fidel lo ha dicho, pero usted tiene que saber que hemos  tenido que levantar este nuevo edificio partiendo de cero, de una pseudo república donde no había más que prostitución para complacer al imperialismo yanqui, y robo. Aquí los  pobres no tenían hospitales, los niños no tenían  escuelas, en la tienda había zapatos, ropa y comida porque sobraban debido a que sólo unos pocos podían comprarlos. Ahora hay, sí, algún problema con la alimentación y con el  vestuario, pero se debe a que es tanto el consumo y tanta la igualdad, que la producción no  es suficiente”.

Lo que  están defendiendo con sus mentiras sobre el pasado no es sólo la imagen de Fidel como ideólogo, o de una república maravillosa, única en el mundo, sino también el prestigio de la  ideología. Del mismo modo que los bolcheviques ocultaron la realidad económica, científica, cultural, de la Rusia anterior a Lenin, los castristas no quieren admitir esta verdad elemental: si se tiene en cuenta el desarrollo de Cuba hasta 1959 y el desarrollo de todas las naciones hispanoamericanas en ese año,  comprobamos que Cuba es el país que se ha desarrollado menos en Hispanoamérica. Partiendo de lo que era, tendría que ser hoy cien veces superior al más adelantado de los países del área.

“Agua pasada no mueve molino”. Todo aquello fue destruido, y lo que han levantado en su lugar es mostrado como un triunfo. Es inevitable que quienes no  conocieron la realidad anterior acepten como buena, tolerable y prometedora la actual.  No debemos enfurecernos con esta credulidad. Repiten lo que les han dicho. No ya los turistas, corresponsales de periódicos, etcétera, sino los propios cubanos jóvenes, esos que no han conocido otro ambiente que el de la propaganda machacona, persistente, enloquecedora, del comunismo. Es técnica dictada por Lenin: una mentira repetida muchas veces se convierte en verdad a lo largo del tiempo.

Ante estos cubanos formados en el molde leninista-estalinista de la propaganda y de la educación, tenemos que llenarnos de comprensión. Hablan ya otro lenguaje. Creen cosas que a nosotros nos hacen reír o rabiar, pero no puede pedírseles que de golpe renuncien a la gran mentira en que fueron amamantados, porque eso se sale de la condición humana. Necesitamos paciencia, comprensión, serenidad para entenderlos y para que ellos nos entiendan.

De los turistas, de los periodistas, de los snobs europeos y norteamericanos, no debemos hacer caso, ni dar importancia a su frivolidad y a su ignorancia. Allá ellos. Pero ante los nuestros –porque ellos son nuestros como nosotros somos de ellos– es necesario que tengamos en cuenta el paso del tiempo, la aparición de generaciones nuevas y, sobre todo, la trágica ruptura en la continuidad de la convivencia.

Una versión más amplia de este artículo apareció en 1989. Cortesía El Blog de Montaner

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Gastón Baquero

Gastón Baquero

Gastón Baquero (Banes 1914 – Madrid 1997). Poeta y periodista, considerado un clásico de la literatura cubana con poemarios como "Memorial de un testigo" y "Saúl sobre su espada", autor de las revistas Orígenes y Espuela de Plata, se exilió en España en la primavera de 1959, tras el ascenso al poder del castrismo.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento)

José Hugo Fernández

Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,

Leer más
  Luis de la Paz

En los tiempos difíciles de Heberto Padilla

Luis de la Paz

    En una remotísima tarde de verano, sería el año 71, o tal vez el 72, el escritor José Abreu Felippe, a quien tanto le debo, me mostró un

Leer más
  Alcides Herrera

No me hables más

Alcides Herrera

                  El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami