Neo Club Press Miami FL

Martí, Maceo y el racismo

 Lo último
  • Felicidades desde el mundo que nunca se acaba   Como dije hace doce meses de 2015 –vuelvo y repito–, 2016 ha sido un año realmente sorprendente, lleno de situaciones y giros inesperados, que han agrandado considerablemente nuestra experiencia...
  • Las heces de la utopía revolucionaria   La mayoría de los habaneros parece coincidir en el criterio de que nunca antes se vieron tantos adolescentes, jóvenes y hasta niños enajenados en las calles de la ciudad....
  • Castro For Ever   La esencia del poder soviético nunca se asentó en el dominio de una familia, sino en el rígido control del Partido Comunista y sus cruentas purgas intestinas, como ente...
  • Escoltas para los nuevos ricos cubanos   En La Habana de hoy, si eres un músico popular de ranking o cualquier otro tipo de hombre de éxito que mueve dinero (da igual si es lícito o...
  • Ecología y tiranía: riman pero no armonizan   Innumerables, y de amplio conocimiento público, son las catástrofes ecológicas ocurridas en Cuba durante los últimos decenios. Desde el arrasamiento de los árboles frutales que tuvo lugar en la...

Martí, Maceo y el racismo

Martí, Maceo y el racismo
abril 01
03:25 2016

 

El 10 de octubre de 1868 lo que ocurrió en realidad –¡y muchos no  lo comprenden todavía!– fue que la conciencia de lo cubano quiso romper el viejo molde, que ya lo asfixiaba, y construir otro, propio e independiente, para vaciar en él las energías físicas y espirituales del pueblo gestado en las entrañas de la tierra conculcada por la corona española desde 1942.

En los siglos transcurridos entre las postrimerías del XV y la segunda  mitad del XIX, la Historia creó  insensiblemente un tipo humano peculiar, criollo, o sea: creado, cocinado en el horno de la tierra, configurado con el barro de las razas yuxtapuestas por los colonizadores sobre la raza autóctona. El papel  de la Metrópoli fue idéntico al de la mujer grávida, quien por fuerza tiene  que parir un día, y dar a luz el hijo que inexorablemente trae con él un destino personal, propio, distinto al de la madre.

En los países nacidos tras la larga gestación por la Historia iniciada en el Nuevo Mundo a la llegada de los europeos, se produjo la creación de un nuevo tipo humano: el mestizo, el hombre mestizado no sólo por los cruces  de sangre, sino principalmente por el cruce de ideas, de creencias, de concepciones de la sociedad y de la vida. Ni España ni ninguna otra nación podía conseguir allí el mantenimiento perpetuo de una raza “pura”, la blanca, porque  hubiera necesitado un apartheid mil veces más grotesco que el de Surafrica, y porque el español es, culturalmente, el más mestizado de los europeos.

El mestizaje racial o/y espiritual producido en el horno y caldero de la Isla, mestizaje reflejado no únicamente en el pigmento, es el cubano. Un cubano blanco no es igual a un español o a un norteamericano blanco. Un negro cubano no es igual a un senegalés o a un sudanés negro. Un mulato o un mestizo cubano no es igual a un mulato o a un mestizo (hijo de indio con otra raza) de Perú o de México. El cubano, sea por su color externo blanco, negro, achocolatado o betúnico es, ante todo, cubano. Porque la naturaleza, lo animal, es siempre vencida por la Historia, que es la humanadora por excelencia. Ni el color ni la cuna determinan un alma.

Explicó Ortega y Gasset que el hombre, a diferencia del animal, no es naturaleza, sino historia. Es algo creado a partir de la condición primitiva o prehumana por el  perfeccionamiento (la doma de los instintos) que en esa materia prima efectúa la cultura vivida como sociedad, región, por el hecho social. Nuestra historia muestra dos grandes modelos de hombres eminentemente cultos, desprovistos de lo zoológico hasta en el fondo de sí mismos: José Martí y Antonio Maceo. Ni el uno ni el otro se pensó nunca como blanco o como mulato: ambos eran  felices en su conciencia de ser mucho más que una concentración más o menos intensa de melanina. Los dos eran, primero, cubanos. Y luego todo lo demás, lo accesorio. Los dos formularon explícitamente su creencia: Maceo en su fundamental carta al marqués de Santa Lucía, y Martí cuando dijo: “Cubano es más que blanco y más que negro: dígase cubano y se ha dicho todo”.

Razón tenía el catalán padre de don Fernando Ortiz cuando decía, según su eminente hijo, que Martí tenía el alma de mulato. De mulato  cubano, digamos, y de blanco cubano, y de negro cubano, tenían mestizada el alma tanto Martí como Maceo.

Por no entenderlos y vivirlos a ellos como especímenes de ese producto específico de suprarraza y de supracasta, la República fue, y lo sigue siendo dentro y fuera de la Isla, una casa dividida (como la habría calificado Lincoln), o una nación invertebrada, a la manera dolorosa y perpetua de España. El regionalismo, que es una variante del racismo, desvertebra y balcaniza la nación mientras que el racismo, en el caso concreto de Cuba, quiebra y secuestra la supremacía de lo cubano, entendido como lo entendieron los Arquetipos.

El racismo es un capítulo de la zoología, una supervivencia de la infrahumanización del hombre primitivo. Inmensa fortuna para los hijos de la Isla fue el nacimiento en ella de estos dos Hombres Simbólicos, dos seres liberados, limpios de las huellas de la animalidad. Pero quedan todavía demasiados cubanos que ignoran que Maceo no peleó por los negros, ni Martí murió por los blancos. Maceo era, por lo exterior y por lo interior, portador de la cubanía integral. Por lo interior y por lo exterior, Martí era su gemelo. Los dos, repito, eran, primero, cubanos. Y todo lo demás era accesorio. ¿Tendría que ser accesorio también para todos nosotros?

Una primera versión de este artículo apareció en 1990. Cortesía El Blog de Montaner

Sobre el autor

Gastón Baquero

Gastón Baquero

Gastón Baquero (Banes 1914 – Madrid 1997). Poeta y periodista, considerado un clásico de la literatura cubana con poemarios como "Memorial de un testigo" y "Saúl sobre su espada", autor de las revistas Orígenes y Espuela de Plata, se exilió en España en la primavera de 1959, tras el ascenso al poder del castrismo.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Orlando Fondevila

Permitidme

Orlando Fondevila

                Permitidme ser el poema del irrompible y tutelar secreto. Está en la estrella y no es la estrella. Está en la arboladura

0 comentario Leer más
  Denis Fortún

Fábula sumaria

Denis Fortún

                Una mujer que negocia brillos y artificios que se dice equilibrada que me sabe irresponsable melindrosamente redunda en titubeos conduce simulacros emigra

0 comentario Leer más
  Félix Rizo

Puertas

Félix Rizo

                Hay puertas que atropellan la noche otras que protestan por silencio y puertas que desgarran mil sonidos bajo las pesadillas de los

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami