Neo Club Press Miami FL

Martí, Maceo y el racismo

 Lo último
  • Razones de Díaz-Canel para traicionar al Mejunje de Silverio Dos son las razones que han llevado al régimen cubano a transar con las iglesias en la retirada del matrimonio igualitario de la propuesta de Nueva Constitución: 1-La necesidad de...
  • Trespatinismo a la carta Escuché que en cierto país del norte de Europa (Dinamarca, creo) se tramita la aprobación de una ley según la cual los hombres tendrían que orinar sentados. Supongo que la...
  • Loas para dirigentes y sones para turistas A esos compositores nuestros, que tan ávidos se han mostrado de cantarle a Fidel, a Raúl… ¿Y a Díaz, por cierto, para cuándo? Aunque sin generalizar, hay sin dudas mucho...
  • El mito de la ancestral laboriosidad del cubano Cuba ha echado su suerte desde 1793 al azúcar, y si bien esa decisión en un inicio lleva a la Isla a convertirse en uno de los lugares más prósperos...
  • ¿Lo peor vendrá después? Los cubanos conocemos lo que significa vivir en el ojo del ciclón. Es el sitio en que nuestra isla ha estado permanentemente en los últimos sesenta años. Falsa calma interior,...

Martí, Maceo y el racismo

Martí, Maceo y el racismo
abril 01
03:25 2016

 

El 10 de octubre de 1868 lo que ocurrió en realidad –¡y muchos no  lo comprenden todavía!– fue que la conciencia de lo cubano quiso romper el viejo molde, que ya lo asfixiaba, y construir otro, propio e independiente, para vaciar en él las energías físicas y espirituales del pueblo gestado en las entrañas de la tierra conculcada por la corona española desde 1942.

En los siglos transcurridos entre las postrimerías del XV y la segunda  mitad del XIX, la Historia creó  insensiblemente un tipo humano peculiar, criollo, o sea: creado, cocinado en el horno de la tierra, configurado con el barro de las razas yuxtapuestas por los colonizadores sobre la raza autóctona. El papel  de la Metrópoli fue idéntico al de la mujer grávida, quien por fuerza tiene  que parir un día, y dar a luz el hijo que inexorablemente trae con él un destino personal, propio, distinto al de la madre.

En los países nacidos tras la larga gestación por la Historia iniciada en el Nuevo Mundo a la llegada de los europeos, se produjo la creación de un nuevo tipo humano: el mestizo, el hombre mestizado no sólo por los cruces  de sangre, sino principalmente por el cruce de ideas, de creencias, de concepciones de la sociedad y de la vida. Ni España ni ninguna otra nación podía conseguir allí el mantenimiento perpetuo de una raza “pura”, la blanca, porque  hubiera necesitado un apartheid mil veces más grotesco que el de Surafrica, y porque el español es, culturalmente, el más mestizado de los europeos.

El mestizaje racial o/y espiritual producido en el horno y caldero de la Isla, mestizaje reflejado no únicamente en el pigmento, es el cubano. Un cubano blanco no es igual a un español o a un norteamericano blanco. Un negro cubano no es igual a un senegalés o a un sudanés negro. Un mulato o un mestizo cubano no es igual a un mulato o a un mestizo (hijo de indio con otra raza) de Perú o de México. El cubano, sea por su color externo blanco, negro, achocolatado o betúnico es, ante todo, cubano. Porque la naturaleza, lo animal, es siempre vencida por la Historia, que es la humanadora por excelencia. Ni el color ni la cuna determinan un alma.

Explicó Ortega y Gasset que el hombre, a diferencia del animal, no es naturaleza, sino historia. Es algo creado a partir de la condición primitiva o prehumana por el  perfeccionamiento (la doma de los instintos) que en esa materia prima efectúa la cultura vivida como sociedad, región, por el hecho social. Nuestra historia muestra dos grandes modelos de hombres eminentemente cultos, desprovistos de lo zoológico hasta en el fondo de sí mismos: José Martí y Antonio Maceo. Ni el uno ni el otro se pensó nunca como blanco o como mulato: ambos eran  felices en su conciencia de ser mucho más que una concentración más o menos intensa de melanina. Los dos eran, primero, cubanos. Y luego todo lo demás, lo accesorio. Los dos formularon explícitamente su creencia: Maceo en su fundamental carta al marqués de Santa Lucía, y Martí cuando dijo: “Cubano es más que blanco y más que negro: dígase cubano y se ha dicho todo”.

Razón tenía el catalán padre de don Fernando Ortiz cuando decía, según su eminente hijo, que Martí tenía el alma de mulato. De mulato  cubano, digamos, y de blanco cubano, y de negro cubano, tenían mestizada el alma tanto Martí como Maceo.

Por no entenderlos y vivirlos a ellos como especímenes de ese producto específico de suprarraza y de supracasta, la República fue, y lo sigue siendo dentro y fuera de la Isla, una casa dividida (como la habría calificado Lincoln), o una nación invertebrada, a la manera dolorosa y perpetua de España. El regionalismo, que es una variante del racismo, desvertebra y balcaniza la nación mientras que el racismo, en el caso concreto de Cuba, quiebra y secuestra la supremacía de lo cubano, entendido como lo entendieron los Arquetipos.

El racismo es un capítulo de la zoología, una supervivencia de la infrahumanización del hombre primitivo. Inmensa fortuna para los hijos de la Isla fue el nacimiento en ella de estos dos Hombres Simbólicos, dos seres liberados, limpios de las huellas de la animalidad. Pero quedan todavía demasiados cubanos que ignoran que Maceo no peleó por los negros, ni Martí murió por los blancos. Maceo era, por lo exterior y por lo interior, portador de la cubanía integral. Por lo interior y por lo exterior, Martí era su gemelo. Los dos, repito, eran, primero, cubanos. Y todo lo demás era accesorio. ¿Tendría que ser accesorio también para todos nosotros?

Una primera versión de este artículo apareció en 1990. Cortesía El Blog de Montaner

Sobre el autor

Gastón Baquero

Gastón Baquero

Gastón Baquero (Banes 1914 – Madrid 1997). Poeta y periodista, considerado un clásico de la literatura cubana con poemarios como "Memorial de un testigo" y "Saúl sobre su espada", autor de las revistas Orígenes y Espuela de Plata, se exilió en España en la primavera de 1959, tras el ascenso al poder del castrismo.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento)

José Hugo Fernández

Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,

Leer más
  Luis de la Paz

En los tiempos difíciles de Heberto Padilla

Luis de la Paz

    En una remotísima tarde de verano, sería el año 71, o tal vez el 72, el escritor José Abreu Felippe, a quien tanto le debo, me mostró un

Leer más
  Alcides Herrera

No me hables más

Alcides Herrera

                  El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami