Neo Club Press Miami FL

Gibraltar y las Malvinas, pasión de futuro

Gibraltar y las Malvinas, pasión de futuro

junio 15
20:36 2012

1-0_aa_Gibraltar-nasa-pdPor estos días el debate alrededor del peñón de Gibraltar, reclamado por España, y las islas Malvinas, reclamadas por Argentina, vuelve a cobrar fuerza. Se trata, en ambos casos, de reclamos nacionalistas afincados en un imaginario territorial preponderante durante todo el milenio anterior, pero que en pleno siglo XXI y con el avance galopante de la globalización –que vive una segunda luna de miel con la explosión de las nuevas tecnologías e Internet–, carece cada vez más de asidero.

Los alrededor de 30.000 habitantes de Gibraltar rechazan la jurisdicción española. En el referéndum de 2002 la pregunta “¿Aprueba el principio de que el Reino Unido y España compartan la soberanía de Gibraltar?” fue descartada por el 99% de los participantes. Únicamente 187 ciudadanos apoyaron la propuesta. Algo similar ocurre con las Malvinas, cuya población de poco más de 3,000 habitantes no quiere saber nada de las reclamaciones de Cristina Fernández de Kirchner.

Lo que define la independencia tanto del peñón como de las islas es el carácter individual, libertario, del actual asentamiento, frente a las pretensiones colectivistas y/o nacionalistas de quienes reclaman ambos territorios. El colectivo contra el individuo. No hace falta internarnos aquí en disquisiciones y montañas de datos a propósito de la historia de ambas plazas. Para eso tenemos, precisamente, a Internet, más muchos libros y enciclopedias. Se trata más bien de definir en qué medida es más importante el imaginario territorial, la simbología nacionalista, que el individuo per se, ese que vive tranquilamente en ambos reductos y sólo pretende que se le deje de una buena vez  en paz. Se trata de las familias y los hombres y mujeres concretos que han edificado sus vidas a partir de la realidad que ahora mismo se les pretende escamotear.

Es la pasión del futuro lo que activa la defensa de ambos estatus. Porque el futuro es eso, independencia personal, responsabilidad individual, como demuestra ahora mismo el álgido debate sobre las competencias económicas de la Unión Europea frente a la irresponsabilidad nacionalista de algunos gobiernos. No nos engañemos: El porvenir es individual o es involución, perenne retorno al pasado.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Las buenas empresas privadas nos benefician: El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Breves apuntes sobre la brevedad

José Hugo Fernández

1-Augusto Monterroso, artífice de la brevedad literaria, se encontró cierta vez con un presunto lector, quien le dijo que estaba leyendo una de sus obras, El dinosaurio, que es justo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Y si murmuro

Rafael Vilches

                  Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por

0 comentario Leer más
  Philip Larkin

Tres tiempos

Philip Larkin

                  Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami