Neo Club Press Miami FL

Gingrich y la Palestina que nunca existió

Gingrich y la Palestina que nunca existió

diciembre 13
14:54 2011

1-aaaa_b_palestinosPor fin alguien que dice algo sensato. No es que no exista el pueblo palestino –como puede existir el gitano, pongamos por ejemplo–, es que la famosa Palestina del cuento del bueno y el malo con que se ha pretendido estigmatizar a Israel durante más de medio siglo constituye, sobre todo, un recurso retórico del imaginario antisemita.

 

Claro, decir que nunca existió Palestina como concepto de Estado, de país, es un sacrilegio de lo políticamente incorrecto y ha escandalizado a media humanidad. Pero Newt Gingrich tiene razón: “No ha habido un Estado palestino como tal, era parte del Imperio Otomano”. Del otomano y de unos cuantos más.  De hecho, la tendencia política que reivindicó a Palestina como parte de la Gran Siria tuvo considerable influencia entre los “palestinos” durante casi todo el siglo XX.

Un dato adicional que revela la falsedad de la llamada “causa palestina”:

En 1948 la ONU acordó el reparto de la zona en dos Estados, uno judío y otro árabe, de aproximadamente igual extensión. Tras la retirada inglesa, los judíos proclamaron el Estado de Israel, mientras que a los árabes no se les ocurrió nada más brillante que rechazar el convenio y declarar la guerra a los israelíes. ¿Por qué no aprovecharon la oportunidad para crear el Estado de Palestina que nunca existió en la otra mitad cedida por Naciones Unidas? Pues porque su prioridad nunca fue esa, sino echar a los judíos al mar.

Pero sucedió todo lo contrario. La guerra árabe-israelí de 1948 culminó en un armisticio que tuvo como consecuencia la ampliación del territorio de Israel y de Transjordania. Desde entonces los judíos saben –aunque siempre supieron—que sólo pueden satisfacer a sus vecinos con su desaparición como Estado. Palestina conforma la punta de lanza de ese anhelo segregacionista.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Inspira America rinde homenaje a Antunez. ‘El Espejo’ en el Museo de la Diáspora Cubana:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Baja estatura

Jorge Olivera Castillo

                  Caer de bruces es un desastre. De espaldas una vergüenza que duele tanto como el golpe. Todo eso se sabe porque

0 comentario Leer más
  Ángel Cuadra

Autoanálisis

Ángel Cuadra

                  Al final va llegándome el sosiego de resignarme a lo que solo he sido; aceptar que morí en lo no vivido

0 comentario Leer más
  Orlando Fondevila

Oración a la rosa

Orlando Fondevila

                  No por gusto te besan, oh rosa, los poetas. Es tu oficio perfumar las hendiduras y enredarte en los espacios coloquiales

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami