Neo Club Press Miami FL

Guasabito Miranda y el caso de los cinco espías

Guasabito Miranda y el caso de los cinco espías

abril 23
14:32 2013

Guasabito Miranda siempre ha sido mi ecobio, en Cuba criábamos palomas y gallinas para surtir a todos los santeros del barrio. Nunca me dio la mala en los negocios y en el momento que decidí pirarme me llevó en su almendrón hasta el Mariel, le estoy agradecido por eso y por otras cuestiones que harían largo este cuento.

El problema es que ahora Guasabito Miranda, cincuentón y aburrido, se ha empatado con Cliteria Fresnillo, intelectual de izquierdas, ferviente radio escucha del programa de Edmundo García. A Guasabito nunca le había interesado la política y yo me temo que tan rápido cambio se debe a la profesora Fresnillo, su nueva compañera.  No sé qué pueden tener en común Guasabito y Cliteria, pero en este exilio el amor puede unir a criaturas muy diferentes y a estas alturas de la vida uno puede comprender muchas cosas.

TodEDUARDO MESAo iría bien en nuestra amistad de tantos años, si no fuera porque a Guasabito le ha dado ahora por defender la causa de los cinco espías, los chivatones héroes que están presos por no solicitar sus licencias al gobierno federal. Ya le expliqué a Guasabito que los demás espías cuadraron la caja con el fiscal y están libres, chivateando tranquilos y que estos cinco siguen presos por verracos. Esta es la Yuma, aquí no se puede chivatear por la libre.

Aunque estamos un poco distanciados por culpa de los espías, el otro día quedé con él en el Palacio de los Jugos, para después llegarnos a una subasta de animales con la idea de comprar unos caballos y revenderlos, Guasabito es un lince en las subastas. Resulta que en medio de la conversación me dice: “¿Viste?, le piden 20 años a Alan Gross, acabaron con él, pero hay que reconocer que a los de la Red Avispa los llevaron peor”. Le respondí: “Coño chico,  ya no sé si tú ahora además de comemierda eres comunista”. Entonces se encabronó conmigo y me dejó solo en la mesa con medio galón de garapiña.

Desde esa tarde no lo he vuelto a ver, cada vez que lo llamo responde Cliteria y amablemente me dice que Guasabito no está. Lo que él no sabe es que lo estoy llamando para decirle que me perdone, que quizás tenía razón al defender la causa de los 5 espías; y es que mi prima Cuca, al poco tiempo de la discusión con Guasabito me mandó un email donde me cuenta que Hassan Pérez, el que hacía los discursos en tiempo de rap, quiere redimirse y volver a las filas de la Juventud Comunista. Hassan, en su afán de agradar al comandante, ha lanzado una convocatoria para canjearse por el espía jefe Gerardito, que está enfermo de gota en una prisión federal y lo torturan mucho con la música de Barbra Streissan. Con esta iniciativa Hassan se ha convertido otra vez en una celebridad y 150 000 jóvenes cubanos, imitando su gesto, se han ofrecido para canjearse por Gerardito en una avalancha de generosidad revolucionaria sin precedentes.

Aquí, por el contrario, nadie quiere cambiarse por Alan Gross, y eso confirma que el capitalismo fabrica gente mezquina y egoísta, mientras que aquel sistema logra que sus espías trabajen por el salario mínimo, que gente como la profesora Fresnillo ame la Revolución aunque no ha vivido, ni quiera vivir en ella y tipos como Guasabito Miranda se pongan a hablar mierda después de viejos, que es la mejor y la peor etapa de la vida para hablar mierda.

El segundo email de la prima Cuca era para contarme que mandó al consulado los papeles para la ciudadanía española y que el número de jóvenes que quiere cambiar su suerte por la de los espías ya asciende a 190 mil. Ella, aunque  no es joven, acaba de apuntarse a la lista, porque si le niegan la nacionalidad española se cambia por un espía. También me pregunta por Guasabito, quiere saber si está soltero y si puede ir a Cuba a casarse con ella en caso de que la ciudadanía española le falle. En la lista para cambiarse por los espías ve pocas probabilidades de escape, los jóvenes hacen cola en la sede del Partido desde hace varios días y se ofrecen a gritos para el canje.

https://www.facebook.com/eduardo.mesa.5

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Eduardo Mesa

Eduardo Mesa

Eduardo Mesa (La Habana, 1969), escritor y activista, fue fundador de la revista Espacios y coordinó las publicaciones Justicia y Paz, Órgano Oficial de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba, y Aquí la Iglesia. En la Isla formó parte de los consejos de redacción de las revistas Palabra Nueva y Vivarium, y obtuvo los premios de poesía Ada Elba Pérez y Juan Francisco Manzano. En la actualidad colabora con las revistas Convivencia, Misceláneas de Cuba e Ideal, y edita el blog Cuba Plural. Su libro “El bronce vale” fue publicado por la Editorial Silueta. Reside en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más