Neo Club Press Miami FL

Hablemos claro

Hablemos claro

Hablemos claro
septiembre 04
13:14 2014

Creo que acá, en el Sur de la Florida, donde coinciden y chocan varias culturas y donde dos idiomas –el inglés y el español– se deforman y a la vez se enriquecen, un número considerable de hispanos se interesa en la corrección del lenguaje. Muchos han nacido aquí y aunque su lengua materna es el español, no lo dominan. Su vocabulario es de nivel doméstico, y cuando entramos en los términos de la geografía, de la ciencia, de la salud o de la simple aritmética, están perdidos. Para ellos, el alquiler es la renta, las facturas son los biles, la hipoteca es el mortgage y un largo etcétera

No me extraña que el idioma incorpore palabras del inglés que no tienen equivalencia en español, que aparezcan y desaparezcan palabras del diccionario, porque así ocurre en la realidad. Por eso no me vale cuando me dicen “esa palabra no existe, porque no está en el diccionario”, o “es incorrecta, porque la Academia no la ha aceptado”. La palabra guarimba, por ejemplo, no está en el diccionario, pero no me digan que no existe. Pregúntenles a los venezolanos. La guarimba es una manifestación callejera de protesta. Es algo parecido al salpafuera, que tampoco está en el diccionario, pero que los cubanos sabemos lo que es, y los que no lo saben, se lo pueden imaginar. Algún día, guarimba hará su entrada triunfal en el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE), ya lo verán.

Sin embargo, sí aparecen anglicismos (palabras de origen inglés) como rol, show, look, top y muchísimos más; galicismos (palabras de origen francés) como chance, boutique y otros. En la medida en que la tecnología globaliza las comunicaciones y acerca las culturas, los idiomas cambian, se contaminan o se enriquecen, véanlo como quieran. Eso de la pureza ya no existe, así lo demuestra la mismísima Academia.  Bueno, los disparates sí existen; no me refiero a eso.

De que se puede decir guarimba, pero no se puede decir hubieron muchos premios, de palabras nuevas y palabras mal usadas, de las que existen y de las inventadas, de las que se dicen en Sudamérica o en España, pero no en el Caribe y viceversa, hablamos de vez en cuando en este blog.

Sobre el autor

Madeline Hernández

Madeline Hernández

Madeline Hernández, traductora, editora, profesora de español, es doctora en Pedagogía por la Universidad de La Habana. Ha sido conductora de diversos programas de radio y televisión orientados a la educación infantil. Es fundadora del INPYL (Instituto Nacional para Párvulos y Lactantes), primero de su tipo en Cuba. Al ser intervenido el negocio por el castrismo, Madeline se dedicó a la enseñanza del idioma español para profesionales y extranjeros. Reside en Estados Unidos (ProfesoraMadeline@gmail.com).

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más