Neo Club Press Miami FL

Hacia una nueva oposición cubana

Hacia una nueva oposición cubana

Hacia una nueva oposición cubana
Abril 04
23:23 2015

En Cuba cualquier estrategia, o esfuerzo, que pueda estructurar la oposición cubana –interna o externa– con el objetivo de movilizar a la población y desalojar a los Castro, debería tener en cuenta el inmovilismo reinante y la despolitización de lo sociocultural, que encuentra en el relativismo su expresión más solvente.

Incluso el hecho de negarse a votar para las circenses asambleas del “poder popular” y quedarse en casa le supone al ciudadano común “señalarse”. “No te señales”. “Te vas a señalar”. “No dejes que te señalen”. El concepto, prevaleciente en Cuba, refleja, en términos políticos, la naturaleza vegetativa, relativista, de una gran parte –¿tal vez del 95%?– de la actual sociedad cubana.

La disidencia, la rebeldía individual, son excepciones que, sin embargo, Raúl Castro se empeña en reprimir, temiendo que cunda el ejemplo y a su vez dándolo. El grueso de la sociedad aguarda anestesiada –algunos sectores, inclusive, desconfían de un futuro en el que deberán arreglárselas sin poder recurrir a la picaresca y la doble moral–, a caballo entre su ya proverbial indolencia y el convencimiento de que el final está muy cerca, de que al menos alguna clase de cambio –relacionado con la desaparición de la generación de la Sierra o la administración Obama– está a punto de gestarse. Así, la oposición debería adaptarse a este escenario y no perder de vista la esencia escapista, autojustificativa, de la sociedad isleña.

unpacuLa protesta de dos mujeres de la UNPACU el pasado mes de marzo en Centro Habana constituye un atisbo de cómo la oposición puede relacionarse con la sociedad civil. La chispa está ahí, en esas mujeres que protestan contra la miseria imperante y exigen empleo y artículos básicos a un régimen que se ha vendido históricamente como el gran pulpo del abastecimiento, colocando fuera de la ley, o ahogando impositivamente, a los emprendedores y a los audaces. Solo que para que la chispa prenda habría que articular movimientos de base menos retóricos y más pragmáticos, menos simbólicos y más dinámicos.

El fuego del fin del régimen prendió en Túnez, cuna de la llamada Primavera Árabe, tras un episodio relacionado con el desfalco a un humilde vendedor de frutas, y en Egipto tras la muerte de un bloguero molido a golpes por la policía política. La injusticia, no la retórica abstracta de la declaración universal de los derechos humanos, fue la que finalmente desató la revolución. Como han señalado analistas, en esa región del mundo los diplomas académicos “valen menos que el papel en el cual fueron impresos”, y aquellos jóvenes profesionales que pueden escapar al desempleo subsisten cobrando salarios mediocres. Esto puede trasladarse perfectamente al ámbito cubano.

En Cuba, lamentablemente, el pensamiento político independiente  es patrimonio de unas pocas mentes privilegiadas  –¿o debería decir de unos pocos espíritus?–, de unos pocos cubanos crecientemente informados. Hay que estructurar estrategias de fondo para conectar en las calles con un pueblo escéptico, manipulado y temeroso, pero acosado por el desabastecimiento y la pobreza.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más
  Félix Luis Viera

Un loco sí puede (fragmento)

Félix Luis Viera

                                                            25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez

1 comentario Leer más
  María Eugenia Caseiro

El presentador

María Eugenia Caseiro

A mi hermana Karin Aldrey, que acostumbra dirigirse al Mundo –Señoras y señores… –dice el hombre y se interrumpe. Lleva prendida en el guargüero la grotesca sequedad que intenta resolver

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami