Neo Club Press Miami FL

Helena de Troya, Zaratustra y la sensibilidad femenina

Helena de Troya, Zaratustra y la sensibilidad femenina

Helena de Troya, Zaratustra y la sensibilidad femenina
diciembre 30
19:51 2013

Homero, basado únicamente en las tradiciones, escribió la Ilíada y la Odisea. Se dice que la bella Helena realmente existió, y que la prueba está en el tesoro del anciano Príamo descubierto por los arqueólogos, en el cual está su corona, así como su vajilla de oro, plata y piedras preciosas. El simbolismo sobre Helena reviste las más diversas versiones. La bella Helena de Troya encaja dentro de un drama simbólico extraordinario; ella es la misma Elena del Fausto de Goethe, la Helena de Simón El Mago, el  “padre de los gnósticos”,  que había encontrado en un lupanar de Tiro, y en su profanación hace la reencarnación de la Helena griega. El Alma Espiritual de los esotéricos toma la forma de una Valkiria.

Nietzsche, en Así hablaba Zaratustra, menciona como éste se desposó con la bella Helena el día de la resurrección, luego de meditar como ermitaño en una cueva por diez años. El día de su resurrección, se encuentra cara a cara con la bella Helena; ella le alcanza un cáliz, se acerca a él y luego ambos se fusionan formando un solo ser.  Al bajar de la montaña, un santo envolvió un látigo y se lo regaló a Zaratustra. “Toma, le dijo, te doy este pequeño consejo: si vais donde la mujer, no olvidéis el látigo”. Zaratustra cumplió una bellísima misión en la antigua Persia cuando resucitó y se fusionó completamente con su valkiria, con su alma espíritu, la bella Helena.

El amor ideal constituye el Alma Mater de la producción literaria, y en esta trama se provocó la invasión naval aquea liderada por Agamenón, el “Rey de los hombres”, quien estableció un pertinaz asedio a la Troya del rey Príamo, en cuyas planicies se dilucidaron acontecimientos épicos, como aquel donde fue trucidado su héroe Héctor, arrastrado por el carro del invencible Aquiles, hijo de Peleus y de la ninfa marina Tetis, el cual enfundado en su armadura de oro fundida por el propio dios Hephaestus envió al Hades muchas almas de nobles, abandonando sus cadáveres como carroña a los perros y aves de rapiña.

El alemán Heinrich Schliemann descubrió en 1870 las ruinas de Troya en la costa mediterránea de lo que hoy es Turquía, echando por tierra la noción de que la Ilíada era una fantasía mitológica de Homero y que la ciudad nunca existió. La Ilíada y la Odisea, escritas entre los siglos VIII a. C., y VII a. C., glorifican los valores de los invasores indo-europeos como las cualidades combativas masculinas. Así se aplicaría una formidable presión psicológica en los varones para suprimirles cualquier sentimiento o conducta que pudiese considerarse femenina, como la sensibilidad o las emociones, gestándose una potente sospecha hacia las pasiones físicas.

La Ilíada y la Odisea de Homero serían los primeros testimonios de una larga trayectoria literaria anti-femenina en la cultura occidental, donde se trazaría el central rol familiar que ya tenían los hijos varones. En la obra hostilmente anti-femenina de Hesíodo, el poeta en el 700 a. C., puede calibrarse la transición del antiguo panteón de diosas hacia la monarquía patriarcal de Zeus en el Olimpo. Para Hesíodo, la esposa no debe interesarse en el sexo y el matrimonio debía lograr en lo fundamental un hijo varón.

Sobre el autor

Juan F. Benemelis

Juan F. Benemelis

Juan Benemelis (Manzanillo, 1942). Diplomático, historiador y ensayista. Ha publicado más de una veintena de libros centrados en diversas temáticas, que van de lo científico a lo histórico. Entre ellos, "Las guerras secretas de Fidel Castro", "Castro: subversión y terrorismo en África", "Paradigmas y fronteras. Al caos con la lógica", "De lo finito a lo infinito", "El Corán y el Profeta", "Islam y terrorismo" y "La memoria y el olvido". Reside en las afueras de Miami.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Otilio Carvajal

El discurso tanático de Félix Anesio

Otilio Carvajal

  Hoy bebo una taza de café amargo en un lugar ajeno que se llama exilio[1] El uso manifiesto de lo tanático es muy frecuente en la poesía cubana desde

Leer más
  Luis de la Paz

Lilliam Moro, de la mano de un ángel

Luis de la Paz

Hace unas semanas, durante la presentación en el Centro Cultural Español de su libro Contracorriente, poemario por el que recibió el Premio Internacional de Poesía “Pilar Fernández Labrador”, en Salamanca,

Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Inhumanidad

Jorge Olivera Castillo

                    Las lágrimas no tienen patria fija su bandera es un deshilachado triángulo de pesadillas el himno un brote de notas

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami

Carlos Alberto Montaner – El por qué de los ataques acústicos en Cuba