Neo Club Press Miami FL

¿Hemos heredado la mala leche española?

 Lo último
  • Cocina cubana, patrimonio sumergido   Quizá no estuvo tan desencaminada la Asociación Mundial de Sociedades de Chefs al calificar recientemente a la cocina cubana como Patrimonio Inmaterial del mundo. ¿O es posible imaginar algo...
  • Permítannos expresar libremente nuestro júbilo   1) Sólo el castrismo ha generado esta fiesta, este estallido de júbilo del exilio. No busquen otro culpable o responsable de la celebración más que el despotismo que el...
  • Trump y los cubanos de Miami: Pégame papi que me gustó   Alguna vez dijo o escribió el Che Guevara que cuando lo extraordinario se convierte en cotidiano, es señal de que estamos ante una revolución. Yo lo dudo. En todo...
  • ¿Hemos heredado la mala leche española?   Para hablar del tema deberíamos entenderlo. Mala leche es –muchas veces– todo lo negativo que pueda tener una persona o una sociedad. Puede ser acritud en el trato o...
  • La Carreta en Miami, un restaurante cubano   Nadie sabe cuántas fosforeras tuvieron que desaparecer en los bolsillos de cuántos clientes empedernidos, audaces, autoritarios, despistados, para que finalmente la administración del restaurante tomara la sabia decisión, o...

¿Hemos heredado la mala leche española?

¿Hemos heredado la mala leche española?
Octubre 05
21:12 2016

 

Para hablar del tema deberíamos entenderlo. Mala leche es –muchas veces– todo lo negativo que pueda tener una persona o una sociedad. Puede ser acritud en el trato o una actitud negativa ante la vida. Siempre tiene una connotación agresiva contra el prójimo, y muy agresiva si el prójimo es diferente en ideología o en procedencia. La mala leche es sectaria, irreverente, egoísta, tendenciosa, envidiosa y a veces pretenciosa.

Tengo un amigo español que dice: “Mi padre me enseñó a usar esta (y se señala la cabeza) para llenar esta (y se señala los bolsillos) sin mover esta (y se señala las manos)”. Por eso tenemos que decir que la mala leche tiene ese humor e ironía que retrata a las sociedades.

Existe un pensamiento muy generalizado en España: Trabajar es de pardillos –tontos–, sobre todo en los empleos duros y mal remunerados. Y lo que en el mundo entero se llama corrupción por allá le llaman picaresca. En eso nos parecemos los cubanos, le cambiamos el nombre a todo con una mala leche del carajo. Así surgió:

Crisis total del inservible sistema cubano: Período Especial.

Prostituta: jinetera.

Dictador: Comandante en jefe ordene.

La confesión de otro amigo lo refleja. Dice que regresó de Alemania para Andalucía porque en Berlín no había vidilla, “eran muy estrictos”. Según su anécdota, una vez, esperando para entrar a un concierto, se agachó disimuladamente para dejar unas latas de cerveza vacías. Y cuando la cola avanzaba el alemán de atrás tomaba las latas y se las ponía nuevamente a sus pies, sin mediar palabras. Así sucesivamente hasta que mi amigo se cansó y a regañadientes tomó las latas y las depositó en la basura. “Qué va, allí no hay vidilla”, exclamó.

En Cuba sí hay vidilla: al pasear por las aceras frente al malecón te puede caer un paquete lleno de excrementos lanzado desde una ventana, como le pasó a un conocido. ¿Acaso eso es mala leche?

Pero la mala leche también es entendida como el amor desmedido por el dinero y las acciones que conllevan.

Cuando yo llegué a Miami, al segundo día se me aflojó el implante de una muela. Es un tornillo que sujeta la muela a la encía. Y en esos días recibí una publicidad de un dentista local anunciando un descuento del 40 por ciento para cualquier tratamiento. Me dije, “esta es la mía”. Y corrí para el dentista, no latino. Fui recibido por una preciosa y amable señorita que me invitó a pasar. Ya sentado en el asiento de la consulta, me cubrieron con un delantal muy pesado, creo que tenía piezas de plomo. Me hicieron miles de placas, rayos X y videos. Me animaron para reformarme la boca completa y ante mi negativa me pusieron el datafono en el pecho, me pidieron mi tarjeta de crédito y solo después vino el dentista con su destornillador y apretó la dichosa muela. El precio: 450 dólares. Y yo les advertí, desde debajo de aquel delantal, que tenía el descuento del 40 % y la hermosa chica me dijo con una hermosa sonrisa: “Si señor, ya le aplicamos el descuento”. No sé, pero a eso en España también le llamamos mala leche.

Sin entrar en muchos detalles, a mi tía la operaron aquí en Miami de cáncer de un pulmón, le extrajeron un tercio del mismo y después le dijeron que no tenía nada. ¿Por qué no le practicaron una pequeña biopsia? Respuesta: para los no locales, es porque las operaciones complejas el Tío Sam las paga con mucho dinero.

Y hablando del Tio Sam desde España, siempre fueron vistos Reagan, Bush (y Putin) como presidentes con muy mala leche.

La mala leche no es un fenómeno exclusivo de España y Cuba. La mala leche es la respuesta agresiva del egoísta, del mandón, del explotado, del depresivo, del que pasa de todo, de quien está hasta los cataplines, del que quiere sacar partido de cualquier cosa y a veces hasta de quien tiene mucho humor. ¿A quién no le gusta un poco de vidilla?

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

César Menéndez Pryce

César Menéndez Pryce

César Menéndez Pryce (La Habana, 1965). Es periodista, analista invitado con frecuencia a la televisión y otros espacios informativos. Miembro del Instituto la Rosa Blanca, que trabaja por la reconstrucción de una Cuba democrática. Agente Inmobiliario. Actualmente reside en Miami. @menendezpryce

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Ignacio Pérez

El viaje de Silvia (XIV)

Jorge Ignacio Pérez

Jose se enamoró de Silvia, como suele ocurrir en los casos en que una mujer le planta cara a un hombre. Plantarle cara, quiero decir en términos duros. No fue

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Pesadilla

José Hugo Fernández

I) Estaba preso. La celda era húmeda y oscura. Me dolían hasta las ideas por tantos porrazos y patadas. Supongo que entre sueños, vino un caimán sin dientes a susurrarme

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami