Neo Club Press Miami FL

Himno nacional

 Lo último
  • La mujer de Lot Pero la mujer de Lot miró hacia atrás y se convirtió en una columna de sal. 14 Génesis Y el hombre justo acompañó al luminoso agente de Dios por una...
  • Ojo de gacela trunca                     Ojo de gacela trunca: En mi ausencia –celoso león, rondo las alas que presagian el inevitable otoño: –Sin duda, abordemos...
  • Esas cosas pequeñas, pequeñitas                     1 Esas cosas pequeñas pequeñitas que van nombrando a cada lado de la vida el temblor y el palpitar de...
  • El arte de olvidar Sólo eso importa: hasta el final, vivo y ardiente. Boris Pasternak               llegará un día en que todo sea oscuro como el vientre de...
  • Donde el mármol se apiada de las islas                   Donde se pierden los soles y el mármol se apiada de las islas hay cien lunas de pasivas muecas que ejercen...

Himno nacional

Himno nacional
noviembre 17
23:37 2015

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De qué te sirve ocultarlo
si quienes murmuran te alcanzan
Olvida tus errores morales
tu mala ortografía
ofrece lo que tienes
y deja a los que caminan erectos
como si ellos pasaran por el hueco de la aguja
bolerito respingado
ama y di algo aunque me enoje
pero si por todo te persignas
y comes el helado sin chorrearte
ve al doctor cura tus hemorragias
aplica ungüentos
y antes que desbarates el techo del moropo
vuelve a tu fuego de rayo
desvirga y coge, hijo mío:
gime y provoca,
no vives para dinosaurio;
vuélvete yanqui rabioso
indigna a los dictadores
muerde la comisura hasta que sangres
defeca esas consignas que lavaron
en aquellas cátedras sin brillo ni lentejuelas
Tampoco tengas miedo por los tacones altos
empina y sopla, inflama el globo
y no jodas más con las perfecciones imposibles
me gustas encuero
después no pienso
si harás posible que te inmortalicen.

Sobre el autor

Juan Carlos Recio

Juan Carlos Recio

Juan Carlos Recio (Santa Clara, 1968). Poeta y narrador. Su libro “El buscaluz colgado” fue Premio de la Ciudad de Santa Clara en 1990. Obtuvo también una primera mención en el Premio Julián del Casal de la UNEAC, en 1991, con su poemario inédito “Hay un hombre en la cruz”. Ha publicado, entre otros, los poemarios “Sentado en el aire” y “La pasión del ignorante”. Desde el año 2000 reside en la ciudad de Nueva York, donde edita el blog Sentado en el Aire.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

El comentario de Carlos Alberto Montaner. Por qué fracasará la Constituyente de Maduro:

Cuba y su Historia: José A. Albertini entrevista a José Abreu Felippe:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Rebeca Ulloa

El dulce del frasco

Rebeca Ulloa

¡Qué susto! Tres de la madrugada y aquel teléfono timbra que timbra. En un segundo pensé diez mil cosas y ninguna buena, por cierto. Un sí, seco y adormilado del

0 comentario Leer más
  Ana Ajmátova

La mujer de Lot

Ana Ajmátova

Pero la mujer de Lot miró hacia atrás y se convirtió en una columna de sal. 14 Génesis Y el hombre justo acompañó al luminoso agente de Dios por una

0 comentario Leer más
  Waldo Díaz-Balart

La mente consciente: el misterio como creación

Waldo Díaz-Balart

Que te baste saber que todo es un misterio: La creación y el destino del Universo y tú. Sonríe, pues, ante ellos. No sabrás nada más cuando hayas franqueado las

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami