Neo Club Press Miami FL

Himno nacional

 Lo último
  • Jiribilla Así es como termina el mundo, no con una explosión sino con un lamento. T. S. Eliot                 Esta mañana al levantarme He...
  • Sonámbulo                   Si fuera el enemigo al que le quebré su corazón cuando lo resucitaba de su propia violencia. Si pudiera mirar en...
  • Celda número cero (XIX)                   Yo asesiné en París a una muchacha, le recité a Verlaine, la llevé a Montparnase, ella creyó que estaba ingrávida en...
  • José Martí me escucha mientras llueve Dos patrias tengo yo: Cuba y la noche. José Martí                 Difícil, José, arrojar el tiempo montaña abajo y luego descender como si...
  • El Punto Nemo Ya sé que no soy incomprendido, lo supe al descubrirme donde se abandona un incomprensor, perdí mucho tiempo en esa etapa. El tiempo, lo único irrecuperable: a él no le...

Himno nacional

Himno nacional
noviembre 17
23:37 2015

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De qué te sirve ocultarlo
si quienes murmuran te alcanzan
Olvida tus errores morales
tu mala ortografía
ofrece lo que tienes
y deja a los que caminan erectos
como si ellos pasaran por el hueco de la aguja
bolerito respingado
ama y di algo aunque me enoje
pero si por todo te persignas
y comes el helado sin chorrearte
ve al doctor cura tus hemorragias
aplica ungüentos
y antes que desbarates el techo del moropo
vuelve a tu fuego de rayo
desvirga y coge, hijo mío:
gime y provoca,
no vives para dinosaurio;
vuélvete yanqui rabioso
indigna a los dictadores
muerde la comisura hasta que sangres
defeca esas consignas que lavaron
en aquellas cátedras sin brillo ni lentejuelas
Tampoco tengas miedo por los tacones altos
empina y sopla, inflama el globo
y no jodas más con las perfecciones imposibles
me gustas encuero
después no pienso
si harás posible que te inmortalicen.

Sobre el autor

Juan Carlos Recio

Juan Carlos Recio

Juan Carlos Recio (Santa Clara, 1968). Poeta y narrador. Su libro “El buscaluz colgado” fue Premio de la Ciudad de Santa Clara en 1990. Obtuvo también una primera mención en el Premio Julián del Casal de la UNEAC, en 1991, con su poemario inédito “Hay un hombre en la cruz”. Ha publicado, entre otros, los poemarios “Sentado en el aire” y “La pasión del ignorante”. Desde el año 2000 reside en la ciudad de Nueva York, donde edita el blog Sentado en el Aire.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Radio Viva 24

Carlos Alberto Montaner – El por qué de los ataques acústicos en Cuba

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Ray Faxas

Cuatro tristes cubanos y un libro feliz

Ray Faxas

Mi casa es breve, solo está en mis ojos. Pero es de noche, soy patria, estoy cansado― y no encuentro mis ojos por ninguna parte. (La guerra de los dioses,

Leer más
  Félix Rizo

Jiribilla

Félix Rizo

Así es como termina el mundo, no con una explosión sino con un lamento. T. S. Eliot                 Esta mañana al levantarme He

Leer más
  Gastón Baquero

Cristo en Navidad

Gastón Baquero

En los observatorios astronómicos chinos se anotó esa noche un raro fenómeno en la esfera celeste. Los hombres de ciencia, los técnicos, se limitaron a inscribir en sus tablillas el

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami