Neo Club Press Miami FL

Himno nacional

 Lo último
  • Amor y odios                   Salva quien te salva. Odia quien te odia, al margen del perdón frente a la única verdad: Úvula pariendo toda la...
  • Y si murmuro                   Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por...
  • Tres tiempos                   Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el...
  • Chatarra                     Señor, ¿por qué trajiste a este mundo Tantos seres hermosos y agraciados? ¿Con qué fin los creaste? ¿Por qué misión...
  • Necesidad del fuego                   Si sigues ocultando el fuego vendrá el invierno a hospedarse en cada rincón de mi cuerpo. No dejes que mis huesos...

Himno nacional

Himno nacional
noviembre 17
23:37 2015

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De qué te sirve ocultarlo
si quienes murmuran te alcanzan
Olvida tus errores morales
tu mala ortografía
ofrece lo que tienes
y deja a los que caminan erectos
como si ellos pasaran por el hueco de la aguja
bolerito respingado
ama y di algo aunque me enoje
pero si por todo te persignas
y comes el helado sin chorrearte
ve al doctor cura tus hemorragias
aplica ungüentos
y antes que desbarates el techo del moropo
vuelve a tu fuego de rayo
desvirga y coge, hijo mío:
gime y provoca,
no vives para dinosaurio;
vuélvete yanqui rabioso
indigna a los dictadores
muerde la comisura hasta que sangres
defeca esas consignas que lavaron
en aquellas cátedras sin brillo ni lentejuelas
Tampoco tengas miedo por los tacones altos
empina y sopla, inflama el globo
y no jodas más con las perfecciones imposibles
me gustas encuero
después no pienso
si harás posible que te inmortalicen.

Sobre el autor

Juan Carlos Recio

Juan Carlos Recio

Juan Carlos Recio (Santa Clara, 1968). Poeta y narrador. Su libro “El buscaluz colgado” fue Premio de la Ciudad de Santa Clara en 1990. Obtuvo también una primera mención en el Premio Julián del Casal de la UNEAC, en 1991, con su poemario inédito “Hay un hombre en la cruz”. Ha publicado, entre otros, los poemarios “Sentado en el aire” y “La pasión del ignorante”. Desde el año 2000 reside en la ciudad de Nueva York, donde edita el blog Sentado en el Aire.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Che Guevara, licencia para matar:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Armando de Armas

La noche del cangrejo

Armando de Armas

Acabo de descubrir en el muro de Facebook de Norma Gálvez Rey la foto del monumento al cangrejo en Caibarién, símbolo de esa ciudad. Una madrugada amanecí bajo ese cangrejo

0 comentario Leer más
  José Gabriel Barrenechea

Un cielo muy azul

José Gabriel Barrenechea

Despertarás. Aún no habrá salido el sol, pero para entonces te ocurrirá con frecuencia que despiertes a tales horas: Tus muchos años, a saber. Te habrá despertado algún calambre, un

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Un premio frívolo

José Hugo Fernández

Es razonable el malestar que ha ocasionado entre muchos de nuestros intelectuales del exilio la más reciente decisión del Centro Cultural Cubano de Nueva York, el cual otorgó su Medalla

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami