Neo Club Press Miami FL

Historia de una prostituta cubana

 Lo último
  • El viaje de Silvia (XIV) Jose se enamoró de Silvia, como suele ocurrir en los casos en que una mujer le planta cara a un hombre. Plantarle cara, quiero decir en términos duros. No fue...
  • Pesadilla I) Estaba preso. La celda era húmeda y oscura. Me dolían hasta las ideas por tantos porrazos y patadas. Supongo que entre sueños, vino un caimán sin dientes a susurrarme...
  • Un loco sí puede (fragmento)                                                             25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez...
  • Un Lilo que cuenta   Ya en la década del ochenta, andaba Lilo Vilaplana con sus historias a cuestas y los personajes que le gustaría interpretar. Buscaba con desesperación la manera de enunciarlas, le...
  • Fidel Castro y el chaleco de Sisborne   La ausencia de héroes establecidos, del mismo concepto de heroicidad como referente cultural, generó desde muy temprano en Thamacun lo que se conocería después como el fenómeno de “El...

Historia de una prostituta cubana

Historia de una prostituta cubana
Marzo 11
14:16 2016

 

“Galatea viaja por las nubes; aún permanece como si fuera el aliento de un pabilo que no se gasta con sus lágrimas de cera; con su llamita titilando, temblando de incertidumbre, pero a la vez persistiendo, en medio de un avión y un firmamento que va dejando atrás la oscuridad”.

Galatea fue una prostituta cubana (imaginaria pero no menos real) que soportó con mucho estoicismo su antiquísimo oficio. Guardaba el secreto de una romántica tragedia familiar, cuando se llamaba Michélle y había nacido en París, y en su infancia y adolescencia se rodeó de exposiciones de arte y anticuarios parisinos, de restaurantes y champañas. Pero más que en París, llegó a crecer y se hizo mujer en Baden Baden; muy joven conoció el matrimonio con genio-tonto y rico que terminó en el suicidio; tuvo la protección de una madre y un padrastro adinerado hasta que surgió Hitler en Alemania y con él la noche negra que cubrió el mundo en esos años de la década del 40.

A partir de entonces su vida fue un desastre, casi podría decirse que se convirtió en una eterna huida. “La noche negra se tragó todo a su alrededor, y fue, desolada, hacia un país desconocido”. El país donde huyó, temerosa y mísera, fue Cuba, la isla que en aquellos tiempos llamaban “Los ojos del Paraíso”.

Este es el título de la novela del escritor y periodista cubano Darcia Moretti, que ganó el premio Letras de Oro (1989-1990) de la Universidad de Miami, y en ella se narra simplemente la historia de una mujer que por circunstancias de su vida se vinculó a la isla. Más que vincularse, se fundió al destino de un país, al que primero odió y luego amó entrañablemente. Galatea, en esencia, vivió y representa la imagen de la Cuba de mitad del siglo XX; años convulsos, augurales de una fatalidad nueva, diferente, desconocida para el pueblo que aún se encuentra perdido en su propio laberinto.

La vida de Galatea estuvo signada por dos nombres: Adolfo Hitler y Fidel Castro. Y ella representa, en buena medida, a la gran meretriz de una época de transición. Quizás la imagen del último prostíbulo burgués en la Cuba de los primeros años de la revolución; pero también, como historia, refleja el paso hacia la prostitución de los valores políticos y sociales.

En “Los ojos del Paraíso” los personajes quieren trascender sus individualidades para convertirse en símbolos de una época. Una proyección válida que por momentos alcanza los logros y posibilidades de la buena narrativa; en otros, los menos, se queda en la intención por su carácter un tanto efusivo a la hora de describir la realidad de los hechos.

En esta historia imaginaria —no menos real, naturalmente—, el personaje de Michélle, desde su soledad irreverente con la vida, logra levantar el más famoso y refinado prostíbulo de La Habana, en esos años previos al triunfo de la revolución comunista: La casa Galatea. Tanto en su papel protagónico, como en el de los personajes secundarios y la descripción del ambiente de esta mansión visitada por diplomáticos, funcionarios, hombres ricos y después barbudos revolucionarios, se aprecia un contexto bien definido de la realidad de aquel entonces. Hay una atmósfera de sensualidad y complejidad humana; una trama bien estructurada no exenta de atracción por el comportamiento de los personajes; atracción, incluso, por la intención de presentar —tal vez con un poco de apresuramiento— esos dos o tres primeros años de un proceso aparentemente revolucionario, que desde un inicio pudo provocar en algunos la sospecha de que se avecinaba un tiempo de mayor degeneración política y social.

Parece ser que Galatea es también la imagen de la eterna peregrina. La escena final, en el avión que los sacaba de Cuba a ella y a sus amigos, cierra muy bien el ciclo de sus dos fatalidades: la alemana de Hitler y la cubana de Castro. Es el comienzo de un exilio que, como el judío, se ha tenido que llevar a cabo a sangre, sudor y lágrimas, pero con el recuerdo y el tesón para rehacer la vida.

En definitiva “Los ojos del Paraíso” es una novela necesaria, que presenta la otra cara de la narrativa cubana de esa segunda mitad del siglo XX, cuando recoge y recrea el comienzo de la otra historia, muy verdadera, que la llamada literatura de la revolución cubana nunca se ha propuesto evidenciar. Y es que la verdadera literatura no se realiza por decretos (Dentro de la revolución todo, fuera de la revolución nada), sino que se hace con la sensibilidad, la imaginación y la memoria de lo vivido. En el caso de Cuba, sólo hay una literatura: la que se ha escrito y escribe desde la isla y, no menos importante, la que se ha escrito y escribe en el exilio.

Darcia Moretti nació en Cuba y emigró a Estados Unidos en 1958. Se desempeña como periodista e intérprete de español e italiano en las audiencias de los tribunales de Nueva York. Otras obras suyas publicadas han sido un libro de entrevistas, Gente importante (1975) y la novela El universo de Nina (1979).

Sobre el autor

Manuel Gayol Mecías

Manuel Gayol Mecías

Manuel Gayol Mecías, escritor, investigador literario y periodista cubano, ganó el Premio Nacional de Cuento del Concurso Luis Felipe Rodríguez de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) en 1992, y en el año 2004 el Premio Internacional de Cuento Enrique Labrador Ruiz del Círculo de Cultura Panamericano de Nueva York. Ha publicado, entre otros libros, “Retablo de la fábula” (poesía), “Valoración múltiple sobre Andrés Bello” (investigación), “El jaguar es un sueño de ámbar” (cuentos), “Marja y el ojo del Hacedor” (novela) y “La noche del Gran Godo” (cuentos). Reside en California.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

En Venezuela el desenlace pasa por los cuarteles: El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Mucho más que un gusano de seda

José Hugo Fernández

En cierta ocasión José Kozer fue a dictar una conferencia en la Universidad Nacional Autónoma de México, y vio que a la entrada del recinto, donde aparecía el enunciado con

0 comentario Leer más
  Juan Carlos Recio

Las almas que están lejos no lo están tanto

Juan Carlos Recio

                  Demasiado alrededor exhibe, almas caídas, también están quienes las expulsan y los hombres que llevan a tus espaldas ese pus de

0 comentario Leer más
  Alexis Rosendo Fernández

Lágrima al viento

Alexis Rosendo Fernández

                    Lirio que emprendes tus angustias, desgarrando la mañana acumulada de empeños. Hermanos somos por la suave brisa, veril del crepúsculo,

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami