Neo Club Press Miami FL

Hoy, como ayer, desiguales seguimos, mi bien…

Hoy, como ayer, desiguales seguimos, mi bien…

Hoy, como ayer, desiguales seguimos, mi bien…
febrero 27
18:00 2015

La casa era, de acuerdo al criterio más conservador, suntuosa.

De diseño audaz, moderno, tres plantas, dos garajes, pisos de granito, desniveles ubicados con buen gusto y elegancia, ventanales de vidrios polarizados a través de los cuales se podía observar un amplio patio, sombreado por árboles centenarios, que terminaba en un embarcadero que se extendía sobre la margen del Almendares. En la pared de la sala, un enorme cuadro con una foto de Fidel, sonriente, envuelto en el humo de un puro, los dientes orlados con el sarro de los fumadores.

La música era de una emisora de FM de la Florida, captada por una antena de complicado diseño, instalada en el techo de la casa –comprada en Canadá, me dijo– y amplificada por un sistema de sonido quadrofónico Grundig –traído de la RFA, abundó.

Los asistentes a la fiesta eran, de acuerdo a la retórica menos corrosiva, hijos, sobrinos o nietos de alguien bien ubicado en la nomenclatura del desgobierno cubano. Vecinos, casi todos, venidos de ambas orillas del río.

Hablaban de vacaciones en María la Gorda, en los cayos de norte, de estancias en yates, con los guardafronteras, de Arenas Blancas, Topes de Collantes, de Moscú, de Praga, de Madrid y Toronto. Vestían como vestían las gentes en las películas en VHS que devorábamos los fines de semana en casa de un amigo que tenía un Sony Betamax. Uno mencionaba que los jeans Lois los había comprado el padre en el Corte Inglés; a otro le reclamaban en broma que cuántos Seiko 5 tenía, oye, que eso de llevar uno cada semana a la escuela era un escándalo.

Olían a Paco Rabanne, Channel y Brut –de la Zona Franca del canal de Panamá, me confesó–, fumaban cigarrillos More –de la diplotienda, me aclaró–, y me escanció del botellón de whiskey Ballantine –que le regalaron a mi papá en México, me comentó.

Estaba yo entonces, de acuerdo a mí mismo, deslumbrado por la “opulencia” de los dueños del país. Todavía pensaba en eso cuando terminó la fiesta y ella llamó por teléfono a algún lugar, dio la dirección donde estábamos y dijo: “Somos 11”. Veinte minutos más tarde aún no salía de mi asombro, cuando llegaron cuatro Volgas negros que nos llevaron a nuestras casas por cortesía de alguien de los que hoy llaman “generación histórica”.

Corría, por cierto, el año 1980.

Y hoy, en el año de gracia 2015,  leo divertido en The New York Times –impreso en los Estados Unidos, me diría ella–, un artículo cuyo titular dice:

“Giro al capitalismo abre brecha de desigualdad en Cuba”.

Sobre el autor

Alex Heny

Alex Heny

Habanero, hijo, padre, cubano, emigrante, escribidor. En ese orden, más o menos. Heny tiene esposa, tres hijos, un doctorado en Ingeniería y Ciencia de Materiales, y una gran disposición a opinar sin que se le pregunte. Actualmente vive con su familia en Long Island, Nueva York, ciudad donde edita el blog http://havaneroenny.blogspot.com/

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Gabriel Barrenechea

Cháchara de muertos

José Gabriel Barrenechea

Es sábado en la noche. Mi esposa me ha arrastrado aquí, de visita a casa de una amiga suya. Ellas dos, que ya se acercan o han llegado a los

Leer más
  Otilio Carvajal

El discurso tanático de Félix Anesio

Otilio Carvajal

  Hoy bebo una taza de café amargo en un lugar ajeno que se llama exilio[1] El uso manifiesto de lo tanático es muy frecuente en la poesía cubana desde

Leer más
  Luis de la Paz

Lilliam Moro, de la mano de un ángel

Luis de la Paz

Hace unas semanas, durante la presentación en el Centro Cultural Español de su libro Contracorriente, poemario por el que recibió el Premio Internacional de Poesía “Pilar Fernández Labrador”, en Salamanca,

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami

Carlos Alberto Montaner – El por qué de los ataques acústicos en Cuba