Neo Club Press Miami FL

Chávez, el obituario

Chávez, el obituario

marzo 13
16:04 2013

 

chavez microfonoHugo Chávez encarnó como pocos, casi festivamente, la personalidad del militarote golpista. Si alguna innovación puede atribuírsele al chavismo es la de haber fundido delincuencia y diplomacia en un molde común: socialismo, fascismo, peronismo e idiotismo con fondo colorado, en medio del derroche y la francachela. La criminalidad en política puede ser un activo de cara a gobiernos pusilánimes –lo son casi todos los latinoamericanos–, pero también la corrupción ligada a la compra de conciencias, y el folclor antiimperialista. De todo ello sirvió a la mesa Chávez, y en cantidades industriales.

Todo en Chávez –y me disculpan sus seguidores pero el muerto, que se pasaba la vida ofendiendo, merece alguna reciprocidad– era desagradable. La voz de cantante de rancheras. El rostro coagulado en la expresión porcina. La presuntuosa supuración de la gestualidad, rústica, altisonante, como si no fuera Chávez el que hablara sino la caricatura de Chávez interminablemente reproducida por la cansina sobreactuación de Chávez. O la procacidad de la máscara. Uno esperaba que de un momento a otro la cara de Chávez fuera arrancada de cuajo por el propio Chávez y brotara de una vez por todas el rostro real, secuestrado por la oposición venezolana.

Yo, que aprecio a los cerdos –la carne de cerdo, la inteligencia de los cerdos, el fervoroso hedonismo de los cerdos–, no podía menos que detestar a Chávez. Tal vez porque traicionaba un estereotipo cochino injustamente vilipendiado, deshumanizándolo. Y sin embargo ahora, qué cosa más rara, comienzo a extrañarlo. Es que Maduro aburre hasta a su abuela.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más