Neo Club Press Miami FL

Chávez, el obituario

Chávez, el obituario

marzo 13
16:04 2013

 

chavez microfonoHugo Chávez encarnó como pocos, casi festivamente, la personalidad del militarote golpista. Si alguna innovación puede atribuírsele al chavismo es la de haber fundido delincuencia y diplomacia en un molde común: socialismo, fascismo, peronismo e idiotismo con fondo colorado, en medio del derroche y la francachela. La criminalidad en política puede ser un activo de cara a gobiernos pusilánimes –lo son casi todos los latinoamericanos–, pero también la corrupción ligada a la compra de conciencias, y el folclor antiimperialista. De todo ello sirvió a la mesa Chávez, y en cantidades industriales.

Todo en Chávez –y me disculpan sus seguidores pero el muerto, que se pasaba la vida ofendiendo, merece alguna reciprocidad– era desagradable. La voz de cantante de rancheras. El rostro coagulado en la expresión porcina. La presuntuosa supuración de la gestualidad, rústica, altisonante, como si no fuera Chávez el que hablara sino la caricatura de Chávez interminablemente reproducida por la cansina sobreactuación de Chávez. O la procacidad de la máscara. Uno esperaba que de un momento a otro la cara de Chávez fuera arrancada de cuajo por el propio Chávez y brotara de una vez por todas el rostro real, secuestrado por la oposición venezolana.

Yo, que aprecio a los cerdos –la carne de cerdo, la inteligencia de los cerdos, el fervoroso hedonismo de los cerdos–, no podía menos que detestar a Chávez. Tal vez porque traicionaba un estereotipo cochino injustamente vilipendiado, deshumanizándolo. Y sin embargo ahora, qué cosa más rara, comienzo a extrañarlo. Es que Maduro aburre hasta a su abuela.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Libro «Gastón Baquero y Rafael Díaz-Balart sobre racismo y clasismo en Cuba»

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Rebeca Ulloa

El suegro y la nuera

Rebeca Ulloa

  No era mucho lo que le pedía el suegro a su nuera. En realidad, en cualquier lugar del mundo -claro, un lugar normal-, para comer unos tostones, o patacones,

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

¿Por qué enterraron vivo a Severo Sarduy?

José Hugo Fernández

  Parece que el documental Severo secreto, exhibido hace pocos días en La Habana, durante la Muestra de Cine Joven, se ha propuesto resucitar a Severo Sarduy para las nuevas

0 comentario Leer más
  Waldo González López

Ismael Sambra: Sin sombra

Waldo González López

  Conocí a Ismael Sambra décadas atras en la bella y caribeña Santiago de Cuba (donde naciera en 1947), cantada por grandes poetas como Rafaela Chacón Nardi, quien, por la

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami