Neo Club Press Miami FL

¿Para quién trabaja Miriam Celaya?

¿Para quién trabaja Miriam Celaya?

febrero 13
02:28 2011

No pertenezco al grupo en Facebook “Por el levantamiento popular en Cuba”. Aunque apoyo cualquier iniciativa que se proponga desmantelar el actual sistema vigente en la Isla, que esclaviza a millones de personas y ha costado decenas de miles de vidas a lo largo de 52 años.

No pertenezco, digo, pero no por ello dejan de llamarme la atención algunos ataques contra ese movimiento, particularmente los de una bloguera supuestamente alternativa, residente en Cuba, que repite en su agresividad contra el activismo anticastrista en Internet: Miriam Celaya.

Ya en artículo publicado el 3 de junio de 2009, titulado ¿En nombre de quién?, la Celaya cargó duramente contra una iniciativa gestada ese mes en la Red por exiliados, desarrollada por cientos de bloggers y ciberactivistas, enfocada en tres demandas elementales: Libertad para entrar y salir de Cuba, Libertad de acceso a Internet y Libertad para los presos políticos. En aquella ocasión no pedíamos ningún levantamiento popular en la Isla, con lo cual el pretexto de que “es muy fácil mandar sin arriesgar el pellejo”, tan recurrente en el debate cubano, no clasificaba. Sin embargo, la Celaya se las arregló para sacarse de la manga, sin ofrecer pruebas ni citar nombres, el conejo de la descalificación: quiso hacer ver que los participantes sólo buscábamos protagonismo.

Digimax A50 / KENOX Q2Ahora, en artículo dirigido contra la iniciativa “Por el levantamiento popular en Cuba”, habla con desprecio de los “ciber Mesías” que “no nos han confirmado que desembarcarán en la Isla para ponerse al frente de la imaginaria revuelta; ergo, la carrocería para la masacre la pondríamos aquí dentro”. Echa mano a la frase hecha: “si no fuera tan serio el asunto, resultaría incluso risible”. Intenta hacerse la graciosa burlándose del grupo: “nuestros aguerridos ciberlíderes del momento” y “supongamos gentilmente que llegara una “orden de alzamiento”, aunque fuera –en un ataque de nostalgia mambisa– enrollada dentro de un tabaco”.

Y termina poniéndose apocalíptica (uno se la imaginaría al borde del pánico si no fuera porque ya estamos “viejos y escamados”): Un levantamiento “sería un golpe demoledor para la incipiente sociedad civil independiente”… “Una revuelta popular en Cuba… desembocaría en actos de violencia, ajustes de cuentas, saqueos y destrucción (…) con la subsiguiente destrucción final y posiblemente el fin de la Nación”.

¿Significó el Maleconazo de 1994 el fin de la nación cubana? Parafraseando a la Celaya, sus argumentos resultarían incluso risibles si no fuera tan serio el asunto. Pero por supuesto, no se trata de entrar en un debate aburrido, ni de pretender acallarla. La Celaya tiene tanto derecho como cualquiera a criticar lo que estime conveniente. Lo que me llama la atención es la saña contenida, latente en este último texto y en el anterior de 2009 que ya mencioné, el tono entre pretencioso y despectivo con que vuelve a cargar contra quienes, se supone, debía considerar sus aliados. Su discurso me recuerda demasiado los tics del castrismo como para que lo pase por alto: la negación del otro, el intento de anular al diferente por medio de la descalificación y la ridiculización, la arrogancia del alfabetizador de cartilla, etcétera.

¿Cuál es el problema de la Celaya con el exilio, o con aquellas iniciativas que piden más espacios de libertad para los cubanos? ¿Por qué salta nuevamente como fiera herida si una vez más no se la ha mencionado siquiera? Afirma que ella es “de los que insisten en buscar soluciones pacíficas y negociadas a los conflictos”, pero no lo parece en absoluto. Su insistencia en descalificar y/o denigrar a quienes piensan distinto, como demuestran los dos artículos citados, la convierte en un “sujeto de negociación” contradictorio, contraproducente, ya de salida. Eso por decir lo menos.

Aquí cabe aplicar cierto lugar común de uso popular en Cuba: “Nadie sabe para quién trabaja”. ¿Para quién trabaja la Celaya?

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner sobre el discurso del presidente Trump en la ONU:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Alexis Rosendo Fernández

Amor y odios

Alexis Rosendo Fernández

                  Salva quien te salva. Odia quien te odia, al margen del sacrosanto perdón y la úvula abierta pariendo la magia de

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Breves apuntes sobre la brevedad

José Hugo Fernández

1-Augusto Monterroso, artífice de la brevedad literaria, se encontró cierta vez con un presunto lector, quien le dijo que estaba leyendo una de sus obras, El dinosaurio, que es justo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Y si murmuro

Rafael Vilches

                  Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami