Neo Club Press Miami FL

Irma también será una oportunidad para oprimir

Irma también será una oportunidad para oprimir

Irma también será una oportunidad para oprimir
septiembre 18
12:35 2017

Las noticias que resultaron del paso del huracán Irma son tristes. Muertes y escasez dejó el fenómeno con nombre de mujer a su paso por el Caribe y La Florida. Ahora parece que se avecinan dos huracanes más. Uno, vaya ¿suerte? la mía, es mi tocayo.

Me entristecen las vidas arrebatadas y la precariedad material de tanta gente. Pero entre los sobrevivientes algunos están en condiciones de arreglárselas mejor que otros, porque la vida es así. También en algunos países las posibilidades de recibir ayuda o de exigir lo que es responsabilidad del Estado o de empresas privadas, es mucho más factible que en otros. Y, en algunos países, ni reclamaciones, ni exigencias, ni ayudas exteriores direccionadas directamente a los damnificados cuentan. No.

Ese es el caso de Cuba. Allí quienes se han erigido en dueños a perpetuidad del poder ponen las reglas de juego. Y esas reglas son siempre para su beneficio. Así que nada de enviar contenedores de ayudas para que lleguen a los barrios, allí donde las personas, incluidas niñas, duermen en los portales. Tampoco flexibilizarán las leyes aduanales para que los cubanos que viven en el exterior ayuden a familiares, amigos, vecinos o, sencillamente, a quienes deseen ayudar.

Nada de eso. Todo lo planifican… Sólo parecen improvisar cuando de hacer daño se trata. Y el robo también está planificado. Es parte de sus mecanismos de dominación y de control de una población a la que han enajenado hasta el embrutecimiento. Sólo así consigo explicarme unas imágenes tan tristes y que, a su vez, despiertan tanto el dolor como la ira de unos cubanos bailando y bebiendo alcohol en medio del agua contaminada que campeaba por las calles y que, por supuesto, entraba en las casas, arrasando con lo poco que tendrían.

¿”Al mal tiempo buena cara”? Es lo que afirmarán algunos. Nunca o muy difícilmente lo dirían como interrogantes. No está bien en un país donde todo es castristamente planificado. Incluso la muerte, física o cívica, qué más da. Incluso el hambre. Y el robo, que está allí resemantizado legalmente (¿dije “legal”?) como “desvío de recursos” y popularmente como “resolvedera” o “lucha”. Aunque tanto “resolver” como “luchar” se convirtieron en términos que engloban desde el robo hasta la prostitución, entre tanto más.

Volviendo sobre las imágenes tristemente carnavalescas, habría que interrogarse si, en todo caso, la enajenación castrista también toca a ciertos periodistas de la prensa extranjera acreditados en la Isla, o si fueron allí enviados por ya tener esa característica. Mi cuestionamiento procede, fundamentalmente, de los titulares que hemos visto en algunas de sus noticias. También en la que acompañaban de la imagen tristemente “célebre”. Nota periodística en la que aclaraban que tanta alegría provenía del estímulo del ron (dudo si decir veneno…) plancha’o, que de “barato” nada tiene, pues como casi todo allá hay que adquirirlo en el engendro del CUC.

“Pasada la tensión de Irma, los cubanos se desquitaron con humor y conga”. Es el titular de la nota de la agencia española de noticias EFE, con fotos que parecen corresponder a Rolando Pujol.

Un titular tan triste como la imagen, pero por lo generalizador. ¿”Los habaneros”? Apenas unas pocas personas en las imágenes de una ciudad que, incluso con la emigración arrasadora, imagino que aún tenga poco más de dos millones de habitantes, pues todos los días llegan a esta cubanos de todas partes del país que huyen de una precariedad mayor o intentan salir de la Isla.

No dudo que el señor se sienta mejor en su casa, comiendo quizás con luz de algún generador (prohibitivo y tal vez todavía prohibido para los cubanos), si refiere que “los cubanos” pachanguean incluso en medio de tanta desgracia. Le aseguro, sin embargo, y por experiencia, que la mayoría está desesperadamente buscando qué comer, pensando que algún balcón les puede caer en la cabeza mientras deambulan por una ciudad en ruinas sin que la bombardearan. Y no es la ruina dejada por Irma. Es la ruina planificada y ejecutada minuciosamente por los castro (minúscula a propósito) como parte de su también planificada enajenación.

Y, de vuelta al robo. Está la desvergüenza castrista en acción. Si bien muchos cubanos en estos momentos (y siempre) reclaman de sus familiares en el exterior ayuda, sin la cual hay que reiterar que no sobrevivirían, la señora hija del general-dictador en jefe coloca en internet un número de cuenta para enviar ayuda a los damnificados. Porque la preocupación es, como siempre, sus bolsillos.

Al diablo con los damnificados. Ni su padre ni ella ni nadie de su selecto círculo se ha acercado nunca a la mísera realidad en la que nos pusieran a sobremorir. No está bien mezclarse con el pueblo. Este es apenas un objeto discursivo excelentemente aprovechado por ellos. No olvidemos las latas de sardinas que, en algún ciclón anterior, enviara a la Isla el gobierno chavista y que fueran vendidas, con rótulo de “ayuda humanitaria”, en las llamadas “tiendas recaudadoras de divisas”.

Para eso sirven las inclemencias del tiempo en Cuba, para los dueños de la Isla recaudar divisas. Sus festivas vidas, al estilo de la señora y sus parientes, son costosas y, a fin de cuentas, ellos se erigieron en burguesía parasitaria.

No sólo hay periodistas extranjeros ciegos, sordos y hasta mudos en Cuba. No sólo ellos ignoran o tergiversan la realidad. También sucede con funcionarios de organismos internacionales (recordar el “premio” que dieran al extinto dictador en jefe). “Pasará al menos un año para que Cuba se recupere”, dijo a medios a la prensa el director en Cuba de la ONG Care, Richard Paterson (septiembre 14, 2017. www.martinoticias.com/a/cuba-irma-organismos-onu-pronostican-dias-dificiles-/152731.html Consultado: domingo 17 de septiembre de 2017).

Desconozco la fecha de llegada del señor a nuestro país. Es triste, no obstante, que no se informara antes de hacer declaraciones. Aunque “damnificados” por el huracán castrista somos prácticamente todos los cubanos, los directamente afectados por fenómenos metereológicos y nunca resarcidos son muchos… miles. O los tantos burlados por supuestas “ayudas” de una “revolución siempre generosa”. Recuerdo al señor de algún intrincado punto al que le “hicieron su casa” tras el paso de un huracán. Aquel señor, muy mayor y ciego, fue llevado a vivir a algo más parecido con un barracón, sin puertas ni ventanas, apenas huecos. Vaya generosidad “revolucionaria”.

He debido en estos días lamentablemente desilusionar a algunos jóvenes procastristas que se emplean en organizaciones no gubernamentales. Como parte de su juvenil entusiasmo, creían posible ir a “ayudar a Cuba”, por su cuenta, en la reconstrucción. Desconocían (quieren ignorar) que la “planificación” castrista controla todo, hasta la ayuda de sus entusiastas por el mundo.

Artículo relacionado: Un huracán llamado comunismo

“Pero si lo hemos hecho en Haití”, me respondieron. “Incluso Haití, con toda su pobreza material, funciona de otra manera”, respondí. Aclarándoles que ellos, jóvenes trabajadores de ong, tienen el perfil perfecto para ser acusados por los Castro de “agentes enviados por el enemigo”, al tiempo que les amedrentan encerrándoles y, si lo necesitaran, presentándoles en la televisión.

Parecían sorprendidos…. Qué pena por ellos. La ingenuidad no debería hacer parte de quienes se manifiestan desde ideologías políticas.

Claro, tampoco creerían, así que ni intentarían comprender, que el huracán sea utilizado por los Castro para dar un apretón en sus tuercas opresoras y represoras. Acostumbrados a vivir en un capitalismo del que denostan tanto como disfrutan, donde pueden criticar con libertad y hasta hacer, qué van a imaginar. Cuando por demás se han “formado” una ideología izquierdista de consignas y mentiras, a las que se aferran tanto como al próximo viaje. Comprendo. Las vacaciones deberían ser sagradas. El descanso es una necesidad humana. Nada que sea reconocido, para los otros, por los castristas.

En ese sentido, Irma ha venido como una bendición para los Castro. Si el general dejará la presidencia en unos meses, estaba claro que debería controlar más. Y eso en Cuba sólo se hace con imposición. Impuestos están sus familiares en el poder, incluso a su más alto nivel. Estaba claro que enviaría a más de sus embajadores por el mundo (su hija y otras similares), sin desdeñar la presencia por el mundo de su diplointelectuales. Eso deberíamos tenerlo tan claro como que crecerían las detenciones por cualquier motivo, no sólo estrictamente político. E Irma les dio esa oportunidad.

Quienes expusieron sus vidas y se lanzaron a las sucias aguas a rescatar lo que las fuerzas del mar entrando en la ciudades y rompiendo los cristales de las tiendas dejaba salir de estas, no son ladrones. Las “fuerzas del orden” castristas, y aquellos de quienes estos reciben las órdenes, lo saben. No. Esos no son ladrones. Son hambrientos. Y tan enajenados que lo mismo se lanzan a rescatar comida y bebida que a las tormentosas aguas del estrecho de La Florida.

Como la responsabilidad no la podían colocar en Trump, a cuyos diplomáticos dice el dictador en jefe que no sabía que se (espiaba) y torturaba (ante lo cual debería renunciar por ingobernabilidad), la coloca sobre el hambriento. Algo similar a cuando llevaron preso y al hospital psiquátrico a quien dijo ante la cámara que lo que hacía falta es “jama” (comida).

La historiadora y escritora Tenchy Dominguez Tolón acaba de regresar de una Habana devastada. Hoy, en Facebook, publicó un texto lleno de interrogantes. Ya que se me acusa por no ser marxista ni castrista, como si ello fuera una obligación para quienes nacimos en la Cuba ya castrista, ya que he sido acusada de destilar “veneno” en lo que escribo, termino con dos de las tantas interrogantes que ella señala, las que más atractivas, por lo medulares, me resultan.

Tolón se pregunta: “¿Por qué continuar mintiendo, por qué acosar a quiénes dicen la verdad, a quiénes se han atrevido a criticar abiertamente el sistema? ¿Por qué encarcelar a quienes enfrentan a pecho descubierto la ignominia? ¿Por qué no dimite en pleno el Comité Central del Partido? El modelo está obsoleto e insisten en apuntalarlo, mientras sus viviendas en Miramar, Nuevo Vedado y Siboney, están a salvo de todo. ¿Por qué ante tanta desidia, indolencia e incapacidad continuamos sin respuestas? ¿Por qué?”.

Sobre el autor

María Ileana Faguaga

María Ileana Faguaga

María Ileana Faguaga (Mimi) es historiadora y antropóloga. Nació en La Habana, Cuba. Investigadora y Profesora-Directora del programa de diálogo cultural e interreligioso de CEHILA-Cuba (para el Estudio de la Historia de la Iglesia en Latinoamérica). Fue corresponsal en LH de Radio Única (Miami). Actualmente reside en Brasil.

Artículos relacionados

2 comentarios

  1. Antoniozerne
    Antoniozerne octubre 17, 07:03

    металлизированный паронит
    http://megasto.com.ua/catalog/paronit/ – паронит пон б цена
    паронит листовой купить
    где купить паронит
    hoOzbnu17659 278B

    Reply to this comment
  2. Antoniozerne
    Antoniozerne octubre 17, 08:28

    паронит 2мм
    http://megasto.com.ua/catalog/paronit/ – паронит что это такое
    паронит листовой гост
    паронит толщина
    hoOzbnu17659 930G

    Reply to this comment

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner: ‘Otro gran fraude electoral en Venezuela’

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Julio Antonio Molinete

Resolución

Julio Antonio Molinete

                  me ocultaré en las aguas sin comulgar la hostia de cada día      (un rostro en la pared      dos orejas en

0 comentario Leer más
  Armando de Armas

La noche del cangrejo

Armando de Armas

Acabo de descubrir en el muro de Facebook de Norma Gálvez Rey la foto del monumento al cangrejo en Caibarién, símbolo de esa ciudad. Una madrugada amanecí bajo ese cangrejo

2 comentarios Leer más
  José Gabriel Barrenechea

Un cielo muy azul

José Gabriel Barrenechea

Despertarás. Aún no habrá salido el sol, pero para entonces te ocurrirá con frecuencia que despiertes a tales horas: Tus muchos años, a saber. Te habrá despertado algún calambre, un

1 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami