Neo Club Press Miami FL

Israel, Egipto y el Estado palestino

Israel, Egipto y el Estado palestino

Septiembre 13
01:29 2011

1-abbas_en_la_ONUAl asumirse la tipología cultural europea, de un Oriente irascible en confrontación con la redención occidental, se propagó la intolerancia espiritual judaica como contraparte a la hostilidad de sus vecinos, y como excusa a su negativa de conceder la equidad a los palestinos.

Presagiando la tormenta, ya en la década de los treinta un avezado político como David Ben Gurión proponía la salomónica partición Palestina en dos estados: uno judío y otro árabe. La orilla fundamentalista encabezada por su archirival Menajem Beguin rechazó tercamente este acomodo con la realidad, persistiendo en la restauración del Gran Israel, del Mediterráneo al río Jordán, e incluso más allá.

A las murallas edificadas por la teología islámica se adicionarían entonces las levantadas por la judía. Antes de que Moisés los enrumbara por el desierto para recibir el Torah en el Monte Sinaí, ya las tribus hebreas se habían convertido en nación en Egipto. Sin embargo, el haredim se enfrasca en escudriñar sólo las revelaciones del Sinaí y soslaya su historia y memoria egipcia anterior. Para ellos el mundo judío se inicia y concluye con el Sinaí, y olvidan que la Pascua es secular y que antecede al Shavout. Si para los fundamentalistas islámicos la Sharia –la ley sagrada– debe ser el corpus iuridicus del Estado, para los ortodoxos judíos lo debe ser el Torah. La política de regresión que ofrecen los haredim y el Gush Emunim como las únicas formas de vida legítima, asumiendo como clave de su tradición a un Torah incompatible con el futuro, es permitir que el ghetto devore a la nación.

El moderno Estado de Israel fue fundado por judíos seculares –rebeldes al tradicionalismo retrógrado de sus abuelos y rabinos– que aspiraban a construir un Estado democrático en la Tierra Prometida, y no a reconstruir el judaísmo de sinagoga de los ghettos de la Europa oriental. Al igual que su homóloga islámica, la casta ortodoxa de rabinos procedentes de la Europa oriental no ha acomodado su teología y sus sacramentos a las exigencias de la era tecnológica, y rechaza a la democracia como un valor judío.

En Israel se ensancha el abismo entre los detractores y defensores de la expansión territorial sobre Samaria y Judea. Pero los militantes ortodoxos consideran de rigueur proseguir con tal asimilación para cumplir con sus anacrónicas profecías patriarcales, donde la supresión de las tribus pre-hebreas del Canaán es el remedio a aplicar a los palestinos. La tradición religiosa judía, cristiana o islámica ya no puede florecer con la soberanía política del Estado post-renacentista, ni puede establecer las guías colectivas de la nación.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Venezuela y la OEA. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Nicanor Parra

No creo en la vía pacífica

Nicanor Parra

                    No creo en la vía violenta me gustaría creer en algo —pero no creo creer es creer en Dios lo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Sangra tu mirada bajo el caballo

Rafael Vilches

a Guillermo                   Sangra tu mirada bajo el caballo, roto el hígado tras una canción de Serrat no has de hacerle swing

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Los animales políticos de Reinaldo Arenas

José Hugo Fernández

Se cuenta que Pitágoras rechazaba comer carne porque veía en los animales posibles reencarnaciones de sus amigos muertos. Es un escrúpulo encomiable siempre que uno esté convencido de que en

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami