Neo Club Press Miami FL

Israel en Gaza, los palestinos y el origen del terrorismo

Israel en Gaza, los palestinos y el origen del terrorismo

Israel en Gaza, los palestinos y el origen del terrorismo
julio 10
16:18 2014

Israel ha vuelto a bombardear la Franja de Gaza tras los últimos atentados terroristas en su territorio. Y nuevos proyectiles lanzados por milicias desde Gaza impactan territorio israelí. Esta vez todo comenzó por el secuestro y asesinato de tres jóvenes civiles israelíes en la Franja. Hamás ha reivindicado varios lanzamientos. Israel ha intensificado la operación Margen Protector sobre Gaza y su ejército ha disparado contra más de 300 objetivos en la zona, causando al menos 70 muertos según la agencia Reuters.

Pero, ¿cuál es el origen del terrorismo en la región? Cabe hacer un poco de historia:

El terrorismo tuvo su empujón inicial en un puñado de organizaciones palestinas. Uno de los primeros en distinguir que la violencia islámica era la ola del futuro fue el cabecilla militar de la OLP, Khalil al-Wazir, el temible Abú-Jihad. La zona se enturbió aún más con el uso del petróleo como arma política, con la impronta errática del mandatario libio Gadafi, y el desplome del Líbano como nación. Así, la emergencia del movimiento palestino de la OLP tras la Guerra de los Seis Días fue promovida por el deseo de compensar el funesto desempeño de los ejércitos árabes contra Israel. Con tal auto-descubrimiento, las tensiones entre las organizaciones palestinas y los estados árabes se incrementarían desde entonces.

Los fedayines eligieron como presidente de la OLP a Arafat, un oscuro palestino que encabezaba la agrupación guerrillera al-Fatah, el cual se dio a la tarea de extraer a la OLP del faldón de los gobiernos árabes. Debido a varias confrontaciones militares contra el ejército israelí, el comando al-Fatah de Arafat se hizo de la legitimidad por sobre el resto de los grupos guerrilleros palestinos, permitiéndole en 1969 controlar la OLP y extraer su causa de manos árabes, aunque no de sus bolsillos, y sin ir demasiado lejos como para hacer peligrar el apoyo del mundo islámico, sin el cual era imposible una lucha militar contra Israel.

La OLP post-Shukairy fue dominada por Yasser Arafat, inicialmente visto como un instrumento del mandatario egipcio Gamal Abdel Nasser. Pero bajo Arafat la política palestina lograría trasladarse de la periferia (el control de los países árabes) hacia el centro del consenso internacional. El balance de Arafat como líder palestino no sería del todo halagüeño. Es cierto que supo maniobrar en medio de la sangrienta pugna intestina del movimiento; que pudo alzarse vencedor en la contienda para ser el solo representante de los refugiados y de los árabes residentes en Israel; que, si bien maltrecho, sobrevivió a sus choques con los regímenes árabes, y supo moverse en las grietas de la alianza Estados Unidos-Europa. Después de la guerra de los Seis Días en 1967, nefasta para los árabes, Arafat inició su lucha por lograr una autonomía política de los mismos, aunque las inflexiones de su política estuvieron marcadas por sus fuentes de financiamiento.

La organización Al-Fatah en particular era la más vociferante en su posición de no-compromiso con Israel, rechazando la resolución de la ONU de noviembre del 1967. La OLP declaró la guerra a Estados Unidos por su apoyo a Israel, un país que desde su punto de vista no debería existir. Al-Fatah urgía al resto de los palestinos a presionar con la violencia y en último extremo acabar con Israel a través de operaciones clandestinas desde Jordania y Líbano. Los soviéticos vieron en las guerrillas un medio para acercarse al resto del mundo árabe y como instrumentos que podían servir a muchos de sus propósitos. Arafat, junto a George Habash y los más altos dirigentes palestinos, asistieron a principios de 1968 a Moscú, donde los soviéticos ofrecieron recursos y la experiencia de la KGB para iniciar nuevos campos de entrenamiento terrorista en Jordania.

Pero a la vez una vinculación demasiado pública con Al-Fatah implicaba comprometer sus actuales ganancias con aquellos estados árabes a los que estaba armando. Los soviéticos practicaron una política ambivalente entre Arafat y los estados árabes. En los meses posteriores a la Guerra de los Seis Días, la URSS mostró su apoyo a los comandos guerrilleros, sobre todo en las acciones dentro de los territorios ocupados. A medida que Al-Fatah fue creciendo en prestigio al tornarse sus operaciones más audaces, y recibir sustancial apoyo financiero de los árabes moderados del Golfo y Arabia Saudita, los soviéticos comenzaron a ponerle distancia expresando “simpatías por su resistencia” pero dudas con respecto a sus métodos para desbancar a Israel.

Sobre el autor

Juan F. Benemelis

Juan F. Benemelis

Juan Benemelis (Manzanillo, 1942). Diplomático, historiador y ensayista. Ha publicado más de una veintena de libros centrados en diversas temáticas, que van de lo científico a lo histórico. Entre ellos, "Las guerras secretas de Fidel Castro", "Castro: subversión y terrorismo en África", "Paradigmas y fronteras. Al caos con la lógica", "De lo finito a lo infinito", "El Corán y el Profeta", "Islam y terrorismo" y "La memoria y el olvido". Reside en las afueras de Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Kiko Arocha

Las deudas

Kiko Arocha

  Miró a su hermano menor con penetración, como miran los felinos, para decirle: —Te veo nervioso, suelta la botella que no va a pasar na. —Mira mi hermano, estoy

0 comentario Leer más
  Manuel Gayol Mecías

Fidel ha muerto

Manuel Gayol Mecías

  Las palabras y los muertos (Premio Internacional Mario Vargas Llosa, Universidad de Murcia, España, Seix Barral, 2007), del escritor cubano Amir Valle, trata sobre la muerte de Fidel Castro y los

0 comentario Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami