Neo Club Press Miami FL

Israel, Palestina y la Pax Americana

Israel, Palestina y la Pax Americana

marzo 26
19:17 2011

1-hamas-soldiersUna serie de incidentes de las dos guerras mundiales del siglo XX crearon los estados árabes, luego Israel y, finalmente, el dilema palestino.

Y dos vertientes irreconciliables -el anti-semitismo islámico y la islamofobia de Occidente- hicieron que este diferendo secuestrara todo el acontecer político mesoriental.

En una región donde las potencias extranjeras van y vienen, y los tratados de paz formalizan asuntos sin soluciones, Estados Unidos tiene que entregar en bandeja un Estado palestino a los estados islámicos que se han identificado con su coalición anti-terrorista, como resguardo ante las “turbas divinas”.

Aquí el autoritarismo se acepta mientras apoya la “causa palestina”, como el caso del sirio Hafiz el Assad, cuya muerte natural se debe a no haber “colaborado” con Occidente. Todo lo contrario a lo sucedido con Anwar el-Sadat, y con la defenestración del paquistaní Pervez Musharraf por asociarse con el “diablo”. Este es precisamente el dilema palestino, precisado por la espada israelí: elegir entre naufragar con las multitudes airadas o la pipa de la paz con la caballería.

Palestina es más una causa que un lugar, y es una crisis de identidad de los palestinos por no disponer de un Estado. A diferencia del incierto futuro de Irak, de Afganistán y del Irán, el resultado del proceso de paz es predecible; en realidad, un Estado palestino existe de facto desde la Intifada, y desde la cesión del control de Gaza, en la orilla occidental, y al este de Jerusalén, a la OLP. Pero Gaza (antiguo enclave egipcio) y el Banco Occidental (ex territorio jordano) no tienen fronteras comunes, ni vínculos de linaje; se va a requerir una ilimitada habilidad para mantener unidos a estos dos territorios. De hecho, el proceso de paz es un expediente de divorcio para una pareja que hace tiempo vive separada, y donde Jerusalén es imposible de repartir, ni siquiera en dos soberanías.

El maximalismo de la política de la OLP ante Israel se ha resquebrajado, agravándose al no percibir ya el sustancial diezmo que prodigaban los emiratos del Golfo y Arabia Saudita, y el que la balanza se inclinase a favor de los militantes islámicos en los territorios ocupados.

Las escuadras terroristas de Hamás, activas en Gaza y el Banco Occidental, están financiadas por Irán. Hamás presenta al “sionismo” como la personificación de Satán, y enarbola como prueba irrefutable los Protocolos de los Sabios de Sión, el texto fabricado por la Ojrana, la policía secreta del Zar. Mientras la OLP aspira a establecer una Palestina secular, Hamás fuerza la idea teocrática estilo talibán, y ofrece a los mártires de sus misiones suicidas un Paraíso de palacios de oro, comidas exquisitas, bellas jóvenes y apuestos mancebos.

Hamás rechaza los acuerdos de paz y desafía el estatus histórico de la OLP como “representante legítimo del pueblo palestino”, calificando a sus dirigentes de tragones de puerco y borrachos. Hamás mutila y achicharra  a los palestinos “colaboradores” con las negociaciones. Mientras las calles de Gaza están en manos de Hamás y la Jihad Islámica, romantizada en los cintillos de la impresionable prensa europea, la OLP demuestra su inhabilidad de saber lo que puede o no obtenerse en un mundo de naciones, y su desconocimiento de la verdadera escala del poder en el planeta, lo irreal de redimir sus reclamos ante la Pax Americana.

Pero perpetuar estas marchas y contramarchas para acomodarse, por un lado, a la conciencia panislámica y, por otro, a la opinión pública del Occidente, es reanudar una vieja historia de fracasos: la de inmolar a la juventud en una escalada contra la engrasada maquinaria bélica israelí. Es el imaginario, calificado de absurdo por el historiador marroquí Abdallah Larouí, de que un día el Estado de Israel va a desaparecer por arte de magia, para reconstituirse en otro totalmente palestino del Jordán al Mediterráneo, con bolsones minoritarios de judíos y cristianos.

Lo cierto es que los líderes palestinos no han sido capaces, hasta ahora, de aceptar los riesgos de reconciliar a su pueblo con una paz para la cual no ha sido preparado. Esa es la lógica por la que no termina con el terrorismo y no implanta en Gaza y Jerusalén un orden público efectivo, por temor a una confrontación cruenta con Hamás, y esa es la razón de su actual ceguera, de no percatarse del momentum para un pacto con Israel que certifique un Estado palestino.

Estados Unidos precisa de latitud política para lidiar con Irak, Afganistán, Yemen y Somalia; para apretar clavijas en Irán y Siria; pero no puede hacerlo sin antes resolver el entuerto Israel-Palestina. Lo prueba esta encrucijada en Afganistán contra el talibán, donde los estados árabes sólo han llegado hasta el umbral de ser aliados de Estados Unidos en la sombra. La Pax Americana no se va a replegar de las comarcas petroleras para monitorear a distancia, como hacía anteriormente. Es una decisión compartida por todas las potencias eurásicas sin excepción. Los tiempos actuales están desgarrando la doble personalidad, a lo Jekell/Hyde, con la que el mundo islámico se ha relacionado hasta ahora con Occidente.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más