Neo Club Press Miami FL

Israel y el odio como retórica

Israel y el odio como retórica

Israel y el odio como retórica
julio 19
12:12 2014

No se molesten en venir a mi casa, en cualquiera de sus formas, los que piensen que mi actitud crítica significa tolerancia al insulto gratuito. Quien insulta al pueblo palestino o a mi pueblo, a Israel, me insulta a mí. Quien promueve el odio, me insulta. Quien solo se desgarra las vestiduras por los palestinos muertos pero no por los cientos, miles, millones de muertos en otros conflictos, me insulta e insulta la vida. Quien pretende que agache la cabeza por los errores cometidos por mi gobierno, se equivoca: no agacho la cabeza.

Puedo escribir un libro de los errores cometidos por España, Turquía, Estados Unidos, Irán, Irak, Argentina, Inglaterra, Holanda, Ruanda, Afganistán, Rusia, Ukrania, Polonia, Austria, Alemania… ¿sigo? No, ustedes saben de qué estoy hablando. Y los que no saben, quizá les convenga leer un poco más, pero no en Facebook.

Quien confunde mi silencio con aceptación, se equivoca; a veces el dolor es tan inmenso que las palabras no llegan. Quien supone que la tolerancia implica aceptar la falta de respeto, la demagogia, el consentimiento a los códigos militantes del antisemitismo moderno, me insulta. Me insulta quien juzga a mi pueblo sin haber leído un solo libro de historia, quien no haya buscado información paralela de varias fuentes, quien nunca subió la foto de ninguno de nuestros muertos ni de ningún otro muerto, quien jamás haya tenido que correr a un refugio y quien crea que este conflicto no nos desgarra el alma a la gran mayoría de los israelíes.

Revuélquense en su odio los que no conocen otra cosa, de ambos lados, acabarán putrefactos (si no lo están ya) los dueños de la verdad, los que jamás dudan. Yo prometo que, los que de verdad amamos la vida, haremos lo posible por no caer tan bajo, aunque haya días en que esto nos exija una fortaleza de espíritu difícil de encontrar.

No insulten mi inteligencia con sesgada retórica. En estos días me vienen a la mente las palabras de Hannah Arendt, cuando dijo que, de todo, lo más difícil no era (no es) sentir el odio de los que sabías tus enemigos, sino de aquellos que habías creído tus amigos.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Maia Losch Blank

Maia Losch Blank

Maia Losch Blank (Montevideo, 1971). Ganó el concurso internacional de poesía “Versos de la Torre del Reloj” en España en 2011, y al año siguiente obtuvo primera mención en el X Certamen Literario Gonzalo Rojas Pizarro (Chile) con el relato "Presagios". “Allí donde el viento espera”, su primera novela publicada (Editorial Sinerrata), apareció en España en 2013. A los 25 años se trasladó desde Uruguay a Israel, donde reside actualmente con su marido y sus dos hijos y edita el blog Errante y errata (http://maialoschblank.wordpress.com/). Tiene estudios en Letras y Antropología y ha incursionado en las artes plásticas (maiablank@gmail.com).

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Inspira America rinde homenaje a Antunez. ‘El Espejo’ en el Museo de la Diáspora Cubana:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Baja estatura

Jorge Olivera Castillo

                  Caer de bruces es un desastre. De espaldas una vergüenza que duele tanto como el golpe. Todo eso se sabe porque

0 comentario Leer más
  Ángel Cuadra

Autoanálisis

Ángel Cuadra

                  Al final va llegándome el sosiego de resignarme a lo que solo he sido; aceptar que morí en lo no vivido

0 comentario Leer más
  Orlando Fondevila

Oración a la rosa

Orlando Fondevila

                  No por gusto te besan, oh rosa, los poetas. Es tu oficio perfumar las hendiduras y enredarte en los espacios coloquiales

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami