Neo Club Press Miami FL

Jaime Ortega, Raúl Castro y el desenmascaramiento de la Iglesia

Jaime Ortega, Raúl Castro y el desenmascaramiento de la Iglesia

abril 26
22:09 2012

1-0_fidel-castro_y_el_paoaSi ha habido una institución civil, no gubernamental, que ha contribuido a perpetuar el totalitarismo en Cuba, esa es la Iglesia Católica. Las nuevas declaraciones del cardenal Jaime Ortega y Alamino en Harvard, más las movidas cantadas de publicaciones como Espacio Laical, Palabra Nueva, etcétera, no hacen más que confirmarlo.

Ha sido la presión de la sociedad civil cubana, básicamente de la disidencia interna –más la ya legendaria ineficacia económica del sistema mismo–, la que ha forzado al raulismo a buscar una salida. Y esa salida la ha encontrado en la Iglesia.

Vuelvo sobre un análisis que publiqué en la Revista Hispano Cubana hace dos años, luego de que Raúl Castro acudiera a Ortega para utilizarlo como mascarón de proa a propósito de las excarcelaciones del Grupo de los 75:

La apuesta raulista pasa por perfeccionar un capitalismo de Estado ligeramente similar al chino, pero más dependiente del área de los servicios y la cultura, orientado a parasitar al sector privado a base de impuestos abusivos y, sobre todo, a beneficiarse del levantamiento del embargo, su baza por antonomasia. Y todo parece indicar que en este caldo de cultivo la Iglesia Católica cubana constituirá un ingrediente imprescindible.

Para cuando nos diéramos cuenta, y con un poco de mala suerte –producto que producen millonariamente los cubanos–, Mariela Castro acudiría a misa tras el velo y la seda negros de algún conjunto de Armani, y el cardenal Jaime Ortega sonreiría por enésima vez frente a las cámaras, anunciando el matrimonio –más bien el potaje— entre la nueva clase política y el empresariado católico. Entonces comenzaría el lento tránsito del neocastrismo eclesial a la democracia representativa, con los herederos de los Castro y sus lugartenientes consolidando por el camino su poder económico y/o influencia institucional.

Entonces, cuando la rueda de las nuevas mafias organizadas le hubiera pasado muchas veces por encima al exhausto cuerpo nacional, desembocaríamos en un Estado de Derecho en Cuba. ¿Tal vez para el año 2060?

Detrás de todo esto subyace la idea, que prácticamente nadie se atreve a exponer con claridad meridiana –no es políticamente correcto–, de que los cubanos son incapaces de manejar una democracia. De cualquier manera, si no queremos tener otro medio siglo de castrismo o neocastrismo o como se le llame, es hora de desenmascarar a la Iglesia Católica.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

el Instituto la Rosa Blanca entrega tercer premio “Juana Gros de Olea”. enero 28, 2017:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Francisco Alemán de las Casas

La huérfana

Francisco Alemán de las Casas

                Cuando niña fui un poco más huérfana que ahora tuve que recuerde nueve padres sucesivos en dos años También una madre de

0 comentario Leer más
  Manuel Gayol Mecías

Cuatro fases del sueño

Manuel Gayol Mecías

  En el sueño, por mi propia experiencia de soñador, hay una transfiguración narrativa y otra poética. Y en la primera, que va desde la duermevela y la región Alfa

0 comentario Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Alucinaciones

Jorge Olivera Castillo

                Un ilustre representante del proletariado me pregunta si lo que se mece en sus pupilas es un puente de plata Le advierto

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami