Neo Club Press Miami FL

Jesucristo monógamo

Jesucristo monógamo

septiembre 26
04:46 2012

0_karen_kingEs completamente imposible que nuestro Señor Jesucristo fuera bígamo, mucho menos un mujeriego, como han querido hacer ver ciertos réprobos tras la aparición de una noticia que parece cualquier cosa menos contrastable, y según la cual Karen King, de la Harvard Divinity School, habría descubierto un papiro del siglo IV en copto sahídico en el cual se leería: “Y Jesús les dijo: mi esposa…”

¿Es que acaso tener una esposa en tiempos tan remotos no constituía solo una tradición, sino prácticamente una obligación entre los judíos? ¿Cómo osar decir que Jesús habría tenido comercio carnal con varias mujeres si indiscutiblemente vivía entregado a las razones de la fe? Su amor era su Padre, y sus hijos por extensión. Incluso esos hijos descarriados que en tiempos de desolación y apocalipsis mediático, como los que ahora vivimos, se atreven a pretender manchar el corazón inmaculado del Hijo por antonomasia, de El Enviado.

Por otro lado, el texto del papiro es tan breve que no permite tasar la afirmación en su pleno contexto, porque además, como se ha señalado en el Forum Libertas, cabe recordar que “entre los cristianos la idea del esposorio se ha citado no en un sentido literal, sino en un sentido espiritual”. Como, por ejemplo, cuando se hace referencia a la esposa de Cristo, que es la Iglesia. En este sentido, pero por otro lado, incluso la idea de un Jesús monógamo no resulta despreciable. Entregado a los hombres y en paz con todos ellos, ¿por qué el hijo de Dios no se habría entregado también a una mujer?

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Luis Jiménez Hernández

Los peces no bailan rumba

Luis Jiménez Hernández

Imperceptible, el tenedor choca de regreso contra los dientes, luego la boca de Berenice García, que disimuladamente evita atraer la atención de los otros comensales con los sonidos de sus

0 comentario Leer más
  Rebeca Ulloa

El dulce del frasco

Rebeca Ulloa

¡Qué susto! Tres de la madrugada y aquel teléfono timbra que timbra. En un segundo pensé diez mil cosas y ninguna buena, por cierto. Un sí, seco y adormilado del

0 comentario Leer más
  Ana Ajmátova

La mujer de Lot

Ana Ajmátova

Pero la mujer de Lot miró hacia atrás y se convirtió en una columna de sal. 14 Génesis Y el hombre justo acompañó al luminoso agente de Dios por una

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami