Neo Club Press Miami FL

Joaquín Gálvez, razones para estar de fiesta

Joaquín Gálvez, razones para estar de fiesta

Joaquín Gálvez, razones para estar de fiesta
febrero 24
13:16 2014

La aparición de Hábitat, el cuarto poemario publicado del escritor cubano Joaquín Gálvez, motivó esta entrevista. Pero no solo, porque a la belleza y alcance de la poesía del autor de libros como Trilogía del paria y El viaje de los elegidos hay que sumar, entre otros elementos que justifican estas preguntas, su incansable labor como promotor cultural. La Otra Esquina de las Palabras, buque insignia de las tertulias miamenses, ya cumple cuatro años. Relevante poesía. Generoso y estratégico activismo cultural. Razones de sobra para estar de fiesta.

Armando Añel. Acaba de aparecer, bajo el sello Neo Club Ediciones, Hábitat, tu último poemario publicado. El libro confirma que estamos ante un poeta de envergadura, con un manejo de la técnica y la imaginación ya consolidados. ¿Algo en este libro implica una evolución o rompimiento de cara a tu obra anterior o estimas que se trata de una poesía que le da continuidad?

Joaquín Gálvez. Creo que en cada una de mis libros hay una búsqueda de renovación en cuanto a contenido y forma. Hábitat es un poemario enmarcado en el ámbito de la vida postmoderna, que expresa la incomunicación y la soledad del hombre actual y en el cual vuelve aparecer otro tema recurrente en mi poesía: la salvación  por medio de la creación artística y literaria.  Es un libro en el que me valgo de símbolos para representar mi cosmovisión, ya sea  a través de animales, personajes mitológicos e históricos.

También en este poemario juego mucho con la confluencia de tiempos y espacios; es decir, hay poemas en el que algún suceso del pasado se engarza con escenas del presente. Considero que este libro despliega algunos rasgos estilísticos de mi poesía anterior y a su vez los renueva con nuevos elementos expresivos, nuevos registros rítmicos y una economía del lenguaje capaz de coexistir con el tropo poético.

AA. ¿Cómo definirías tu obra poética estilísticamente hablando? ¿Puede enmarcarse en alguna escuela o tendencia?

JG. Siempre me he considerado un poeta “degenerado” por el hecho de que mi poesía no representa, estilísticamente hablando, la  estética que predomina en los poetas de mi generación cubana. Esto se debe a varias razones. Una de ellas es que durante el tiempo de mi formación como poeta en Cuba, donde viví hasta los 24 años, me mantuve al margen de los círculos literarios oficiales,  razón por la que influencias claves en mi generación,  como la del grupo Orígenes, no dejaron una impronta notable en mi poesía de esa época ni en la posterior. Luego, en el exilio, comencé a leer a  poetas que no pude leer –o que apenas pude leer- en Cuba, como Ezra Pound, Silvia Plath, Jorge Luis Borges, Octavio Paz, Heberto Padilla, Dylan Thomas, etc.

El hecho de haber vivido al margen de toda escuela o estética de moda generacional, ha marcado mi quehacer literario de una forma ecléctica, y, por tanto, pienso que mi estilo has estado signado por mis vivencias y  por la diversidad de mis lecturas poéticas.  Puedo decir que mi obra es un paradigma de lo que decía Flaubert: el estilo es el hombre.

AA. Relacionado con esto, ¿cuáles han sido tus principales influencias en poesía y en la escritura en general?

JG. Mis influencias son muy diversas y no solo comprenden la literatura, sino también el cine, la música, la historia y la filosofía. En cuanto a las influencias poéticas, puedo decirte que mi poesía esta signada por poetas tan disimiles como Quevedo y Rimbaud; Vallejo y Borges; T.S. Elliot y Dylan Thomas.

AA. ¿Te animas a mencionar los nombres de tres poetas cubanos vivos que, según tu criterio, marcan pautas en cuanto a calidad y alcance?

JG. Se corre un riesgo al mencionar solamente los nombres de tres poetas cubanos vivos y omitir a algunos, Cuba es un país que en todas las épocas ha tenido buenos poetas. Pero si me veo precisado a responder tu pregunta, puedo relacionar los nombres de tres que están haciendo una obra de considerable calidad y que han logrado agenciarse una voz propia, lo cual, en mi opinión, es más importante que toda intentona de innovación vanguardista, algo que en estos tiempos ya resulta manido y hasta pedante. Esos tres poetas son Magali Alabau, Octavio Armand y Dolan Mor.

AA. En época de redes sociales y revolución informática, ¿qué papel consideras que le está reservado a la poesía? ¿El nuevo medio digital favorece su evolución o, por el contrario, constituye una amenaza para su sobrevivencia?

JG. Opino que  los medios de difusión cibernéticos, como internet, los blog  y las redes sociales,  contribuyen a difundir la buena poesía, independientemente de la hojarasca escritural que inunda estos medios. El auge de espacios digitales ha ayudado  a democratizar y a expandir la literatura, pues ante el control que ejercen los mecanismos de poder o los costos de las publicaciones impresas, existe una opción para llegar a un público global con la inmediatez que el mundo cibernético entraña. Es cierto que se publica mucha literatura intrascendente y pésima, pero peor sería que la buena no hallara un espacio donde publicarse debido al rechazo de editoriales con fines comerciales. Por otro lado, en el caso de países con regímenes totalitarios como Cuba, los escritores independientes han encontrado una vía por donde escapar de la censura.

AA. Además de escritor, eres un gran animador cultural. Tu tertulia La Otra Esquina de las Palabras se ha consolidado en los últimos años al punto de convertirse en la referencia de este tipo de eventos en Miami. ¿Y ahora qué? ¿En lo adelante te propones blindar el prestigio ya obtenido o consideras nuevos retos?

JG. La tertulia La Otra Esquina de las Palabras ha aportado su grano de arena en el enriquecimiento paulatino de la vida cultural en Miami, sobre todo dentro del marco literario. Y lo ha hecho con un concepto inclusivo y heterodoxo en cuanto a tendencias de índoles estéticas y políticas. Creo que además de la calidad, uno de los retos consiste en lograr la  permanencia del espacio como tal, pues Miami se ha caracterizado por la falta de durabilidad de espacios culturales.

Mi propuesta, como coordinador de esta tertulia, ha sido la creación de un espacio en el que se pueda debatir libremente sin ningún tipo de restricción, con toda la implicación que un tema tan álgido como es el  político tiene en la cultura cubana actual.  Si queremos lograr una integración de la cultura cubana, más allá de escisiones geográficas, debemos estar abierto al debate de ideas y a la convivencia con la otredad en miras a una Cuba democrática. Este será siempre el reto de La Otra Esquina de las Palabras mientras exista.

AA. ¿Es o puede llegar a ser Miami la capital cultural de Cuba?

JG. Miami ha sido demasiado vilipendiada por su vida cultural. Y a esa imagen anticultural han contribuido, incluso, escritores y artistas que han podido hacer una obra en esta ciudad con la libertad que no contaban en Cuba. Desgraciadamente, a pesar de que en los últimos diez años ha habido un auge de la vida cultural miamense, gracias a los espacios alternativos que se han creado, persiste aun el estereotipo de que Miami es un páramo cultural. Muchos de los que se dedican a desprestigiar la vida cultural de Miami no pueden concebir la cultura sin el patrocinio estatista -ese ogro filantrópico que ha creado una literatura del servilismo en Cuba-  y respondiendo a ese antiguo patrón persisten en demeritar todo lo que se haga de una forma independiente.

Miami es al menos la capital de una cultura cubana en libertad,  gracias al  esfuerzo de la gestión individual y en donde se ha intentado crear espacios que no responden a intereses de grupos y agendas políticas específicas, muy típico de los gremios de la cultura oficial cubana, cuyo modus operandi  pervive en el exilio,  lo mismo en una tertulia que en una revista o portal digital. Y en este aspecto debo destacar la labor de un portal digital como Neo Club Press,  que sin contar con el auspicio de ninguna institución o ayuda gubernamental ha logrado consolidarse como espacio de información periodística y cultural.  También puedo citar la  formidable labor editorial de Alexandria Library y la propia Neo Club. Ambas editoriales han sido capaces de auspiciar concursos literarios en los que han participado escritores independientes que residen en Cuba, además de patrocinar el único concurso literario de narrativa erótica, en lengua castellana, en los Estados Unidos. No cabe duda  que en Miami existen buenos ejemplos de lo que se puede hacer en materia cultural en una Cuba del futuro.

———————————————————————————————————

Cortesía, Otro Lunes

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Kiko Arocha

Las deudas

Kiko Arocha

  Miró a su hermano menor con penetración, como miran los felinos, para decirle: —Te veo nervioso, suelta la botella que no va a pasar na. —Mira mi hermano, estoy

0 comentario Leer más
  Manuel Gayol Mecías

Fidel ha muerto

Manuel Gayol Mecías

  Las palabras y los muertos (Premio Internacional Mario Vargas Llosa, Universidad de Murcia, España, Seix Barral, 2007), del escritor cubano Amir Valle, trata sobre la muerte de Fidel Castro y los

0 comentario Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami