Neo Club Press Miami FL

Jorge Olivera y una primavera aún triste

Jorge Olivera y una primavera aún triste

Jorge Olivera y una primavera aún triste
marzo 13
12:21 2015

A pocos días de conmemorarse el duodécimo aniversario de los sucesos represivos contra miembros de la sociedad civil cubana, conocidos en el mundo como “La Primavera Negra”, urge retomar la efeméride por el hostigamiento que, en sus más variadas formas,  sufren tantos luchadores por la democracia en la Cuba actual.

Y no es difícil seleccionar a uno de ellos para que nos dé sus valoraciones sobre temas diversos, aunque relacionados entre sí. Por eso es un honor acercarse a un periodista independiente convertido hoy además en intelectual, quien se caracteriza por su sencillez y transparencia, la misma que lo ha llevado a usar sus principios de escudo contra todas las injusticias.

Este cubano, y habanero por más señas, es Jorge Olivera Castillo, Premio Nacional de Literatura Independiente “Gastón Baquero”. El mismo que paciente saluda y sostiene una conversación con sus coterráneos por Merced, Sol o Picota, calles de la Habana Vieja que aún no han sido remozadas para el disfrute de los turistas, las mismas que lucen baches, viviendas desplomadas, violencias y abrazos cálidos de quienes ven en él una figura pública nacida y criada en un entorno siempre hostil  para sus habitantes.

La separación forzosa de sus familiares, casi todos en el exilio, ya sea en Europa o en los Estados Unidos de América, no es barrera para quien es un excelente esposo. Su colega en la vida, Nancy Alfaya Hernández, iniciadora del movimiento Damas de Blanco y facilitadora de proyectos comunitarios que empoderan a las mujeres y enseñan valores cristianos en general, se ha convertido, junto a su familia, en el nexo espiritual casi perfecto que sustituye la ausencia de su madre, hijos y hermanos.

La tarde dominical  del tercer mes del año se cobija en la humedad,  el calor y los vientos del sur, que la hacen lenta y poco animosa. Sin embargo, Olivera es un cordial anfitrión. Brinda un jugo de frutas a falta de té, su bebida favorita, y se sienta a compartir sus opiniones, a pesar de no haber culminado sus trabajos en una computadora que aguarda, abierta, encima de la mesa.

Aimée Cabrera- El 17 de diciembre de 2014 marcó un hito en las relaciones Cuba-EE.UU. ¿Cómo ves esta fecha relacionada con el próximo 18 de marzo, con respecto a ti, que has permanecido residiendo en la Isla?

Jorge Olivera- El tiempo pasa más rápido de lo que creemos. Próximamente se cumplirán 12 años de aquel día en que fui arrestado y un mes más tarde condenado a 18 años por dirigir una pequeña agencia de prensa independiente.

Por fortuna me excarcelaron dos años después, mediante una Licencia Extrapenal por motivos de salud, una especie de libertad condicional.

La mayoría de los del Grupo de los 75 fueron desterrados en el 2010 hacia España. Yo pude haberme ido bajo la misma condición, pero renuncié a hacerlo. Aquí sigo escribiendo a expensas de ir otra vez a prisión, pues la sanción no ha expirado.

Respecto a la decisión de los presidentes Obama y Raúl Castro de abrir un proceso para reanudar las relaciones diplomáticas entre ambos países, considero que se trata de un hecho que, queramos o no, tenemos que aceptar. Muy poco podemos hacer desde la sociedad civil independiente a la cual pertenezco hace 22 años. Me parece que es hora de ser más perspicaz en un escenario que tiende a ganar complejidad.

Hay que luchar por profesionalizar el discurso y las acciones, de lo contrario aumentarán los riesgos de quedar en el camino, y eso sería fatal. Demasiado duro después de tantos sacrificios.

Lamentablemente este paso, sin dudas histórico, no ha traído ningún alivio a la situación de los derechos humanos en la Isla. El gobierno continúa reprimiendo.

Solo nos queda la perseverancia, el coraje y el buen tino a la hora de tomar decisiones. Cualquier error saldrá más caro que antes.

Jorge Olivera junto a su esposa Nancy Alfaya

Jorge Olivera junto a su esposa Nancy Alfaya

AC- ¿Ves alguna brecha abierta para la democracia en Cuba a partir de este hecho?

JO– La democracia va llegar a Cuba algún día. Será un proceso lento cuya consolidación dependerá de muchos factores.

No creo que con Fidel vivo y Raúl Castro como presidente haya posibilidades de una apertura política en el mejor sentido del término.

Si las circunstancias obligan darán algunos pasos, pero siempre ajustados a sus intereses, que jamás coincidirán con el pluripartidismo y la legitimización del ejercicio de las libertades fundamentales.

Por otro lado, es evidente que la prioridad tanto para Estados Unidos como para la Unión Europa es incentivar los acuerdos económicos.

Los avances en los puntos neurálgicos de la agenda de negociaciones serán más discretos por no decir nulos, a juzgar por lo que está ocurriendo.

Siguen las detenciones arbitrarias, las condenas a prisión y los actos de repudio contra los activistas prodemocráticos.

Desde mi punto de vista, cabe la posibilidad de que en un futuro mediato se estructure un gobierno autoritario menos represivo y proclive a pactar la implantación gradual de un sistema que, en un plazo cuya duración no me atrevería a definir, desembocaría en una democracia.

AC- ¿Qué opinas de que ciudadanos como tú aún no tengan premiso para viajar al exterior?

JO-Ahí tienes un ejemplo de la falta de voluntad del actual gobierno en  abandonar su intransigencia.

En cuanto a esta pregunta tengo que decirte que no soy el único que padece este tipo de impedimento. A los 12 del Grupo de los 75 que nos negamos a marcharnos del país definitivamente, se nos niega viajar al exterior.

Para ello necesitamos un permiso especial, un indulto o que se decrete una amnistía. Las largas condenas carcelarias que nos impusieron en el 2003 se mantienen vigentes, aunque estemos en nuestras casas.

En mi caso no solo es impensable encontrarme con mis familiares que viven fuera del país. Desde el 2009 tengo una beca en la Universidad de Harvard que obtuve como escritor a propuesta del PEN Inglés, entidad de la cual soy miembro de honor desde que estaba en prisión.

AC- ¿Ves algún acercamiento de la población hacia la sociedad civil?

JO- En sentido general, el acercamiento está limitado por el miedo. Recuerda que el gobierno tiene un vasto arsenal de recursos para impedir que esto suceda. Actúa con un increíble nivel de impunidad. No tiene reparos en el uso de los métodos más rastreros para amedrentar a las personas que decidan sumarse al activismo contestatario.

A pesar de los sostenidos esfuerzos, no han podido eliminar el movimiento en su totalidad.

En un escenario de tales características, es inútil empeñarse en lograr un gran número de afiliados.

Hay que trazarse metas modestas y pensar en alternativas viables para captar prosélitos. Algunos líderes han hecho suyas esas premisas y han cosechado éxitos considerables.

AC- Para ti, ¿habrá un futuro democrático repentino, demorado o este será muy difícil de alcanzar en Cuba?

JO– Como te dije antes, no creo que la democracia pueda llegar a Cuba en un abrir y cerrar de ojos. A estas alturas de la historia no hay indicios de cambios medulares en el modelo actual que demuestren una intención democrática.

El futuro siempre es incierto. Solo se puede especular, hacer pronósticos que podrían estar lejos de un acercamiento preciso a los acontecimientos por venir.

En mi caso soy un poco escéptico, pero sin abandonar las perspectivas que me conllevaron a asumir los retos del periodismo independiente.

Al menos sigo poniendo mi granito de arena en la compleja realidad que nos ha tocado vivir.

Te confieso mi satisfacción por haber llegado a ser libre en los predios de una dictadura de corte totalitario.

Bastó la decisión de despojarme de las máscaras y domesticar mis temores. En 22 años he aprendido lo que es el sacrificio por una causa que considero justa.

Solo aspiro a vivir en una nación donde quepamos todos los cubanos sin exclusiones por motivos ideológicos y políticos, ni otras sinrazones que han provocado tantas ruinas y lágrimas.

Sobre el autor

Aimée Cabrera

Aimée Cabrera

Aimée de las Mercedes Cabrera es licenciada en Educación. En mayo de 2000 comenzó su labor como periodista independiente en Cuba, en la agencia Habana Press. Ha colaborado en diversos medios de prensa, como Cubanet, Misceláneas de Cuba y Primavera Digital. Su especialidad son los temas laborales. Actualmente reside en La Habana.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Kiko Arocha

Las deudas

Kiko Arocha

  Miró a su hermano menor con penetración, como miran los felinos, para decirle: —Te veo nervioso, suelta la botella que no va a pasar na. —Mira mi hermano, estoy

0 comentario Leer más
  Manuel Gayol Mecías

Fidel ha muerto

Manuel Gayol Mecías

  Las palabras y los muertos (Premio Internacional Mario Vargas Llosa, Universidad de Murcia, España, Seix Barral, 2007), del escritor cubano Amir Valle, trata sobre la muerte de Fidel Castro y los

0 comentario Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami