Neo Club Press Miami FL

José Martí y la mujer moderna: Crónica de un desencuentro

José Martí y la mujer moderna: Crónica de un desencuentro

José Martí y la mujer moderna: Crónica de un desencuentro
enero 28
16:46 2014

De la serie martiana de Pedro Ramón López

De la serie martiana de Pedro Ramón López

Las evidencias del conflicto que provocara la irrupción de José Martí en una sociedad moderna como la estadounidense, son numerosas. Para muestra su primera crónica, apenas llegar a Nueva York, cuando afirma satisfecho que al fin reside en un país donde cada individuo parece ser su propio dueño. No obstante, no podrá ocultar su desajuste funcional con respecto a un tipo de mujer protagonista de esa misma modernidad y que percibe fría, calculadora, independiente: demasiado viril. Mujeres que en definitiva aspiran a ser consideradas en pie de igualdad respecto a los hombres. De ahí su fuerte desilusión.

En su libro Mujer y modernidad en las crónicas de José Martí, Inés Guerrero Espejo resume en tres los tipos de mujeres que Martí concibe a su paso por la modernidad norteamericana y en el contacto con el componente femenino de ese país: la mujer “viril”, la mujer “singular” y la mujer “ángel del hogar”. El cubano, para quien el tema de las mujeres representaría un conflicto permanente, mostrará inequívocamente, por medio de su prosa periodística, plena identificación con este último tipo. Ello le llevará a criticar acerbamente a las mujeres de sociedades modernas como la francesa o la estadounidense, las cuales, según él, se han dejado contaminar por el “progreso” hasta el punto de que su “ser natural” se ha visto desfigurado por esa suerte de “influjo maligno” que las masculiniza y les demanda “brazos rudos para batallar”. Esta mortificación le acarreará, en el plano personal, toda una serie de desencuentros y equívocos que, a su vez, le provocarán infelicidad y fracasos. Como bien afirma Guerrero Espejo, “es Martí quien no ha logrado encontrar el ideal de mujer que triunfa en sus textos, ni en la mujer neoyorquina ni en su propia esposa”.

La actitud que asume Martí frente a la modernidad es dubitativa e incoherente. Su admiración por el progreso, junto a su profunda frustración por el lucro, el compás del mercado y la bolsa, el predominio de lo urbano y la deshumanización de la tecnología que anunciaban la quiebra de “las instituciones del espíritu”, lo demuestra.

Leyendo las crónicas periodísticas y notas personales de Martí, la interpretación es que rechaza que las mujeres se impliquen en política, siendo aún más importante su negativa a considerar el tema de los derechos de las mujeres como un asunto político. Resulta obvio que la fuerza de las ideas emanadas por la Ilustración y la influencia de las representaciones escatológicas del dinero y el mercado que abundan en el neotomismo español configuraron, en el imaginario martiano, una predisposición moral a la modernidad, de la cual tampoco escapó su concepción acerca del rol de la mujer en la sociedad. Para él las mujeres solamente debían aprender a ser esposas virtuosas, castas, tiernas, bellas e inteligentes, capaces de sustentar un hogar armonioso, evitando así la huída del marido. O sea, que su destino era convertirse en “ángeles del hogar” con el fin de preservar “lo femenino”, requisito indispensable para mantener la unidad de la familia.

La actitud que asume Martí frente a la modernidad es dubitativa e incoherente. Su admiración por el progreso, junto a su profunda frustración por el lucro, el compás del mercado y la bolsa, el predominio de lo urbano y la deshumanización de la tecnología que anunciaban la quiebra de “las instituciones del espíritu”, lo demuestra. Todo ello expresa precisamente “la marca de la modernidad”, o sea, la turbulencia que genera cualquier transición hacia una nueva era signada por otros valores y otros paradigmas. En el caso de Martí, considerado paladín del modernismo en la literatura, sobre todo gracias a sus crónicas periodísticas desde Nueva York, se aprecia una auténtica paradoja: el modernismo de su estilo narrativo y de su militancia política era a la vez su instrumento favorito de crítica y de resistencia a la modernidad.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Enrique Collazo

Enrique Collazo

Enrique Collazo es Licenciado en Historia por la Universidad de La Habana. Realizó estudios de Doctorado en la Universidad de Educación a Distancia de Madrid. Ha publicado libros sobre las cuestiones de la banca y el crédito en Cuba, tanto en la Isla como en España, y colaborado asiduamente en publicaciones como la revista Encuentro de la Cultura Cubana y su página web Encuentro en la Red, la Revista Hispano-Cubana, Cuadernos de Pensamiento Político e Islas, entre otras. Actualmente reside en Madrid.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Manuel Gayol Mecías

La exclusiva diferenciación de Lezama

Manuel Gayol Mecías

  Alguna vez dije —y no creo haber sido el primero— que la ideología de Lezama era la imaginación, y esta para él venía a ser la esencia de la

0 comentario Leer más
  Andrés Barca Jr.

En tiempos de cenizas viles

Andrés Barca Jr.

Regla, La Habana, 27 de noviembre de 2016   -Buenos días compañero Michael. -Buenos días Rigoberto. -Hoy, y hasta nueva orden, soy el compañero Rigoberto. Michael sonrió. El tabaco recién

0 comentario Leer más
  Orlando Fondevila

Permitidme

Orlando Fondevila

                Permitidme ser el poema del irrompible y tutelar secreto. Está en la estrella y no es la estrella. Está en la arboladura

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami