Neo Club Press Miami FL

José Agripino Barnet, el presidente fugaz

José Agripino Barnet, el presidente fugaz

diciembre 21
04:47 2012

BarnetJosé Agripino Barnet es uno de esos raros casos en la historia de la política cubana en los que conviven dos circunstancias límites: fue presidente de la Isla por apenas cinco meses y no nació en Cuba, sino en Barcelona.

Barnet fue presidente provisional de la República de Cuba desde el 11 de diciembre de 1935 hasta el 20 de mayo de 1936. Asumió tras la renuncia del presidente Carlos Mendieta, del cual había sido ministro. Lo sucedió en el “poder”, si alguna vez lo tuvo, Miguel Mariano Gómez.

Aquí vemos a Barnet retratado por Ash. Clic sobre la imagen.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Sussette Cordero

Fragmentos

Sussette Cordero

                  Abro los ojos y me rompo por el centro Abajo soy un ciempiés Arriba pienso todavía como bajar del caballo Cavilar

0 comentario Leer más
  Armando Añel

Ecos de La Habana

Armando Añel

                  en el mar la vida es más sabrosa y sobre los escombros de la ciudad transcurre el mar como una gran

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más