Neo Club Press Miami FL

José Martí ante el proyecto libertario cubano

 Lo último
  • La desesperación latinoamericana Guy Sorman es un notable pensador francés. Publicó recientemente un artículo en ABC de Madrid titulado “El futuro retrocede en América Latina”. Es un texto brillante y desesperado. Bienintencionado, pero desesperado. Viene...
  • La propiedad no es un robo. Es un derecho humano Ésta es una magnífica oportunidad de abordar el tema de la propiedad. La estructura de poder en Cuba, incluido Raúl Castro, sabe que se equivocó totalmente al suscribir el comunismo,...
  • José Martí ante el proyecto libertario cubano El Caribe es el resultado de un trauma histórico: La conquista. El arribo a la civilización y la implantación del estado y el derecho no fueron el resultado de un...
  • La fórmula israelí La idea central del Sionismo es el deseo y derecho de los judíos a regresar a sus tierras ancestrales, vivirlas y defenderlas. Los fundadores del restablecimiento del Estado de Israel...
  • CCCP. El imperio fallido Le han llamado el paseo que cambió al mundo. El entonces ministro de agricultura de la URSS, Mikhail Gorbachov, preocupado por la distancia entre credo y la realidad, había sido...

José Martí ante el proyecto libertario cubano

José Martí ante el proyecto libertario cubano
noviembre 04
01:32 2018

El Caribe es el resultado de un trauma histórico: La conquista. El arribo a la civilización y la implantación del estado y el derecho no fueron el resultado de un desarrollo autóctono sino una implantación violenta, a costa de la vida, y todos sus valores, de los nativos encontrados. Un estado y un derecho ajenos que tenían su origen en tiempos de antaño, allende los mares. Cuya misión era la conquista, el dominio, la explotación, el saqueo. Era un estado que lejos de procurar viabilizar la plenitud de cada individuo en particular, y de la sociedad en general, perseguía imponer la voluntad de la Metrópoli y sus clases dominantes, dado un sistema de derecho que consideraba el imperio de la ley como la cumbre de la justicia.

Se trató de una sociedad, un estado y un derecho de naturaleza vertical, que concentraban todos los poderes prácticamente en una sola persona. Situación que perduró, con pocas reformas, hasta la época de las guerras de independencia, a donde el ideario de la Revolución Francesa llegó coartado por el “Despotismo Ilustrado”–doctrina que pretendía frenar los aires libertarios de la Ilustración, de modo que la libertad, la igualdad y la fraternidad quedaran solo en los nuevos amos, la clase terrateniente criolla, nuestros patriotas, que lejos de liberar a los humildes consiguieron que la colonia sobreviviera en las repúblicas.

José Martí, futuro líder de la independencia y de la espiritualidad de la nación, la figura más relevante del periodo de transición del modernismo – que en América también significó la llegada de nuevos ideales artísticos–, a quien Rubén Darío llamaba Maestro, andaba por el mundo cargado de nostalgia, soñando la patria –¡vivir por Cuba en cuerpo y alma no es lo mismo que sobrevivir en Cuba en carne viva!– con la fuerza de un creador divino, y se lanzó, cargado de ideales, a entrelazar las ramas de los pinos nuevos[1] con los viejos robles a fin de hacer la que él llamara “la guerra necesaria” por la independencia de Cuba, como paso previo a la liberación de los cubanos. Apenas un niño en tiempos de la Guerra Grande, mientras más de doscientos cincuenta mil cubanos entregaban su vida a la causa por la independencia escribió ardientes manifiestos contra la tiranía colonial y hasta le lanzó una cáscara de naranja a un soldado español, por lo que fue encarcelado y escribió tras las rejas bellos versos y estremecedores relatos.

Cuando Martí llegó a Estados Unidos, le impresionaron el desarrollo económico y el sistema político existentes. No hacía mucho que Edison había brindado una nueva luz al mundo con su lámpara eléctrica; Graham Bell había conseguido trasmitir la voz humana a través del espacio y de los mares. Los estadounidenses eran hombres de diferentes razas, religiones y naciones, pero todos asumían un espíritu común vertebrado por un documento trascendental: la Constitución norteamericana. En The Hour de Nueva York, del 10 de julio de 1880, expresó: “Estoy, al fin, en un país donde cada uno parece ser su propio dueño. Se puede respirar libremente, por ser aquí la libertad fundamento, escudo, esencia de la vida […] Nunca sentí sorpresa en ningún país del mundo que visité. Aquí quedé sorprendido […]”[2]

Martí vivió la mayor parte de su vida en New York, en momentos que la ciudad conformaba una nueva visión de sociabilidad, de existencia común, donde el individuo era el protagonista a partir de su plenitud, de su trascendencia. Época de la expansión y concentración económica y, paradójicamente, periodo en que se promulgan las primeras leyes antimonopolio. Fue el periodo más fecundo de su existencia. Allí escribió: “Haremos los cubanos una revolución por el derecho, por la persona del hombre y su derecho total, que es lo único que justifica el sacrificio a que se convida a todo un pueblo.”[3] “O la república tiene por base el carácter entero de cada uno de sus hijos, el hábito de trabajar con sus manos y pensar por sí propio, el ejercicio íntegro de sí y el respeto, como de honor de familia, al ejercicio íntegro de los demás; la pasión, en fin, por el decoro del hombre, o la república no vale una lágrima de nuestras mujeres ni una sola gota de sangre de nuestros bravos. Para verdades trabajamos, y no para sueños”.[4] “Que cada opinión esté representada en el gobierno… que no se vea obligada a ser la oposición … ni influir en el gobierno como enemiga obligada, y por residencia, sino de cerca, con su opinión diaria, y por derecho reconocido. Garantía para todos. Poder para todos”.[5]

José Martí, consiente de “que la tiranía es una misma en sus variables formas”[6], que el gobierno debe ser la mayor reflexión sobre la imperfecta naturaleza humana”[7], viendo el sable en el puño de los militares y las órdenes brotando, como fallos inapelables, de sus discursos políticos, había escrito a Máximo Gómez: “No se funda un pueblo, General, como se manda un campamento”[8]. Y más adelante: “Gobierno no es sino la dirección de las fuerzas nacionales de manera que la persona humana pueda cumplir dignamente sus fines”.[9] El 5 de mayo de 1895, catorce días antes de caer en combate, dijo en tono herido, al ver cómo Gómez y Maceo hablaban a solas, bajito, a sus espaldas: “¡Va a caer la noche sobre Cuba!”[10]

“Juntarse es la palabra de orden”, exhortó el poeta y periodista a los patriotas cubanos, cuando los convocaba a la guerra de 1895. Juntarse es acercarse, arrimarse, acompañarse de alguien en el andar… Permite en consecuencia la autonomía de cada elemento. Por eso, el Partido Revolucionario Cubano, que fundara para organizar la “guerra necesaria”, estaba constituido por “clubes independientes”. Sin embargo, históricamente los lideres cubanos, desde Gómez y Maceo hasta Fidel Castro, han interpretado la palabra “juntarse” en el Maestro de modo restrictivo, significando solo una de sus acepciones: “unidad”. Según la Real Academia de la Lengua Española, “unidad” significa propiedad de todo ser, en virtud de la cual no se puede dividir. Singularidad en número. Conformidad en la que solo hay un asunto. Lazo de unión en todo lo que ocurre. En consecuencia, el “juntarse” de José Martí no es la “unidad” que procuran y que tan bien ha convenido a los sucesivos dictadores de la Perla de las Antillas. La unidad que han procurado los revolucionarios cubanos no nos ha permitido alcanzar el proyecto libertario de Martí.

Significativamente, los Padres Fundadores de la Constitución Norteamericana defendieron la diversidad y el derecho de las minorías a ser tratados y triunfaron. Martí “creyó que la guerra era la paz del futuro”. Desde el exilio veía la independencia de Cuba como el objetivo inmediato y los sacrificios de la guerra como un proceso de purificación, donde todas las miserias y conceptos equivocados serían sanados. De nada vale la independencia de Cuba sin la liberación de los cubanos. La unidad política de todos los elementos ignora el peligro de que cuando la “unidad” adquiere forma de gobierno, al presuponer un mando centralizado, obediencia ciega, el sometimiento a una idea única, limita contornos, fija posiciones dogmáticas, no admite discrepancias y, a fin de cuentas, elimina la palabra libertad, el respeto a la diversidad y a las minorías.

La diversidad, por el contrario jamás define bordes, no completa las ideas para siempre volver a ellas con nuevos bríos, porque es de pensamiento abierto. El respeto a las minorías significa darle a un elemento el valor del todo, oponerse a la dictadura de la mayoría, porque el bien supremo es la persona humana, su dignidad, su plenitud, no la el poder. De ahí el hecho trascendente de que los funcionarios en Norteamérica sean considerados meros “servidores públicos”, mientras en los países de la que Martí llamara “Nuestra América” se les identifica con el ejercicio del poder.

José Martí tenía un ideal, no un sistema filosófico. Tener un ideario no significa tener un sistema de pensamiento, una clara concepción del Estado y el derecho para una Cuba futura. Le faltó, además, el marco apropiado: un “pacto social” propio de la Era Moderna, que se erigiera en asamblea constituyente donde se consagraran, como ley primera, los derechos fundamentales del ciudadano y se establecieran las competencias de los órganos de gobierno, como sí lo pudo hacer Ignacio Agramonte en Guáimaro. Y, en su defecto, se encontró en La Mejorana con un Máximo Gómez y un Antonio Maceo que pretendían mando vertical para una revolución que andando el tiempo ha devenido en sucesivos gobiernos dictatoriales.

Si bien es cierto que encontró un novedoso discurso político, Martí lo concretó en un lenguaje metafórico capaz de ser utilizado por unos y por otros, lo cual lo aleja del necesario lenguaje racional que requiere el derecho político a la hora de fundar las instituciones que le permitan al individuo su plenitud en armonía con la sociedad. No basta un ideario, es necesario un sistema. En un artículo publicado en la revista Vuelta en 1986, Enrico Mario Santí mencionaba “el carácter ambiguo, literario y, por tanto, abierto, de la prosa de Martí”, lo que según él “explica, al menos en parte, el por qué su obra se lee, entre nosotros, un poco como la Biblia: es todo para todos. Fijémonos en que ese carácter ambiguo y literario parece clausurar las posibilidades de arribar a cualquier lectura conclusiva del texto martiano. El ejemplo de los Estados Unidos es revelador porque trae a la palestra el problema de los debates en torno a Martí: se lo usa como arma para atacar y defender a la nación norteamericana. Aquello que cierra las posibilidades interpretativas, las mantiene abiertas”.

De modo que una de las grandes virtudes de José Martí, paradójicamente, puede haber sido una de las causas del fracaso de su proyecto libertario: su lenguaje poético. Es decir, su discurso político está cargado de metáforas. Y la metáfora ilumina el camino, pero no hace el sendero. Las ideas deben concretarse en resultados.

En 1959 el pueblo cubano creía haber triunfado en una Revolución que llenó de esperanzas al mundo. Sin embargo, el castrismo copió la concepción soviética del estado y del derecho, el cual tenía su base en el Estado Ruso de principios de siglo XX. Un estado feudal cuando ya Occidente se despedía de la modernidad. El castrismo hizo consagrar en su Constitución, en su Artículo 5, que la ley suprema es el Partido Comunista (por tanto, científicamente, la constitución cubana no es una constitución), lo que ha hecho que Estado, gobierno y sociedad sean dirigidos por una doctrina que se ha creído la verdad del mundo.

Así las cosas Cuba nunca ha tenido una concepción autóctona de lo que debería ser el estado y el derecho. Cuba necesita, de cara al siglo XXI, un discurso auténtico. Instituciones y aptitud intelectual que nos permitan viabilizar la plenitud de cada ciudadano en particular y de la sociedad en general. Es necesario estar a la altura de las circunstancias. Ese es el reto para este tercer milenio.

[1] José Martí llamo, en uno de sus discursos, pinos nuevos, a las nuevas generaciones de revolucionarios que lucharían por la independencia de Cuba contra el colonialismo español.

[2] José Martí, Obras completas, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1975, t. 19, p. 106 – 107

[3] Roberto Agramonte. Ob. Cit.

[4] José Martí. Discurso pronunciado en la ciudad de Tampa, el día 26 de noviembre de 1891.

[5] José Martí. Fragmentos de apuntes. Nueva York (entre 1885 y 1895). Obras Completas. Tomo 22. Páginas 108 a 109

[6] Carlos Ripoll. José Martí, Letras y huellas desconocidas. Peg. 97, Elise Torres & Sons. New York. 1976.

[7] Madison. Ensayo 51. El Federalista.

[8] José Martí. Carta al General Máximo Gómez de fecha 20 de octubre de 1884.

[9] José Martí. Artículo “La próxima exposición de New Orleans.” La América. Nueva York, mayo de 1884. Tomo 8. Página 369.

[10] Roberto D Agramonte. Martí y su concepción de la sociedad. Editorial de la Universidad de Puerto Rico. 1984. Tomo 2, Pág. 97.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Faisel Iglesias

Faisel Iglesias

Faisel Iglesias (Pilotos, Pinar del Río, 1953) es graduado de Derecho en la Universidad de La Habana. Ha publicado las novelas 'El olor de la tierra' (2006) y 'Qué bueno baila usted' (2009), así como el ensayo 'El soberano es el ciudadano' (2017) y artículos periodísticos en varios países. Fundador de la Corriente Agramontista, en 2015 participó en el Congreso Mundial de Elites y Jefes de Estado, en la Universidad de Salamanca, con su ponencia 'Por una nueva concepción del Estado y el Derecho cubanos ante la posmodernidad'. En 2016 fue elegido coordinador de la Comisión Jurídica del Encuentro Nacional Cubano. Reside en Puerto Rico.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento)

José Hugo Fernández

Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,

Leer más
  Luis de la Paz

En los tiempos difíciles de Heberto Padilla

Luis de la Paz

    En una remotísima tarde de verano, sería el año 71, o tal vez el 72, el escritor José Abreu Felippe, a quien tanto le debo, me mostró un

Leer más
  Alcides Herrera

No me hables más

Alcides Herrera

                  El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami