Neo Club Press Miami FL

José Martí, arte y estética

José Martí, arte y estética

José Martí, arte y estética
marzo 18
14:30 2014

La voluntad ética de José Martí afectó su temperamento artístico. La zona más revisada de su pensamiento es, precisamente, la que determina su concepción artística. No voy, por lo tanto, a pormenorizar aquí, sino a apuntar algunas generalidades.

Martí visitó con mayor o menor fortuna toda la gama del quehacer literario. Fue poeta, dramaturgo –en prosa y en verso–, novelista, periodista, ensayista, crítico, etcétera. Manejaba una prosa singularísima, lejos de toda prescripción estética, al margen de capillas literarias. También poseía una asombrosa cultura, una enorme información y una moderada imaginación. Ahora bien, todo eso conjugado solo logra un gran cronista y un buen poeta. En lo demás, falla. Martí resulta pobre como novelista y más pobre aún como dramaturgo.

La debilidad del Martí creador se asienta, como es obvio, en su absoluta subordinación a los valores éticos. Martí supedita lo bello a lo bueno y lo feo a lo malo. Es, en todo momento, un escritor radicalmente comprometido. Lo mismo cuando funge de novelista –género al cual desdeñó por lo que tiene de mimético– que cuando intenta obra dramática, utiliza la letra más como pretexto que como texto. El teatro le sirve para ensalzar el amor a la patria o a la virtud; la novela para subrayar los aspectos venerables del hombre. Aun hasta la crítica pictórica –que es un mundo a propósito de forma y colores– está teñida de un profundo eticismo: a veces parece que el asunto es lo que más interesa a Martí de los cuadros.

Fragmento del libro “Cuba: claves para una conciencia en crisis”, publicado por la Editorial Playor en 1982.

Cuando vierte al español una novela norteamericana –no olvidemos que traducir es una forma de crear–, lo hace pensando en lo que de positivo traerá a los mexicanos conocer la anécdota californiana que cuenta la obra. Todo lo literario aparece sujeto a las prioridades que le dicta la ética. Es en verso –por todo lo que el verso tiene de espontáneo, especialmente en Martí– donde menos pesan las cuestiones éticas, pero no del todo se libra su poesía del rigor de su eticismo.

En torno al Martí poeta hay una vieja disputa entre los que le consideran modernista, o precursor del Modernismo, y los que le suponen al margen de esa corriente literaria. Por muchas razones, pero básicamente por lo apuntado, creo que Martí nada tiene que ver con el Modernismo. No es este el lugar de entrar a fondo en la cuestión –y ni siquiera creo que valga la pena–, pero no está de más mencionarla. En primer lugar, la presunción de que Martí encuadrara sus ideas estéticas dentro de un marco preciso de referencia, sería tanto como quebrar su básica estructura mental. La vaguedad que informa el pensamiento político-filosófico, o su idea de patria, o su idea religiosa, toca el mundo de sus concepciones estéticas.

Esta vaguedad –insisto– no es un defecto, sino la consecuencia de subordinar su pensamiento a una estructura de valores y, también, una toma de conciencia muy definida frente a eso tan misterioso y escurridizo que es el fenómeno humano.

Sobre el autor

Carlos Alberto Montaner

Carlos Alberto Montaner

Carlos Alberto Montaner ( La Habana, 1943). Escritor y periodista. Ha publicado alrededor de treinta libros, varios traducidos al inglés, el portugués, el ruso y el italiano, entre ellos las novelas "La mujer del coronel", "Otra vez adiós" y "Tiempo de canallas". La revista Poder lo ha calificado como uno de los columnistas más importantes en lengua española, y en 2012 Foreign Policy lo eligió como uno de los 50 intelectuales más influyentes de Iberoamérica. Reside entre Madrid y Miami.

Artículos relacionados

2 comentarios

  1. Arredondo
    Arredondo marzo 21, 14:16

    estetica que cede ante la etica no es otra cosa que metrica. Muy instructivo esto de CAM, gracias

  2. Callejas
    Callejas marzo 21, 21:43

    No lo afecto; Marti ante todo es un asceta moral, un entrenador de la mejora humana, que necesita explicitase estéticamente.

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más
  Juan Carlos Recio

Para desalmar un cadáver

Juan Carlos Recio

                Si no estás dispuesto a perdonar y todo lo que das es sombras cómo pudieras ser el amado cómo irías hasta el

0 comentario Leer más
  Luis Jiménez Hernández

En primera persona

Luis Jiménez Hernández

                no escribo versos en primera persona, ser decadentes es un oficio cruel como el de jugar a ser Dios. Pero hoy escribiré

1 comentario Leer más

Festival Vista Miami