Neo Club Press Miami FL

José Martí, Estados Unidos y la ingratitud cubana

 Lo último
  • El perro de las dos gandingas Es difícil ser indiferente ante el recuerdo de las posadas. Lo es al menos para todo habanero que tuviese más de 16 años en alguna de las últimas décadas del...
  • Cuba, la isla que quiso ser continente Un cuadro de la pintora Sandra Ramos —La isla que soñaba con ser continente— refleja mejor que cien cuartillas minuciosamente manuscritas la dimensión de lo cubano en algunas de sus...
  • Corporativismo monopolista y ley de hierro oligárquica Desde la toma del poder por el fascismo en Italia, la economía de ese país devino economía planificada y cerrada con vistas a la guerra. El Duce se inspiró en...
  • El totalitarismo, notas al margen El totalitarismo es una revolución permanente animada por una voluntad cuyo radicalismo es tal que podría definirse como satánica. Digo esto porque su máxima intención pasa por re-crear el mundo...
  • Una apuesta factible Contrasta grandemente la actitud que hasta ahora ha asumido el poder cubano tras la contundente declaración de Donald Trump del 16 de junio en Miami. Sabemos que Raúl Castro no...

José Martí, Estados Unidos y la ingratitud cubana

José Martí, Estados Unidos y la ingratitud cubana
Enero 28
10:42 2016

 

Se cumple un aniversario más del nacimiento de José Martí, poeta y apóstol de la independencia de Cuba, considerado por la historiografía oficial y la cultura popular el más grande de todos los cubanos. Y cómo olvidar lo que escribió poco antes de partir a morir, en carta emocionada a Manuel Mercado. Aquello de “impedir a tiempo, con la independencia de Cuba, que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América”.

Cómo olvidarlo, ciertamente, porque finalmente Estados Unidos nunca cayó como una fuerza más. Los que nos dejamos caer fuertemente por acá fuimos nosotros, los cubanos. En cualquier caso, en líneas generales, hay que reconocer que Washington nunca ha querido –porque por supuesto, si hubiese querido hubiera podido— desarbolar el castrismo. ¿Por qué?

No se trata de entrar en disquisiciones geoestratégicas o teorías conspirativas para responder a esta pregunta. Tampoco éste pretende ser un ensayo de fondo sobre el tema sino, más bien, una nota a propósito de lo que podríamos llamar “la razón sentimental” que explicaría dicho retraimiento, partiendo de la célebre carta a Manuel Mercado. Una nota al margen centrada no ya en lo que suele citarse como “la razón oficial” estadounidense –el temor a un éxodo tras un estallido social en Cuba y el consiguiente derrumbe del régimen, o a la posterior formación de un narcoestado a solo noventa millas de sus costas–, sino en el sentimiento que la impulsaría, inconscientemente quizá.

En pocas palabras: Estados Unidos no ha liberado a Cuba porque ya lo hizo una vez y, en lugar de agradecérselo, los cubanos convirtieron a la mayor de las Antillas en el faro del antiamericanismo continental, si no mundial. Como quería Martí. ¿Qué sentido tiene librar a la mujer de la paliza que le propina su marido si ésta poco después, en “pago generoso”, nos denuncia a la policía? Los “americanos” son prácticos y, claro está, como cualquier hijo de vecino le huyen a la gente problemática y malagradecida. Nada más desestimulante que una cultura ingrata y acomplejada.

Supuestamente, según el autor de los zapaticos de rosa, había que impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extendieran por las Antillas los Estados Unidos y cayeran, “con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América”. Pero dígase lo que se diga, cuando en 1898 Estados Unidos intervino en la guerra hispano-cubana libró a los independentistas, a todos los cubanos, de un desangramiento interminable. De hecho, ya habían solicitado su presencia, por activa o por pasiva, numerosas figuras históricas –esas a las que el nacionalismo insular suele llamar patriotas o fundadores de la nación–, desde el mismísimo “Padre de la Patria”, Carlos Manuel de Céspedes, pasando por Ignacio Agramonte, hasta el generalísimo Máximo Gómez (omito decenas de nombres ilustres para no perdernos en enumeraciones caóticas), circunstancia que la historiografía oficial cubana esconde ladinamente.

Pero no solo intervino Estados Unidos, sino que además puso a funcionar a un país devastado por la guerra. Construyó escuelas y carreteras, distribuyó becas, erradicó enfermedades (el Plan de Saneamiento de la Isla), otorgó rebajas arancelarias a los productos cubanos, montó el sistema de drenaje y alcantarillado, garantizó la paz… En “agradecimiento”, Cuba desarrolló a continuación una de las culturas más antiamericanas del continente (más “antiimperialistas”, dirían sus sostenedores), cuyo colofón, la llamada “revolución cubana”, se define a sí misma en oposición al vecino del norte. Muchos de nuestros compatriotas, en una suerte de éxtasis de ingratitud, solo se acuerdan del episodio de la intervención estadounidense para culpar a los americanos de haberle querido robar a Finlay el descubrimiento del mosquito que provocaba la fiebre amarilla.

Basta con verlo aquí mismo, en Miami, donde cada vez más cubanos despotrican contra Estados Unidos, el generoso país que los acoge. “Que ponga el muerto otro”, pensarán –o más probablemente: sentirán— los americanos. Sobre todo porque ya pusieron el muerto una vez y han comprobado por sí mismos cómo caímos, como una fuerza más, sobre todo lo que este gran país significa.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Félix Luis Viera

Un loco sí puede (fragmento)

Félix Luis Viera

                                                            25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez

1 comentario Leer más
  María Eugenia Caseiro

El presentador

María Eugenia Caseiro

A mi hermana Karin Aldrey, que acostumbra dirigirse al Mundo –Señoras y señores… –dice el hombre y se interrumpe. Lleva prendida en el guargüero la grotesca sequedad que intenta resolver

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

¿Será eterno el adiós de Labrador Ruiz?

José Hugo Fernández

Muerto en Miami, en 1991, a los 89 años de edad, el escritor Enrique Labrador Ruiz es distinguible aún hoy entre lo más avanzado de la moderna narrativa cubana. Sin

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami