Neo Club Press Miami FL

José Martí y el primer avión cubano

 Lo último
  • Estados Unidos y las revoluciones cubanas Contrasta el cómo nuestros ancestros recibieron las respectivas campañas periodísticas de los grandes medios americanos ante la primera y la última revolución cubana. En enero de 1869, cuando estos medios...
  • Sesenta años después de la borrachera El primero de enero de 1959 Fulgencio Batista huyó de Cuba y se inició la revolución cubana. Hace seis décadas de esa fecha nefasta. Nos reunimos un grupo de muchachos....
  • Navidades a la Vista   La Navidad, probablemente la celebración más importante del Occidente civilizado, conmemora el nacimiento de Jesucristo, hijo de Dios, en Belén. Tiene lugar el 25 de diciembre de cada año...
  • ¿Cómo y cuándo terminará el experimento cubano de Fidel Alejandro Magno? El 1 de enero de 2019 se cumplen 60 años de iniciada la Revolución Cubana. ¿Hasta cuándo durará ese engendro? El viernes 7 de diciembre de 2018, D. Luis Almagro,...
  • La desesperación latinoamericana Guy Sorman es un notable pensador francés. Publicó recientemente un artículo en ABC de Madrid titulado “El futuro retrocede en América Latina”. Es un texto brillante y desesperado. Bienintencionado, pero desesperado. Viene...

José Martí y el primer avión cubano

Dibujo del irrealizado proyecto mambí de construir un avión de combate. Su inventor, el cubano Arturo Comas, lo denominaba “velocípedo aéreo” (Fotocopia del dibujo original, archivo personal ARZ).

José Martí y el primer avión cubano
enero 07
19:47 2017

 

La inventiva militar de los independentistas cubanos en la gesta contra el colonialismo español (1868-1898) fue inagotable: cañones de cuero y madera, minas, torpedos, todo tipo de innovaciones y artefactos, que en muchos casos fueron aplicados en combate. El más extraordinario de los proyectos para fabricar armas abarcó incluso el campo de la aeronáutica. Del audaz intelecto del científico cubano Arturo Comas, agrónomo, periodista, poeta y patriota conspirador, nació la idea de construir una especie de avión de bombardero en una época de ascensiones en globo. Eran los años iniciales de los experimentos aerodinámicos de los hermanos Wright[1].

Según consta en su carta del 25 de marzo de 1893, Comas propuso a José Martí la utilización de su asombroso “velocípedo aéreo” para fines bélicos[2]. Su intención más profunda era crear una fuerza aérea mambisa.

En las lomas de Bejucal había probado sus primeros aparatos aéreos, inspirado quizás en los planeadores de Sir John Cayley. Su modelo de avión consistía en un monoplano de acero y aluminio, con capacidad para remontar al espacio a un piloto mambí, capaz de lanzar una “lluvia de bombas” sobre las tropas y campamentos españoles. En contestación a su carta, Comas recibió una respuesta negativa de la Junta Revolucionaria, por parte de Félix Iznaga, secretario de Martí, por lo que se frustró la construcción de su aeroplano. Se desconoce si Martí leyó la carta del inventor, probablemente sí, porque solía hacerlo con toda la documentación que recibía, incluyendo las iniciativas militares secretas. Si la leyó, debió someter la propuesta a sus consejeros. Lo cierto es que en esos momentos no era posible desviar los escasos fondos disponibles para costear una empresa tan novedosa sin la certeza de poder aplicar el invento en la guerra que se avecinaba. En 1896, exiliado en Estados Unidos, Comas somete sus ideas a Washington, que también las descarta.

Sin duda, Comas no pudo cristalizar sus sueños aeronáuticos. Pero de su nombre se hablará siempre por su condición de precursor de la aviación de bombardeo que veinticuatro años más tarde, a partir de la Primera Guerra Mundial, hizo su aparición en los campos de batalla de Europa.

Este hijo del pueblo de Bejucal, Arturo Norberto Amancio Comas y Pons, nacido el 5 de junio de 1865, en el seno de una familia de clase media, fundó en su juventud un periódico insurgente, El Bejucaleño, que provocó su deportación a México. Como literato fue autor del libro Cien poesías. Después de la guerra trabajó como profesor de agronomía en Colón, Matanzas; creó un pluviómetro, realizó experimentos con abonos líquidos e instaló un observatorio astronómico en el instituto de agronomía. Es una fascinante vida por investigar. Falleció en Colón el 22 de agosto de 1948, a la edad de 83 años.

Un modesto busto de bronce, colocado en el parque Maceo de su Bejucal natal, recuerda a este gran prohombre cubano.

[1] Los hermanos Wilbur y Orville Wright, oriundos de Indiana, EE.UU., eran fabricantes de bicicletas. En la década de 1890 comenzaron a interesarse por la aviación. Hasta finales de siglo no probaron con éxito sus primeros prototipos. Parece que en 1903 realizaron el primer vuelo con motor de la historia, aunque no registraron la patente del primer aeroplano hasta el 22 de mayo de 1908.

[2] Los planos y la carta enviados a Martí se conservan actualmente en el Museo Histórico de Bejucal, un pueblo de las afueras de La Habana.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Antonio Ramos Zúñiga

Antonio Ramos Zúñiga

Antonio Ramos Zúñiga es un periodista freelance, además de dedicarse a la arquitectura, la fotografía de viajes y la historia del arte. Actualmente investiga el patrimonio cultural de México, donde reside. Es miembro de la Asociación de Amigos de los Castillos de Puerto Rico y de la junta de editores de la revista Herencia, en Estados Unidos. Ha publicado en periódicos y revistas de varios países y recibido premios por sus trabajos. Es autor de "La ciudad de los castillos" (2006) y de las novelas "Cornatel, el secreto español" (2014) y "Bonos chinos. Todo se sabe en la vida" (2015).

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento)

José Hugo Fernández

Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,

Leer más
  Luis de la Paz

En los tiempos difíciles de Heberto Padilla

Luis de la Paz

    En una remotísima tarde de verano, sería el año 71, o tal vez el 72, el escritor José Abreu Felippe, a quien tanto le debo, me mostró un

Leer más
  Alcides Herrera

No me hables más

Alcides Herrera

                  El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami