Neo Club Press Miami FL

José Martí y el primer avión cubano

 Lo último
  • El laicismo es imprescindible para la ciencia En su ensayo Why religion is not going away and science will not destroy it, publicado en la revista digital Aeon, el académico australiano Peter Harrison trata de convencernos de...
  • La codificación del embargo contra la tiranía En octubre de 1992, unas pocas semanas antes de ser electo al Congreso de Estados Unidos, el Presidente George H.W. Bush firmó la Cuban Democracy Act (o la “Ley Torricelli”,...
  • ¡Dejen en paz las tumbas, las estatuas y los nombres de las calles! Leo en Infobae que unos indios mapuches apearon de su pedestal un busto de José de San Martín en Argentina y lo lapidaron a ladrillazos hasta desfigurarle el rostro marmóreo. No era...
  • Che Guevara, espantosa mercancía El derecho de ser libre (no el suyo sino el ajeno) era una de las grandes fobias que padecía el Che Guevara. El deseo de libertad lo entendía y condenaba...
  • Delincuencia y revoluciones El 26 de junio de 1907, en Tiflis, capital de Georgia –llamada Tbilisi por los georgianos modernos–, de acuerdo con la versión bolchevique se llevó a cabo lo que ellos...

José Martí y el primer avión cubano

Dibujo del irrealizado proyecto mambí de construir un avión de combate. Su inventor, el cubano Arturo Comas, lo denominaba “velocípedo aéreo” (Fotocopia del dibujo original, archivo personal ARZ).

José Martí y el primer avión cubano
enero 07
19:47 2017

 

La inventiva militar de los independentistas cubanos en la gesta contra el colonialismo español (1868-1898) fue inagotable: cañones de cuero y madera, minas, torpedos, todo tipo de innovaciones y artefactos, que en muchos casos fueron aplicados en combate. El más extraordinario de los proyectos para fabricar armas abarcó incluso el campo de la aeronáutica. Del audaz intelecto del científico cubano Arturo Comas, agrónomo, periodista, poeta y patriota conspirador, nació la idea de construir una especie de avión de bombardero en una época de ascensiones en globo. Eran los años iniciales de los experimentos aerodinámicos de los hermanos Wright[1].

Según consta en su carta del 25 de marzo de 1893, Comas propuso a José Martí la utilización de su asombroso “velocípedo aéreo” para fines bélicos[2]. Su intención más profunda era crear una fuerza aérea mambisa.

En las lomas de Bejucal había probado sus primeros aparatos aéreos, inspirado quizás en los planeadores de Sir John Cayley. Su modelo de avión consistía en un monoplano de acero y aluminio, con capacidad para remontar al espacio a un piloto mambí, capaz de lanzar una “lluvia de bombas” sobre las tropas y campamentos españoles. En contestación a su carta, Comas recibió una respuesta negativa de la Junta Revolucionaria, por parte de Félix Iznaga, secretario de Martí, por lo que se frustró la construcción de su aeroplano. Se desconoce si Martí leyó la carta del inventor, probablemente sí, porque solía hacerlo con toda la documentación que recibía, incluyendo las iniciativas militares secretas. Si la leyó, debió someter la propuesta a sus consejeros. Lo cierto es que en esos momentos no era posible desviar los escasos fondos disponibles para costear una empresa tan novedosa sin la certeza de poder aplicar el invento en la guerra que se avecinaba. En 1896, exiliado en Estados Unidos, Comas somete sus ideas a Washington, que también las descarta.

Sin duda, Comas no pudo cristalizar sus sueños aeronáuticos. Pero de su nombre se hablará siempre por su condición de precursor de la aviación de bombardeo que veinticuatro años más tarde, a partir de la Primera Guerra Mundial, hizo su aparición en los campos de batalla de Europa.

Este hijo del pueblo de Bejucal, Arturo Norberto Amancio Comas y Pons, nacido el 5 de junio de 1865, en el seno de una familia de clase media, fundó en su juventud un periódico insurgente, El Bejucaleño, que provocó su deportación a México. Como literato fue autor del libro Cien poesías. Después de la guerra trabajó como profesor de agronomía en Colón, Matanzas; creó un pluviómetro, realizó experimentos con abonos líquidos e instaló un observatorio astronómico en el instituto de agronomía. Es una fascinante vida por investigar. Falleció en Colón el 22 de agosto de 1948, a la edad de 83 años.

Un modesto busto de bronce, colocado en el parque Maceo de su Bejucal natal, recuerda a este gran prohombre cubano.

[1] Los hermanos Wilbur y Orville Wright, oriundos de Indiana, EE.UU., eran fabricantes de bicicletas. En la década de 1890 comenzaron a interesarse por la aviación. Hasta finales de siglo no probaron con éxito sus primeros prototipos. Parece que en 1903 realizaron el primer vuelo con motor de la historia, aunque no registraron la patente del primer aeroplano hasta el 22 de mayo de 1908.

[2] Los planos y la carta enviados a Martí se conservan actualmente en el Museo Histórico de Bejucal, un pueblo de las afueras de La Habana.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Antonio Ramos Zúñiga

Antonio Ramos Zúñiga

Antonio Ramos Zúñiga es un periodista freelance, además de dedicarse a la arquitectura, la fotografía de viajes y la historia del arte. Actualmente investiga el patrimonio cultural de México, donde reside. Es miembro de la Asociación de Amigos de los Castillos de Puerto Rico y de la junta de editores de la revista Herencia, en Estados Unidos. Ha publicado en periódicos y revistas de varios países y recibido premios por sus trabajos. Es autor de "La ciudad de los castillos" (2006) y de las novelas "Cornatel, el secreto español" (2014) y "Bonos chinos. Todo se sabe en la vida" (2015).

Artículos relacionados

2 comentarios

  1. Odette
    Odette enero 14, 09:08

    Soy nacida en Bejucal y me enorgullezco de mis raices. Admiro el trabajo de investigación histórico y me veo identificada con la historia de mi pueblo natal. No me es ajena esta historia. No olvido a la maestra de primaria enseñando en el museo municipal la historia de Marti y Comas Pons.

  2. Odette
    Odette enero 14, 09:13

    Soy de Bejucal orgullosa de mi historia natal. Conocía de este hecho y me conmueve la historia. Bejucal es un pueblo pequeño pero muy culto.

Escriba un comentario

Presentación del libro “EL PRESIDENTE”, de Carlos Alberto Montaner

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Relajo y olvido

José Hugo Fernández

Hace algunos años, el poeta Ramón Fernández Larrea escribió más de doscientas columnas destinadas a calibrar hechos y personajes de la historia y de la cultura cubana, o pasajes sobre

Leer más
  Frank Castell

José Martí me escucha mientras llueve

Frank Castell

Dos patrias tengo yo: Cuba y la noche. José Martí                 Difícil, José, arrojar el tiempo montaña abajo y luego descender como si

Leer más
  Delio Regueral

El Punto Nemo

Delio Regueral

Ya sé que no soy incomprendido, lo supe al descubrirme donde se abandona un incomprensor, perdí mucho tiempo en esa etapa. El tiempo, lo único irrecuperable: a él no le

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami