Neo Club Press Miami FL

Juan Carlos Flores, in memóriam

 Lo último
  • Un valioso encuentro: Escritores del exilio y la diáspora Un meritorio encuentro literario se realizaría la noche del pasado sábado en la céntrica y siempre concurrida Art Emporium Gallery, dirigida por la profesora de Historia del Arte y artista...
  • Siempre ‘Polito’ Confieso que no pude conocerlo, pero a través de su hermana, mi gran colegamiga Vivian Pérez —directora de Art Emporium Gallery, artista plástica y profesora universitaria— y de los medios,...
  • Fugas, una colección de la diáspora cubana Dedicada exclusivamente a los autores cubanos de la diáspora, llega a la Feria del Libro de Miami la Colección Fugas, proyecto editorial independiente cuya sede principal se encuentra en Miami...
  • Pen Club de escritores recibe las llaves de Miami El ayuntamiento de la ciudad de Miami y su alcalde, Tomás Regalado, entregarán las llaves de la ciudad al Pen Club de Escritores Cubanos en el Exilio. El próximo lunes...
  • Un solar llamado Facebook El 20 de octubre pasado tuvo lugar el lanzamiento del libro Meditaciones de Cantinflas o el intérprete digital en la Sociedad del Disparate, del escritor Armando Añel, en el encuentro...

Juan Carlos Flores, in memóriam

Juan Carlos Flores, in memóriam
septiembre 16
10:50 2016

 

Se suicidó el poeta Juan Carlos Flores. Se ahorcó en el balcón de su apartamento en el reparto Alamar. Un barrio tan deprimente que da ganas de simplificar el último trámite y mudarse para el más allá. Quedó colgado a la vista de los vecinos. Como para que a nadie se le olvide que morir por la patria no es vivir cuando se trata de una muerte en vida, lenta y dolorosa, entre el asco y el tedio de un entorno hostil.

Juan Carlos vivía solo, quizás sin haberse repuesto del golpe del divorcio. Se entretenía cazando los fantasmas que lo atormentaban, pero no como se caza a los pokemons, sino con una escopeta virtual de poesía y desencanto, a la que el tiro le salía a veces por la culata. El poeta padecía de serios trastornos psiquiátricos, es verdad, pero estos se agravaban en medio de un sistema que potencia todas las angustias y desesperanzas, más el deseo de acabar la comedia de una vez haciendo mutis por el escenario mismo.

Él escogió, teatralmente, el balcón de su sórdido apartamento. Fue su última performance. Descanse en paz.

Sobre el autor

Nicolás Águila

Nicolás Águila

Periodista cubano con residencia en Madrid, licenciado en Filología Inglesa, Nicolás Aguila ha sido colaborador de numerosos publicaciones en varios países, entre ellas Cubanet y la Revista Hispano Cubana. Ha trabajado como docente universitario, traductor y editor de revistas médicas. Residiendo en Brasil obtuvo por concurso una beca de ICI para curso de profesores de español en Madrid. Ha realizado numerosos cursos de posgrado en el área de Lingüística Aplicada y enseñanza de idiomas en Cuba, Brasil y Estados Unidos.

Artículos relacionados

1 comentario

  1. Aimée
    Aimée septiembre 19, 11:49

    Una pena que personas desesperadas acudan a la autodestrucción por tanto dolor que llevan dentro.

Escriba un comentario

Presentación del libro “EL PRESIDENTE”, de Carlos Alberto Montaner

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Relajo y olvido

José Hugo Fernández

Hace algunos años, el poeta Ramón Fernández Larrea escribió más de doscientas columnas destinadas a calibrar hechos y personajes de la historia y de la cultura cubana, o pasajes sobre

Leer más
  Frank Castell

José Martí me escucha mientras llueve

Frank Castell

Dos patrias tengo yo: Cuba y la noche. José Martí                 Difícil, José, arrojar el tiempo montaña abajo y luego descender como si

Leer más
  Delio Regueral

El Punto Nemo

Delio Regueral

Ya sé que no soy incomprendido, lo supe al descubrirme donde se abandona un incomprensor, perdí mucho tiempo en esa etapa. El tiempo, lo único irrecuperable: a él no le

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami