Neo Club Press Miami FL

Juan Carlos Flores, in memóriam

 Lo último
  • ‘El repatriado’, una introducción necesaria Escribiendo esta novela, descubrí que había vivido en un exilio interior hasta edad adulta, y un día, en California, a altas horas de la noche, me vi caminando en la...
  • La Fundación Cintas quiere llegar a Cuba   Todo indica que el anuncio de la Fundación Cintas, de que en lo adelante otorgará becas “a cubanos y descendientes de cubanos, ya bien vivan en Cuba o fuera...
  • Puente de Letras con Ángel Cuadra Ya está en circulación el sexto número de la revista de arte y literatura Puente de Letras, publicación del proyecto Puente a la Vista que en esta edición incluye un...
  • Santa Clara: Peña literaria con Neo Club   En medio de la oficialista Feria del Libro en Villa Clara, en la mañana del 30 de marzo fueron presentados a un grupo de escritores, amigos e interesados, varios...
  • Puente a la Vista en Santa Clara   El proyecto Puente a la Vista continuó el pasado mes de marzo su paso por las provincias cubanas dando a conocer no solo a escritores marginados que residen en...

Juan Carlos Flores, in memóriam

Juan Carlos Flores, in memóriam
septiembre 16
10:50 2016

 

Se suicidó el poeta Juan Carlos Flores. Se ahorcó en el balcón de su apartamento en el reparto Alamar. Un barrio tan deprimente que da ganas de simplificar el último trámite y mudarse para el más allá. Quedó colgado a la vista de los vecinos. Como para que a nadie se le olvide que morir por la patria no es vivir cuando se trata de una muerte en vida, lenta y dolorosa, entre el asco y el tedio de un entorno hostil.

Juan Carlos vivía solo, quizás sin haberse repuesto del golpe del divorcio. Se entretenía cazando los fantasmas que lo atormentaban, pero no como se caza a los pokemons, sino con una escopeta virtual de poesía y desencanto, a la que el tiro le salía a veces por la culata. El poeta padecía de serios trastornos psiquiátricos, es verdad, pero estos se agravaban en medio de un sistema que potencia todas las angustias y desesperanzas, más el deseo de acabar la comedia de una vez haciendo mutis por el escenario mismo.

Él escogió, teatralmente, el balcón de su sórdido apartamento. Fue su última performance. Descanse en paz.

Sobre el autor

Nicolás Águila

Nicolás Águila

Periodista cubano con residencia en Madrid, licenciado en Filología Inglesa, Nicolás Aguila ha sido colaborador de numerosos publicaciones en varios países, entre ellas Cubanet y la Revista Hispano Cubana. Ha trabajado como docente universitario, traductor y editor de revistas médicas. Residiendo en Brasil obtuvo por concurso una beca de ICI para curso de profesores de español en Madrid. Ha realizado numerosos cursos de posgrado en el área de Lingüística Aplicada y enseñanza de idiomas en Cuba, Brasil y Estados Unidos.

Artículos relacionados

1 comentario

  1. Aimée
    Aimée septiembre 19, 11:49

    Una pena que personas desesperadas acudan a la autodestrucción por tanto dolor que llevan dentro.

    Reply to this comment

Escriba un comentario

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Luis Jiménez Hernández

Los peces no bailan rumba

Luis Jiménez Hernández

Imperceptible, el tenedor choca de regreso contra los dientes, luego la boca de Berenice García, que disimuladamente evita atraer la atención de los otros comensales con los sonidos de sus

0 comentario Leer más
  Rebeca Ulloa

El dulce del frasco

Rebeca Ulloa

¡Qué susto! Tres de la madrugada y aquel teléfono timbra que timbra. En un segundo pensé diez mil cosas y ninguna buena, por cierto. Un sí, seco y adormilado del

0 comentario Leer más
  Ana Ajmátova

La mujer de Lot

Ana Ajmátova

Pero la mujer de Lot miró hacia atrás y se convirtió en una columna de sal. 14 Génesis Y el hombre justo acompañó al luminoso agente de Dios por una

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami