Neo Club Press Miami FL

Karyon Kuma, 10 definiciones

Karyon Kuma, 10 definiciones

Karyon Kuma, 10 definiciones
junio 23
14:01 2015

La definición constituye, en sí misma, un retrato de quien define. En su esencia primordial, revela la personalidad de quien la emite con una fidelidad casi fotográfica. De manera que en esta serie de entrevistas que proponemos a nuestros lectores, intentamos definir a nuestros entrevistados a través de sus definiciones.

En esta ocasión nos responde gentilmente la escritora Karyon Kuma:

1.      Defíname, por favor, qué es para usted Cuba

Me he preguntado muchas veces cuál es el origen del dolor y el sufrimiento de Cuba, he llegado a buscar y extraviarme incluso en respuestas metafísicas. Creo en un alto porciento de probabilidades que creamos nuestra realidad en este estado del ser. No sabemos o no queremos ver. Lo he dicho en otras ocasiones, no sabemos darnos el ser y esto está relacionado con lo que ha sido Cuba para los cubanos.

La Cuba que llevo conmigo, la que traje y no he abandonado nunca es luz privada sin contaminación. Solo luz. Fracciones limpias de infancia. Claridad pura, como si siendo en ella y con ella, tocara o estuviera cerca del origen en el no tiempo. Soy de San Francisco de Paula, soy de las afueras de La Habana, y la mía es una Cuba que huele a hierba. Me pertenecen ciertos ruidos que dejé dormidos, he temido morir lejos de esos ruidos y esa luz, del sonido de la tierra de día y el sonido de la tierra de noche y el olor de esa tierra de día y el olor de esa tierra de noche. Necesito frecuentes regresiones y al hacerlo todo echa a andar. Yo junto a ese todo, mientras la pienso y la siento, voy sanando.

2.      Estados Unidos

Siempre he comparado a Estados Unidos con Roma, la potencia práctica que bebió de la Grecia filosófica.

Ésta es una pregunta cuya respuesta lleva muchos ángulos para debatir, es un tema sensible no apto para mentes cuadriculadas, que conlleva un análisis serio pues el criterio sobre un país vitalista que es casi un continente no se puede reducir a cuatro palabras; existe una variedad de decisiones, comportamientos, complejos sistemas internos y externos resultantes de ese gran órgano llamado Estados Unidos. Existe algo llamado historia hecha por los individuos y es algo que respeto, incluyendo sus errores. Con muchos de sus argumentos estoy de acuerdo, con otros no. Algunos son ciertamente lamentables, uno de ellos es la filosofía del mal menor que a veces es letal; sin embargo, como conjunto, considero –muy en privado– que es donde más se puede desarrollar la individualidad, algo que para mí es esencial. Por ejemplo, en otras  partes del mundo existe un racismo solapado, no declarado; me refiero a un racismo laboral, a la oferta concreta de puestos de trabajo que hacen al individuo autosuficiente. Me ha impresionado ver personas de todas las razas en bancos y tiendas, me ha impresionado entrar en un Publix y ver comida alemana, kosher, asiática, caribeña, mexicana, del Medio Oriente, etc. He visto en las cadenas de televisión personas de todas las razas entre sus periodistas y demás integrantes de equipos de producción. Estaría hablando largamente de esto. Estados Unidos falla en lo que fallaría cualquier país o conjunto de naciones que aspira a ser y mantenerse como potencia. Su política de buen vecino debe ser más refinada, respetuosa, incluso inteligente. Hay tareas pendientes en cuanto al tema de los derechos humanos cuya declaración universal tenemos que agradecer justamente a apasionados activistas como la norteamericana Eleanor Roosevelt. Existe una América perfecta y una América imperfecta, esta dualidad confunde al observador y no sabe por cuál tomar partido, o si usar un buen filtro para evitar o no llegar o no pasarse.

Por su mezcla de culturas tiene una riqueza inagotable literaria, científica, tecnológica, artística. Su arte irreverente es ícono de libertad: hablamos de música, pintura, fotografía, periodismo, poesía y demás. Por ejemplo, su cine independiente o de autor, o su cine experimental, está felizmente marcado por una voluntad de autenticidad.  El sentido del tiempo presente de esta nación es solo comparable con el de un Joyce.

Como escritora y poeta suelo encontrarme a menudo en compañía de algunos de sus adorables y tal vez inmerecidos fantasmas, menciono a  Mac Cullers, Dickinson, Janis Joplin, Carl Sagan. Hay otros… ¡Muchos! Pero estos los llevo siempre conmigo. Realidad y sueño se entrelazan en esta nación con todas sus consecuencias. Hay varios Estados Unidos dentro de Estados Unidos.

3.      Estar en forma

Depende a qué forma nos refiramos. De la forma trató Aristóteles; la forma de las cosas marcan límites de una realidad aparente de la sustancia y su potencia. Yo prefiero concentrarme en estar despierta, eso es para mí estar en forma.

4.      La libertad.

La libertad se posee pero nos contaminamos con el devenir. Hasta donde sé, somos hijos de las estrellas que a su vez parece que se reciclan.

5.      Aquello a lo que nunca dice que no.

A romper esquemas

6.      El calentamiento global

En cuanto a un proceso natural, poco podemos hacer los humanos. Pero si la obra racional o irracional tiene que ver en ello, es un desperdicio de la potencia universal, una escandalosa barbarie.

7.      La corbata.

De la trampa del vestuario se habla en El Principito, y ello basta para una enseñanza lapidaria. No pertenezco a la generación cubana en que la corbata masculina tenía un sentido. Nací en los sesenta y llegué a escuchar de Lennon:

You can shine your shoes and wear a suit

You can comb your hair and look quite cute

You can hide your face behind a smile

One thing you can’t hide

Is when you’re crippled inside

You can wear a mask and paint your face

You can call yourself the human race

You can wear a collar and a tie

One thing you can’t hide

Is when you’re crippled inside

(…)

En mi caso la corbata surte un efecto contraproducente al que se espera. Tiendo a dudar casi siempre de quien la porta.

8.      La comida rápida.

Me encanta cocinar; disfruto relacionarme con la naturaleza a través de los alimentos, Levi Strauss ahondó en el tema de la identificación del individuo por cosas tan sencillas como la elaboración de la comida y otros hábitos que forman nuestras estructuras. Dulce María Loynaz, en una entrevista realizada por Vicente González Castro, dice –mi apunte creo no es textual–: “No sabe usted cuánta poesía hay en pelar una papa”.

Considero que la comida rápida está bien para jugar a que acortamos el tiempo y, sin embargo, es una falsa ilusión, como otras tantas. El ejercicio o abuso de esta moda, hábito o recurso, despersonaliza, amamanta lo superficial.

9.      Un selfie

Uno o dos tienen lo que llamamos en España “marcha”, pero creo que en exceso es complejo de inferioridad, manifestación de un profundo y preocupante vacío.

10.     El año 2015

Es para mí un cambio de órbita, un momentum.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Neo Club Press

Neo Club Press

Neo Club Press, creado en diciembre de 2010 y con sede en Miami, Estados Unidos, es un portal de la compañía de servicios Neo Club LLC. Enfocado fundamentalmente en la distribución de noticias, artículos, literatura, arte y productos audiovisuales, el portal sirve de caja de resonancia a la creación independiente y privilegia una política editorial inclusiva y un periodismo interactivo que protagonizan las redes sociales.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

El comentario de Carlos Alberto Montaner. Por qué fracasará la Constituyente de Maduro:

Cuba y su Historia: José A. Albertini entrevista a José Abreu Felippe:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Luis Jiménez Hernández

Los peces no bailan rumba

Luis Jiménez Hernández

Imperceptible, el tenedor choca de regreso contra los dientes, luego la boca de Berenice García, que disimuladamente evita atraer la atención de los otros comensales con los sonidos de sus

0 comentario Leer más
  Rebeca Ulloa

El dulce del frasco

Rebeca Ulloa

¡Qué susto! Tres de la madrugada y aquel teléfono timbra que timbra. En un segundo pensé diez mil cosas y ninguna buena, por cierto. Un sí, seco y adormilado del

0 comentario Leer más
  Ana Ajmátova

La mujer de Lot

Ana Ajmátova

Pero la mujer de Lot miró hacia atrás y se convirtió en una columna de sal. 14 Génesis Y el hombre justo acompañó al luminoso agente de Dios por una

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami