Neo Club Press Miami FL

Kcho en Cuba o las mieles del poder

Kcho en Cuba o las mieles del poder

Kcho en Cuba o las mieles del poder
marzo 07
11:22 2014

En Cuba un sistema de poder, unos poderes, invalidan el discurso y el saber. Y no lo invalidan solamente con la censura y su variante abyecta, la auto-censura, sino también a través de profundas, sutiles y recónditas redes. Una de estas redes, principal, esencial, es la cultura, con sus artistas, con sus intelectuales. A esto estamos confrontados con el artista Kcho, el artista de un amo.

Kcho es el paradigma, triste y banalmente clásico, del artista agachado. Hace un tiempo propuso en la Bienal de La Habana un espectáculo llamado “Punto de encuentro”, una red donde permanecían capturados alrededor de 14 artistas de varios orígenes. Un encuentro a solas para hablar de “la dialéctica entre integración y resistencia de las identidades”. Un discurso en dirección precisa: la ordenada por el Poder, que es quien paga toda su organización y quien le aconseja sutilmente. Kcho es un agente voluntario del poder castrista, una marioneta, un títere con sus invitados marionetas y polichinelas. Todo un circo de manipulados y manipuladores. El espectáculo insano de todos los poderes.

Kcho es un agente que sirve para la propagación de un discurso: el del régimen castrista. Se pliega a este poder por razones precisas, que oscilan y se concentran entre deseos de poder e intereses. ¿Qué interés tiene Kcho en servir a una dictadura? ¿Qué deseos de poder lo mueven? ¿Deseos de poder personal?

Saboreando las mieles del poder: Felipe Pérez Roque junto a Kcho

Saboreando las mieles del poder: Felipe Pérez Roque junto a Kcho

No debemos olvidar la complejidad de estas relaciones. El poder no se ejerce solamente a partir de una fuerza bruta, de la represión y opresión continua, del terror incesante. El poder se ejerce también, y sobre todo, sobre un conjunto de deseos.

La miel de la que hablara el dueño de Kcho, el Dictador Máximo, a propósito los defenestrados Felipe Pérez Roque y Carlos Lage, es la que trabaja en profundidad las relaciones Kcho-dictador. Sobre un cuerpo social se ejercen investiduras, el cuerpo social es investido. Los deseos de los unos y de los otros son investidos para ser canalizados, domeñados, sometidos. La miel proporcionada es una inversión que se capitaliza en renta para el régimen de los hermanos Castro. Una renta con prodigiosos beneficios: se sujeta a las masas, se invalida su saber; se acapara una luz dirigida focalmente sobre el escenario de la potestad.

Una operación doble de anulación, de abolición, de supresión del otro. El otro con deseos que se trata de domesticar; el otro que sabe muy bien, perfectamente, con mucha claridad, que se le quiere silenciar. Cuando los artistas se doblegan ante esta maquinaria envilecen el acto de creación. El acto de creación es resistencia, no sumisión al poder. Es dar la palabra al otro, no hablar en nombre del otro. El acto de creación es un principio de transformación, no un objeto en conserva.

Kcho, agente al servicio de la conservación y perpetuación de un régimen totalitario. ¿Es esta la finalidad del artista? ¿Qué atención puede merecer un discurso que llega desde el centro de un poder totalitario?

Kcho es un policía disfrazado de artista.

Sobre el autor

José Luis Sito

José Luis Sito

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Kiko Arocha

Las deudas

Kiko Arocha

  Miró a su hermano menor con penetración, como miran los felinos, para decirle: —Te veo nervioso, suelta la botella que no va a pasar na. —Mira mi hermano, estoy

0 comentario Leer más
  Manuel Gayol Mecías

Fidel ha muerto

Manuel Gayol Mecías

  Las palabras y los muertos (Premio Internacional Mario Vargas Llosa, Universidad de Murcia, España, Seix Barral, 2007), del escritor cubano Amir Valle, trata sobre la muerte de Fidel Castro y los

0 comentario Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami