Neo Club Press Miami FL

La asesina

 Lo último
  • Jim Hace muchos años tuve un amigo que se llamaba Jim y desde entonces nunca he vuelto a ver a un norteamericano más triste. Desesperados he visto muchos. Tristes, como Jim,...
  • Se acabaron Basta un instante para hacer un héroe, y una vida entera para hacer un hombre. Pierre Brulat Esa mañana en la que él la despertó sin suavidad tuvo un sobresalto,...
  • Ante la ley Hay un guardián. Un campesino se presenta frente a este guardián, y solicita que le permita entrar en la Ley. Pero el guardián contesta que por ahora no puede dejarlo...
  • El suegro y la nuera   No era mucho lo que le pedía el suegro a su nuera. En realidad, en cualquier lugar del mundo -claro, un lugar normal-, para comer unos tostones, o patacones,...
  • Leche condensada   Ella lo miró como quien tiene en mente una bola de gofio con leche condensada. Eran muy románticos (como un amante, un agujero en el techo, algún pedazo de...

La asesina

La asesina
noviembre 06
23:22 2015

 

Se bebe el whisky apurado. Absorbe su tabaco y al soltar el humo piensa que ese lugar es una especie de santuario. El bar se le antoja el único reducto para fumadores que queda en la ciudad. Demasiadas prohibiciones habitan el mundo, el tabaco la primera. Abre el sobre amarillo y observa la foto detenidamente. Es una hermosa hembra de carnes firmes, fresca. Saberla su enemigo le provoca, además, un morbo que disfruta. Quiere cogérsela, no importa el precio. Paga la cuenta y cruza la calle Hamilton; mucho tráfico, un empeño casi suicida. Sin embargo, vale la pena: enfrente ella lo espera. Ya hace dos semanas que la muchacha lo viene siguiendo. Él aparentaba no saberlo, hasta que finalmente dejó que se le acercara y conversaron. Claro, por las dudas, hizo su pesquisa. Es la hija de tu último trabajo, le aseguró Logan. Pero el riesgo lo amerita. Sus piernas le hacen imaginar su centro… su boca posada cual pájaro que no quiere abandonar ese triángulo… ése que él quiere tragarse, y que imagina húmedo… el cuerpo encima, contoneándose; luego, de espaldas, disfrutando sus preciosas nalgas, macizas, él aguantando… Logan le aseguró que ella lo buscaba para vengar a su padre, que estaba dispuesta a todo con tal de que él pagase su deuda.

—Qué importa —se dijo—. Si viene a matar, no opondré resistencia.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Denis Fortún

Denis Fortún

Denis Fortún (La Habana, 1963). Poeta y narrador. Artículos y crónicas de su autoría, con un toque humorístico sobre la cotidianeidad en Cuba y su exilio, aparecen con regularidad en bitácoras de otros autores, y en diversos ciberportales y revistas. Textos suyos han sido incluidos en antologías de narrativa y poesía en Cuba, México y Estados Unidos. En Miami, donde reside actualmente, edita el blog Fernandina de Jagua. Ha publicado el poemario “Zona desconocida”, “El libro de los Cocozapatos” (narrativa) y “Diles que no me devuelvan” (crónicas).

Artículos relacionados

1 comentario

  1. El hombre que no paraba.
    El hombre que no paraba. noviembre 08, 18:57

    Centro de las piernas, ultima obra, hija de la obra; deseos ocultos y suicidas, riesgos, deuda, conflictos de tercera magnitud, mmmmmmmm, por donde iran los tiros. O las palabras…

    Reply to this comment

Escriba un comentario

Simposio Cuba 1902-1958: Una gran república:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Waldo Díaz-Balart

La mente consciente: el misterio como creación

Waldo Díaz-Balart

Que te baste saber que todo es un misterio: La creación y el destino del Universo y tú. Sonríe, pues, ante ellos. No sabrás nada más cuando hayas franqueado las

0 comentario Leer más
  Alexis Rosendo Fernández

Ojo de gacela trunca

Alexis Rosendo Fernández

                    Ojo de gacela trunca: En mi ausencia –celoso león, rondo las alas que presagian el inevitable otoño: –Sin duda, abordemos

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Esas cosas pequeñas, pequeñitas

Nilo Julián González

                    1 Esas cosas pequeñas pequeñitas que van nombrando a cada lado de la vida el temblor y el palpitar de

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami