Neo Club Press Miami FL

La asesina

 Lo último
  • El monumento ¡Qué íbamos a imaginarnos que él andaba por estos rumbos! Eso fue por allá por 1968 o 1969, y aquí estábamos consagrados de a lleno en lo de los diez...
  • Cháchara de muertos Es sábado en la noche. Mi esposa me ha arrastrado aquí, de visita a casa de una amiga suya. Ellas dos, que ya se acercan o han llegado a los...
  • La mancha en el expediente Dicen que cuando sueñas vívidamente con tu infancia es porque se acerca la hora de morir. Más allá de cualquier interpretación sabionda o aventurada al respecto, sea relacionada con la...
  • Tubular Bells Se sentaban sobre una semiderruida cerca de piedras. Abajo, a un costado, les quedaban el pueblo y sus luces; arriba, el cielo repleto de estrellas. -¿… y muy lejos?- preguntó...
  • La sagrada rama dorada No importa que afuera el mundo sea un infierno y acechen feroces los mamertos. Es posible obviar el detalle y procurar ser feliz, al menos efímeramente feliz, si uno tiene...

La asesina

La asesina
noviembre 06
23:22 2015

 

Se bebe el whisky apurado. Absorbe su tabaco y al soltar el humo piensa que ese lugar es una especie de santuario. El bar se le antoja el único reducto para fumadores que queda en la ciudad. Demasiadas prohibiciones habitan el mundo, el tabaco la primera. Abre el sobre amarillo y observa la foto detenidamente. Es una hermosa hembra de carnes firmes, fresca. Saberla su enemigo le provoca, además, un morbo que disfruta. Quiere cogérsela, no importa el precio. Paga la cuenta y cruza la calle Hamilton; mucho tráfico, un empeño casi suicida. Sin embargo, vale la pena: enfrente ella lo espera. Ya hace dos semanas que la muchacha lo viene siguiendo. Él aparentaba no saberlo, hasta que finalmente dejó que se le acercara y conversaron. Claro, por las dudas, hizo su pesquisa. Es la hija de tu último trabajo, le aseguró Logan. Pero el riesgo lo amerita. Sus piernas le hacen imaginar su centro… su boca posada cual pájaro que no quiere abandonar ese triángulo… ése que él quiere tragarse, y que imagina húmedo… el cuerpo encima, contoneándose; luego, de espaldas, disfrutando sus preciosas nalgas, macizas, él aguantando… Logan le aseguró que ella lo buscaba para vengar a su padre, que estaba dispuesta a todo con tal de que él pagase su deuda.

—Qué importa —se dijo—. Si viene a matar, no opondré resistencia.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Denis Fortún

Denis Fortún

Denis Fortún (La Habana, 1963). Poeta y narrador. Artículos y crónicas de su autoría, con un toque humorístico sobre la cotidianeidad en Cuba y su exilio, aparecen con regularidad en bitácoras de otros autores, y en diversos ciberportales y revistas. Textos suyos han sido incluidos en antologías de narrativa y poesía en Cuba, México y Estados Unidos. En Miami, donde reside actualmente, edita el blog Fernandina de Jagua. Ha publicado los poemarios ‘Zona desconocida’ y ‘Serio divertimento’, ‘El libro de los Cocozapatos’ (narrativa) y ‘Diles que no me devuelvan’(crónicas). Tiene inéditas dos novelas: 'Cueros contemporáneos' y '324 Mendoza'

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento)

José Hugo Fernández

Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,

Leer más
  Luis de la Paz

En los tiempos difíciles de Heberto Padilla

Luis de la Paz

    En una remotísima tarde de verano, sería el año 71, o tal vez el 72, el escritor José Abreu Felippe, a quien tanto le debo, me mostró un

Leer más
  Alcides Herrera

No me hables más

Alcides Herrera

                  El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami