Neo Club Press Miami FL

La asesina

 Lo último
  • El presentador A mi hermana Karin Aldrey, que acostumbra dirigirse al Mundo –Señoras y señores… –dice el hombre y se interrumpe. Lleva prendida en el guargüero la grotesca sequedad que intenta resolver...
  • Brahmán de La Habana No pude salvar al mundo con el comunismo. Tampoco pude salvar a mi familia de las consecuencias que me trajo haber querido salvar al mundo con el comunismo. Entonces me...
  • Los peces no bailan rumba Imperceptible, el tenedor choca de regreso contra los dientes, luego la boca de Berenice García, que disimuladamente evita atraer la atención de los otros comensales con los sonidos de sus...
  • El dulce del frasco ¡Qué susto! Tres de la madrugada y aquel teléfono timbra que timbra. En un segundo pensé diez mil cosas y ninguna buena, por cierto. Un sí, seco y adormilado del...
  • Jim Hace muchos años tuve un amigo que se llamaba Jim y desde entonces nunca he vuelto a ver a un norteamericano más triste. Desesperados he visto muchos. Tristes, como Jim,...

La asesina

La asesina
Noviembre 06
23:22 2015

 

Se bebe el whisky apurado. Absorbe su tabaco y al soltar el humo piensa que ese lugar es una especie de santuario. El bar se le antoja el único reducto para fumadores que queda en la ciudad. Demasiadas prohibiciones habitan el mundo, el tabaco la primera. Abre el sobre amarillo y observa la foto detenidamente. Es una hermosa hembra de carnes firmes, fresca. Saberla su enemigo le provoca, además, un morbo que disfruta. Quiere cogérsela, no importa el precio. Paga la cuenta y cruza la calle Hamilton; mucho tráfico, un empeño casi suicida. Sin embargo, vale la pena: enfrente ella lo espera. Ya hace dos semanas que la muchacha lo viene siguiendo. Él aparentaba no saberlo, hasta que finalmente dejó que se le acercara y conversaron. Claro, por las dudas, hizo su pesquisa. Es la hija de tu último trabajo, le aseguró Logan. Pero el riesgo lo amerita. Sus piernas le hacen imaginar su centro… su boca posada cual pájaro que no quiere abandonar ese triángulo… ése que él quiere tragarse, y que imagina húmedo… el cuerpo encima, contoneándose; luego, de espaldas, disfrutando sus preciosas nalgas, macizas, él aguantando… Logan le aseguró que ella lo buscaba para vengar a su padre, que estaba dispuesta a todo con tal de que él pagase su deuda.

—Qué importa —se dijo—. Si viene a matar, no opondré resistencia.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Denis Fortún

Denis Fortún

Denis Fortún (La Habana, 1963). Poeta y narrador. Artículos y crónicas de su autoría, con un toque humorístico sobre la cotidianeidad en Cuba y su exilio, aparecen con regularidad en bitácoras de otros autores, y en diversos ciberportales y revistas. Textos suyos han sido incluidos en antologías de narrativa y poesía en Cuba, México y Estados Unidos. En Miami, donde reside actualmente, edita el blog Fernandina de Jagua. Ha publicado el poemario “Zona desconocida”, “El libro de los Cocozapatos” (narrativa) y “Diles que no me devuelvan” (crónicas).

Artículos relacionados

1 comentario

  1. El hombre que no paraba.
    El hombre que no paraba. Noviembre 08, 18:57

    Centro de las piernas, ultima obra, hija de la obra; deseos ocultos y suicidas, riesgos, deuda, conflictos de tercera magnitud, mmmmmmmm, por donde iran los tiros. O las palabras…

    Reply to this comment

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Ignacio Pérez

El viaje de Silvia (XIV)

Jorge Ignacio Pérez

Jose se enamoró de Silvia, como suele ocurrir en los casos en que una mujer le planta cara a un hombre. Plantarle cara, quiero decir en términos duros. No fue

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Pesadilla

José Hugo Fernández

I) Estaba preso. La celda era húmeda y oscura. Me dolían hasta las ideas por tantos porrazos y patadas. Supongo que entre sueños, vino un caimán sin dientes a susurrarme

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami