Neo Club Press Miami FL

La asesina

 Lo último
  • Hoy almorzaremos con El Duque A Demetrio Ruiz, que murió en Boston, huyendo de sus fotos de pelota, todavía hoy pegadas a la sala de su casa, en Miami.   Un comemierda. De eso tiene...
  • ¡Vienen… vienen los americanos!   José Arturo no se acostumbra a la bullanga que ahora arman por todo. Y ese lío de que vienen los americanos ya lo está molestando más de la cuenta....
  • El fugitivo   Yo era el Hombre del Neolítico, y había caminado ahora por el sendero de polvo barrido por el viento y permanecido tres días bajo aquel cobertizo de zinc.  Había...
  • Cuba, ¿estado ateo?   La larga fila avanzaba con lentitud. La gente conversaba animadamente con poco sentido luctuoso, pegados al muro de mármol del mausoleo para evitar el frío viento que azotaba la...
  • En tiempos de cenizas viles Regla, La Habana, 27 de noviembre de 2016   -Buenos días compañero Michael. -Buenos días Rigoberto. -Hoy, y hasta nueva orden, soy el compañero Rigoberto. Michael sonrió. El tabaco recién...

La asesina

La asesina
noviembre 06
23:22 2015

 

Se bebe el whisky apurado. Absorbe su tabaco y al soltar el humo piensa que ese lugar es una especie de santuario. El bar se le antoja el único reducto para fumadores que queda en la ciudad. Demasiadas prohibiciones habitan el mundo, el tabaco la primera. Abre el sobre amarillo y observa la foto detenidamente. Es una hermosa hembra de carnes firmes, fresca. Saberla su enemigo le provoca, además, un morbo que disfruta. Quiere cogérsela, no importa el precio. Paga la cuenta y cruza la calle Hamilton; mucho tráfico, un empeño casi suicida. Sin embargo, vale la pena: enfrente ella lo espera. Ya hace dos semanas que la muchacha lo viene siguiendo. Él aparentaba no saberlo, hasta que finalmente dejó que se le acercara y conversaron. Claro, por las dudas, hizo su pesquisa. Es la hija de tu último trabajo, le aseguró Logan. Pero el riesgo lo amerita. Sus piernas le hacen imaginar su centro… su boca posada cual pájaro que no quiere abandonar ese triángulo… ése que él quiere tragarse, y que imagina húmedo… el cuerpo encima, contoneándose; luego, de espaldas, disfrutando sus preciosas nalgas, macizas, él aguantando… Logan le aseguró que ella lo buscaba para vengar a su padre, que estaba dispuesta a todo con tal de que él pagase su deuda.

—Qué importa —se dijo—. Si viene a matar, no opondré resistencia.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Denis Fortún

Denis Fortún

Denis Fortún (La Habana, 1963). Poeta y narrador. Artículos y crónicas de su autoría, con un toque humorístico sobre la cotidianeidad en Cuba y su exilio, aparecen con regularidad en bitácoras de otros autores, y en diversos ciberportales y revistas. Textos suyos han sido incluidos en antologías de narrativa y poesía en Cuba, México y Estados Unidos. En Miami, donde reside actualmente, edita el blog Fernandina de Jagua. Ha publicado el poemario “Zona desconocida”, “El libro de los Cocozapatos” (narrativa) y “Diles que no me devuelvan” (crónicas).

Artículos relacionados

1 comentario

  1. El hombre que no paraba.
    El hombre que no paraba. noviembre 08, 18:57

    Centro de las piernas, ultima obra, hija de la obra; deseos ocultos y suicidas, riesgos, deuda, conflictos de tercera magnitud, mmmmmmmm, por donde iran los tiros. O las palabras…

    Reply to this comment

Escriba un comentario

Inspira America rinde homenaje a Antunez. ‘El Espejo’ en el Museo de la Diáspora Cubana:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Orlando Fondevila

Oración a la rosa

Orlando Fondevila

                  No por gusto te besan, oh rosa, los poetas. Es tu oficio perfumar las hendiduras y enredarte en los espacios coloquiales

0 comentario Leer más
  Gastón Baquero

Palabras escritas en la arena por un inocente

Gastón Baquero

                  Yo no sé escribir y soy un inocente. Nunca he sabido para qué sirve la escritura y soy un inocente. No

0 comentario Leer más
  Amir Valle

Hoy almorzaremos con El Duque

Amir Valle

A Demetrio Ruiz, que murió en Boston, huyendo de sus fotos de pelota, todavía hoy pegadas a la sala de su casa, en Miami.   Un comemierda. De eso tiene

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami