Neo Club Press Miami FL

La bella pátina de Eusebio Leal

La bella pátina de Eusebio Leal

La bella pátina de Eusebio Leal
abril 27
14:23 2015

La empleada había dejado bien limpia la cubertería de plata Sterling. Y ahora estaba abrillantando el juego de cubierto, también de plata pero de la marca Meneses, que había pertenecido al patrimonio de Dulce María Loynaz (la poetisa logró paliar los rigores del ‘periodo especial’ desprendiéndose de muchos de sus objetos de arte a cambio del derecho a comprar comida y artículos de higiene en las tiendas por divisas conocidas como ‘shopping’).

Sin embargo, la asistenta no lograba quitarle la costra a la cubertería Meneses. No bastaba solo con aplicarle lejía por más fuerte que frotara. Así que ya se disponía a abrir una botella de salfumán, que es ácido muriático al 20%, cuando llegó Eusebio Leal. El presunto historiador de La Habana y cazuelero oficial de la corte fidelista le quitó de un manotazo el pomo de salfumán a la mucama y puso el grito en el cielo. Tanto fue su cabreo que, cosa rara en él, llegó a proferir una inusual mala palabra. “¡Recórcholis!”, gritó fuera de sí.

“Yo solo quería quitarle la costra de churre a los cubiertos”, se defendía la pobre mujer. “Usted no puede emprender acciones festinadas inconsultas”, repuso irritado el historiador repipi. “Eso no es suciedad, compañera asistenta: ¡es la bella pátina! ¡Ay la bella pátina, ay la bella pátina, ayayayayay, ay, la bella pátina de mi corazón!”, terminó don Eusebio su letanía con su voz engolada y clerical.

Poco después del mediodía, el historiador desdoblado en empresario tuvo que presidir una reunión con todos los factores de Habaguanabex, la firma que él dirige. Había recibido fuertes críticas a su gestión que habían llegado a oídos del compañero general-presidente (el oxímoron es su figura retórica predilecta). Estaba muy molesto y tampoco se le quitaba de la mente el estropicio de la bella pátina. Dio inicio a la reunión con esta frase memorable: “Habaguanabex no parece una empresa; lo que parece es un bayut”.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Nicolás Águila

Nicolás Águila

Periodista cubano con residencia en Madrid, licenciado en Filología Inglesa, Nicolás Aguila ha sido colaborador de numerosos publicaciones en varios países, entre ellas Cubanet y la Revista Hispano Cubana. Ha trabajado como docente universitario, traductor y editor de revistas médicas. Residiendo en Brasil obtuvo por concurso una beca de ICI para curso de profesores de español en Madrid. Ha realizado numerosos cursos de posgrado en el área de Lingüística Aplicada y enseñanza de idiomas en Cuba, Brasil y Estados Unidos.

Artículos relacionados

3 comentarios

  1. Rosario Martinez
    Rosario Martinez abril 27, 15:11

    Excelente

    Reply to this comment
  2. Manuel Gayol
    Manuel Gayol septiembre 07, 14:50

    Buenísimo. Me he reído mucho. Gracias y saludos

    Reply to this comment
  3. Sonia Toledo
    Sonia Toledo abril 27, 13:07

    Excelente,con el estilo y humor único de Nicolás Aguila

    Reply to this comment

Escriba un comentario

Las buenas empresas privadas nos benefician: El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Breves apuntes sobre la brevedad

José Hugo Fernández

1-Augusto Monterroso, artífice de la brevedad literaria, se encontró cierta vez con un presunto lector, quien le dijo que estaba leyendo una de sus obras, El dinosaurio, que es justo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Y si murmuro

Rafael Vilches

                  Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por

0 comentario Leer más
  Philip Larkin

Tres tiempos

Philip Larkin

                  Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami