Neo Club Press Miami FL

La bendición de los náufragos

 Lo último
  • El perro de las dos gandingas Es difícil ser indiferente ante el recuerdo de las posadas. Lo es al menos para todo habanero que tuviese más de 16 años en alguna de las últimas décadas del...
  • Cuba, la isla que quiso ser continente Un cuadro de la pintora Sandra Ramos —La isla que soñaba con ser continente— refleja mejor que cien cuartillas minuciosamente manuscritas la dimensión de lo cubano en algunas de sus...
  • Corporativismo monopolista y ley de hierro oligárquica Desde la toma del poder por el fascismo en Italia, la economía de ese país devino economía planificada y cerrada con vistas a la guerra. El Duce se inspiró en...
  • El totalitarismo, notas al margen El totalitarismo es una revolución permanente animada por una voluntad cuyo radicalismo es tal que podría definirse como satánica. Digo esto porque su máxima intención pasa por re-crear el mundo...
  • Una apuesta factible Contrasta grandemente la actitud que hasta ahora ha asumido el poder cubano tras la contundente declaración de Donald Trump del 16 de junio en Miami. Sabemos que Raúl Castro no...

La bendición de los náufragos

La bendición de los náufragos
Septiembre 04
12:12 2016

Hay dos cosas, únicamente dos, que no perdimos los habaneros durante más de medio siglo de naufragio sin costas: la disposición jocosa y el maní como golosina callejera. En el primer caso, la explicación del hecho, asombroso, radica en el hecho mismo. No perdimos la jocosidad porque en nosotros actúa como la respiración, es la prueba de que continuamos vivos, y es, al mismo tiempo, el recurso para no morir. Pero que no hayamos perdido el maní sí es verdad que constituye un enigma indescifrable. En tiempos del bistec fabricado con hollejos de naranja y de la pizza con preservativos derretidos, era posible comprar auténtico maní tostado en las calles de La Habana. Cuando el boniato y la yuca se convirtieron en frutos exóticos, sobrevivió el maní. Una vez borrados por decreto todos los pregones de nuestra cultura popular, todavía seguimos escuchando las voces furtivas de los maniseros. Parece que a los rusos no les gusta, porque, cuando todo el producto de nuestra tierra (exiguo ya desde los primeros tiempos de la colonización soviética) volaba sin escala rumbo a sus mesas, únicamente el maní nos demostró su lealtad a prueba de hecatombe patria. 

En los inicios de los años noventa, del siglo XX, muchos habaneros trabajábamos durante todo el día sin que nos hubiese pasado por las tripas nada más que una barrita de turrón de maní. Qué coca, ni qué soya, ni qué jalea real… Que todavía hoy estemos vivos (y sin haber perdido la jocosidad) demuestra no sólo la franca supremacía del maní entre los energéticos terrestres, sino su invaluable capital como reserva del planeta para futuras catástrofes.

Casi tan milagroso como el propio maní es que nuestros expertos en experimentos frankensteinanos no hayan reparado nunca en el dato (científico) de que con pequeñas ingestiones de esta oleaginosa, el organismo humano obtiene casi la mitad de las 13 vitaminas que requiere para mantenerse en forma. Si se hubiesen dado cuenta, a estas alturas los centrales azucareros quizá serían tostaderos de maní y no almacenes de chatarra. En vez de alinearnos en contingentes parapoliciales disfrazados de constructores, nos hubiesen alineados en brigadas de manicultores. Y los campos donde floreció el marabú se habrían cubierto de matas de maní, las cuales parecen creadas para nosotros, ya que apenas requieren atención. Es tirar la semilla y del resto se encarga Dios.   

Por otro lado, si los caciques de Cuba hubieran descubierto a tiempo el inigualable don de convocatoria que atesora cada grano de maní, es posible que en vez de utilizar esclavos de carne y hueso para la práctica del internacionalismo, habrían basado sus planes de propaganda en la exportación gratuita de maní acaramelado. Incluso, aunque parezca difícil, tal vez los socialistas del siglo XXI no se dedicarían hoy a vociferar amenazas sino a cantar El Manisero.

Iba a salir perdiendo el maní, precisado a multiplicarse en suelo yermo, pero el hombre nuevo dispondría de una mejor provisión energética para resistir sus naufragios.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández (La Habana, 1954) es escritor y periodista. Durante la década de los años 80, trabajó como periodista para diversas publicaciones en La Habana, y como guionista de radio y televisión. A partir de 1992, se desvinculó completamente de los medios oficiales y renunció a toda actividad pública en Cuba. Tiene 16 libros publicados. Actualmente reside en la ciudad de Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más
  Félix Luis Viera

Un loco sí puede (fragmento)

Félix Luis Viera

                                                            25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez

1 comentario Leer más
  María Eugenia Caseiro

El presentador

María Eugenia Caseiro

A mi hermana Karin Aldrey, que acostumbra dirigirse al Mundo –Señoras y señores… –dice el hombre y se interrumpe. Lleva prendida en el guargüero la grotesca sequedad que intenta resolver

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami