Neo Club Press Miami FL

La bondad no se negocia

 Lo último
  • Para salvar las manzanas Si metes la mano en un barril y sacas dos manzanas medio podridas y una en estado avanzado de podredumbre, las probabilidades de que salga otra sana son muy bajas....
  • Intervenir la intervención castrista en Venezuela Desde hace años Venezuela es un país intervenido por el régimen cubano. Lo que allí vemos es la cara descubierta del castrismo: reprimir sin límites, nacionalizar el miedo, la miseria...
  • ¿Por qué el embargo no derrocó a los Castro? ¿Sancionar o no sancionar? Ése es el dilema. El embargo a Cuba declarado por John F. Kennedy en 1962 suele utilizarse como ejemplo del fracaso de las sanciones económicas. Pasan...
  • Por qué ha fracasado la economía cubana   Circula por Internet una divertida parodia de Despacito, la exitosa canción de Luis Fonsi, ridículamente bailada por Raúl Castro, su hijo Alejandro, coronel formado en Moscú en las escuelas...
  • Santos burros diabólicos En Miami hemos visto al reguetonero Chocolate siendo bendecido públicamente en una ceremonia de Santería (que se emitió en directo a través de Facebook), luego de patear a una mujer,...

La bondad no se negocia

Fotomontaje de Delio Regueral

La bondad no se negocia
Diciembre 24
00:21 2015

 

A lo que asistimos no es a una crisis monetaria y coyuntural sino a una crisis mundial de valores. Luego de la caída del muro de Berlín, parecería que el pensamiento de David Ricardo y Adam Smith fagocitó definitivamente el de Carlos Marx y se hizo omnipresente. Sin embargo, “periódicos” sismos de los mercados de valores (el tequilazo mexicano, los tigres de papel mojado asiáticos, los zig zag de la economía japonesa, el incongruente baile del oso ruso, el efecto tango o el desplome de Wall Street) pueden estar indicando que la economía mundial está asentada sobre bases movibles, que en un momento determinado pueden dejar en el piso los sueños de miles de millones de seres humanos.

Tal vez esas “volatilidades” estén dejando al descubierto que tanto Marx como Smith u otros se equivocaron en querer que toda la economía se ajustara a un determinismo esquematizado, una formulita sencilla, el automatismo del mercado o de la historia no se pueden dar por sentados. Ambos no pudieron vislumbrar el capital de alta gerencia de los países desarrollados, el comercio de intangibles, la mundialización y los primeras golondrinas de la Sociedad del Conocimiento. Ninguno pudo llegar a concebir que el mercado, más que gobernado por una dinámica interna, está supeditado a un entramado global de seres pensantes (la sociedad como ecosistema), que no podía asumir lo verdadero y valioso como lo que un cierto criterio momentáneo y sectorial considera útil y pagable. Nunca vieron funcionando la especulación en las bolsas de valores (capitalismo especulativo, capitalismo de casino) como el motor central de la economía, como impuso Wall Street. Pero además: ¿Qué lógica, es la que nos debe mantener indefinidamente en esta discusión del siglo XIX Ricardo-Smith-Marx en pleno siglo XXI?

Los llamados mercados de valores han sido y son sólo edificios para la puja y la concretización de ciertas especulaciones humanas, para fijar precios y ampliar ganancias, pero no para crear o acrecentar valores. Ello se reflejaría en que estamos comercializando cosas artificialmente valorizadas, con precios no sostenibles y artificialmente sesgados por los advertisements, valores de consumo irreales, etc. Se dice que una de las principales leyes del marketing es fabricar lo que se puede vender y no vender lo que se pueda fabricar. Ello niega todo el análisis de Marx, como de Ricardo-Smith. He ahí el SIDA económico, reflejado de una u otra manera en diversos puntos del orbe: la insinceridad de la economía, sus cálculos equivocados sobre los valores y su pretensión de inundar al mundo de cosas vendibles, aun al costo de enormes campañas publicitarias, venta engañosa de cuentecitas de colores, competencia desleal, monopolios globales, basureros que engordan, la mano interesada de los gobiernos, etc.

El mundo lo que está reflejando es un cansancio por los ganadores a toda costa, hacia banqueros que son peores que los peores usureros. Estamos ante una crisis de valores, pero no del valor monetario estrecho que los financistas y economicistas creen omnipotente, sino de valores integrales, intangibles, inalienables, que son la parte más importante de los valores que no se pujan en los mercados: la inteligencia, la precaución y la bondad humana.

La humanidad no es un negocio. La bondad no se negocia.

Sobre el autor

Andrés R. Rodríguez

Andrés R. Rodríguez

Andrés Rodríguez (Santa Clara, 1952) es licenciado en Ciencias Biológicas, especializado en Biología Marina. Es autor de los libros "Manual de campo del Atlántico Noroccidental", "Lista de nombres comunes y científicos de peces marinos cubanos", "Breve Diccionario Pesquero", “Ecología actual, conceptos fundamentales” y "Fábulas vivas", entre otros. Actualmente es consultor para varios proyectos de pesca, turismo y medioambiente, periodista para TV Radio Miami y asociado de Leader Media Group en Miami, la ciudad en que reside.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

En Venezuela el desenlace pasa por los cuarteles: El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Mucho más que un gusano de seda

José Hugo Fernández

En cierta ocasión José Kozer fue a dictar una conferencia en la Universidad Nacional Autónoma de México, y vio que a la entrada del recinto, donde aparecía el enunciado con

0 comentario Leer más
  Juan Carlos Recio

Las almas que están lejos no lo están tanto

Juan Carlos Recio

                  Demasiado alrededor exhibe, almas caídas, también están quienes las expulsan y los hombres que llevan a tus espaldas ese pus de

0 comentario Leer más
  Alexis Rosendo Fernández

Lágrima al viento

Alexis Rosendo Fernández

                    Lirio que emprendes tus angustias, desgarrando la mañana acumulada de empeños. Hermanos somos por la suave brisa, veril del crepúsculo,

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami