Neo Club Press Miami FL

La bondad, otra especie en vías de extinción

 Lo último
  • Martí perdido en la telaraña de la Matrix En un nuevo aniversario de la muerte de José Martí, un par de anotaciones al margen:   a) Martí no fue un guerrero de la Matrix, de serlo nunca se...
  • Santo y seña para una escuela de matones Es raro que las feministas y los intelectuales de la izquierda bistec en Cuba no hayan organizado otra guerrita de los e-mails para exigir que cambien el nombre de aquella...
  • Para iniciar una revolución en el referendo Existe la muy extendida idea de la necesidad de formar un bloque unido de la oposición cubana para derrocar al régimen. Por desgracia, excepto para aquellos que nunca logran deshacer...
  • Díaz Canel, lo peor de lo peor Miguel Díaz Canel, que tiene 58 años, representa lo peor de su generación. Porque para ganarse de tal modo la confianza de la familia Castro, y especialmente de Raúl, tiene...
  • La revuelta de los holgazanes Ya se sabe que Lenin no trabajó nunca, que mientras se preparaba para su único empleo, el de alucinado profesional, comió y vistió durante 30 años con las remesas que...

La bondad, otra especie en vías de extinción

La bondad, otra especie en vías de extinción
enero 30
01:51 2017

 

Cuando en un futuro más o menos próximo quede establecido el monto de la catástrofe material que ha ocasionado a Cuba más de medio siglo de dictadura totalitaria, también habrá que hacer el recuento de sus daños en el orden espiritual. Tendremos que escarbar entonces entre tanto tesoro pulverizado dentro de nosotros para reencontrar la bondad y tratar de reconciliarnos con ella.

Tanto o más preocupante que la corrupción, o que esa doble moral que ya casi es marca de identidad entre nosotros, es que hayamos arrojado la bondad al cubo de la basura a partir de un prejuicio que es deudor directo de la influencia fidelista y flagrante prueba de involución humana: la tendencia a creer que con el acto bondadoso nos exponemos a mostrarnos débiles o cobardes ante el otro.

La bondad, desde luego, nada tiene que ver con la tolerancia ante el malvado, ni con la pasividad ante lo mal hecho. Pero mucho menos es sinónimo de cobardía, o aun de mero conservadurismo. Dijo alguien que basta un instante para hacer un héroe o un líder, pero se necesita una vida entera para hacer un hombre de bien. Y a juzgar por lo que se ve a diario, tanto en la Isla como fuera de ella, los cubanos hemos perdido de vista ese concepto tan diáfano. Nos cuesta poco elogiar a cualquier charlatán con ínfulas de paradigma, o irnos con la de trapo apoyándolo, aunque tengamos que volver la espalda a infelices desesperados.

Por lo que se ve -tanto en Cuba como fuera de ella-, no concebimos ya que nuestras representaciones de liderazgo no respondan sino al prototipo de sujetos violentos y rencorosos, machistas en estado puro, soberbios y egocéntricos.

Si nos abochorna el uso de la bondad como respuesta a la maldad. Si rechazamos ser bondadosos por el pudor de que nos consideren pusilánimes. Si confundimos la bondad con el miedo o el conservadurismo. Si a la hora de practicar la bondad tememos que se nos vea como cómplices del malvado, tal vez no sólo seamos cómplices, sino además algo peor: agentes espirituales del malvado.

De algún modo representamos al malvado cuando en nuestra conducta se refleja la suya.

Así como siempre resulta aconsejable confiar en la integridad de una persona bondadosa y serena, suelen no ser fiables el vociferador, el petulante, el ventajista.

Tampoco se trata de descalificar las proyecciones convencionales del heroísmo. Mucho menos de ignorar su importancia en condiciones como la de los opositores cubanos, enfrentados a una tiranía que siempre se basó en la violencia y en el uso bruto de la fuerza, y a la que hoy, en franca bancarrota, no le queda a mano sino la cañona para extender su poderío durante un poco más de tiempo.

Lo absurdo, lo incivilizado, y hasta lo imprudente, porque nos hace débiles, es que –tanto en la Isla como fuera de ella- consideremos vergonzoso enfrentar el mal haciendo el bien, y que ante el insolente guapetón del barrio no marquemos distancia y categoría, justo a través de la bondad. Cuanto mejor es el bueno, tanto más molesto para el malo, dejó dicho San Agustín. Santa palabra.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández (La Habana, 1954) es escritor y periodista. Durante la década de los años 80, trabajó para diversas publicaciones en La Habana, y como guionista de radio y televisión. A partir de 1992, se desvinculó completamente de los medios oficiales y renunció a toda actividad pública en Cuba. Premio de Narrativa 'Reinaldo Arenas' 2017, tiene 17 libros publicados. Actualmente reside en la ciudad de Miami.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Carlos Alberto Montaner

La vida íntima y disfuncional de la familia Marx

Carlos Alberto Montaner

El 5 de mayo, el sábado pasado, se cumplieron 200 años del nacimiento de Carlos Marx en Tréveris, Alemania. No voy a hablar sólo del marxismo. La realidad y el

Leer más
  José Gabriel Barrenechea

Cháchara de muertos

José Gabriel Barrenechea

Es sábado en la noche. Mi esposa me ha arrastrado aquí, de visita a casa de una amiga suya. Ellas dos, que ya se acercan o han llegado a los

Leer más
  Otilio Carvajal

El discurso tanático de Félix Anesio

Otilio Carvajal

  Hoy bebo una taza de café amargo en un lugar ajeno que se llama exilio[1] El uso manifiesto de lo tanático es muy frecuente en la poesía cubana desde

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami