Neo Club Press Miami FL

La Carreta en Miami, un restaurante cubano

 Lo último
  • Cocina cubana, patrimonio sumergido   Quizá no estuvo tan desencaminada la Asociación Mundial de Sociedades de Chefs al calificar recientemente a la cocina cubana como Patrimonio Inmaterial del mundo. ¿O es posible imaginar algo...
  • Permítannos expresar libremente nuestro júbilo   1) Sólo el castrismo ha generado esta fiesta, este estallido de júbilo del exilio. No busquen otro culpable o responsable de la celebración más que el despotismo que el...
  • Trump y los cubanos de Miami: Pégame papi que me gustó   Alguna vez dijo o escribió el Che Guevara que cuando lo extraordinario se convierte en cotidiano, es señal de que estamos ante una revolución. Yo lo dudo. En todo...
  • ¿Hemos heredado la mala leche española?   Para hablar del tema deberíamos entenderlo. Mala leche es –muchas veces– todo lo negativo que pueda tener una persona o una sociedad. Puede ser acritud en el trato o...
  • La Carreta en Miami, un restaurante cubano   Nadie sabe cuántas fosforeras tuvieron que desaparecer en los bolsillos de cuántos clientes empedernidos, audaces, autoritarios, despistados, para que finalmente la administración del restaurante tomara la sabia decisión, o...

La Carreta en Miami, un restaurante cubano

La Carreta en Miami, un restaurante cubano
Marzo 04
09:08 2016

 

Nadie sabe cuántas fosforeras tuvieron que desaparecer en los bolsillos de cuántos clientes empedernidos, audaces, autoritarios, despistados, para que finalmente la administración del restaurante tomara la sabia decisión, o la tolerara, de amarrar un encendedor al extremo de un cable, ajustado con esparadrapo, como puede apreciarse en la foto que acompaña esta nota. Tal vez ni siquiera desató la idea el hecho de que desaparecieran incontables fosforeras. Tal vez el ardid se limita a ahorrarles tiempo a las dependientas, incansablemente hostigadas por los “clientes de la casa”.  Por los fumadores, por supuesto. “¿Tienes fósforos?”. “¿Me das candela?”.

Fuego: Hay gente que hace interminables “medias” en las esquinas de las Carretas de Miami, y encima fuman como diablos.

Debo confesar que nunca antes se me había ocurrido escribir sobre La Carreta. Ni siquiera cuando un locuaz camarero nos preguntó si éramos pinareños para enseguida, como un rayo, hacernos la historia de la famosa concretera. Según él, el punto no es que los pinareños dejaran la concretera dentro del cine, sino que para sacarla tuvieran que derribar una pared. No se percataron que el artefacto cabía por una de las puertas. “¡Somos habaneros!”, le aseguré (y también que los pinareños, que no son bobos, seguramente habían hecho aquello a propósito).

La Carreta es también un regreso a Cuba, una vuelta a las carencias y abundancias de lo criollo más tradicional. Injustamente relegada en la mediática cultural del exilio por el restaurante Versailles, cualquiera de sus franquicias constituye un clásico de lo culinario folclórico. En La Carreta –en las Carretas— suele trabajar gente que acaba de llegar de Cuba, o lleva a Cuba en los huesos, como un fardo de plomo. Entonces vas allí y vuelves a los tiempos de la Isla, emparedado entre el absurdo y la comedia, una promiscuidad cerril y los sabores más exuberantes. Para no olvidar que aún existe aquel país, donde faltaban, y sobraban, tantas cosas. Para que a nadie se le ocurra llevarse la fosforera.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más
  Félix Luis Viera

Un loco sí puede (fragmento)

Félix Luis Viera

                                                            25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez

1 comentario Leer más
  María Eugenia Caseiro

El presentador

María Eugenia Caseiro

A mi hermana Karin Aldrey, que acostumbra dirigirse al Mundo –Señoras y señores… –dice el hombre y se interrumpe. Lleva prendida en el guargüero la grotesca sequedad que intenta resolver

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami