Neo Club Press Miami FL

La ciencia del porvenir

 Lo último
  • Amor y odios                   Salva quien te salva. Odia quien te odia, al margen del sacrosanto perdón y la úvula abierta pariendo la magia de...
  • Y si murmuro                   Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por...
  • Tres tiempos                   Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el...
  • Chatarra                     Señor, ¿por qué trajiste a este mundo Tantos seres hermosos y agraciados? ¿Con qué fin los creaste? ¿Por qué misión...
  • Necesidad del fuego                   Si sigues ocultando el fuego vendrá el invierno a hospedarse en cada rincón de mi cuerpo. No dejes que mis huesos...

La ciencia del porvenir

La ciencia del porvenir
agosto 18
18:49 2016

 

 

 

 

 

 

 

 

Un día amanece y ya no están
el programa de radio de la vecina
el desamparado de los viernes
con su ramo de flores
y su aspecto pulcro.
Tampoco aparecen los pájaros cagones
y el amor que te cantaba
al oído para no despertar a los muertos.

Un día amaneces en el olvido
la ceguera, o toda la iluminación
y no entiendes cómo se regresa
al mismo apartado rincón
donde te ponías a conversar,
como si los amigos fueran
lo que hay detrás de sus muros.

Uno de esos días
cuando tu sombra es luz para candilejas
y dé igual
nada enciende o apaga
los restos del instinto
que te harían lucir
casi un búho entrando a su coraza.

Un día, cualquier día,
como pasa cuando ya
no buscas entender
qué es lo que pierdes
y si se fueron a bolina
aquellos que pactaron los sueños
de lo que ibas a ser de cualquier modo.

Sobre el autor

Juan Carlos Recio

Juan Carlos Recio

Juan Carlos Recio (Santa Clara, 1968). Poeta y narrador. Su libro “El buscaluz colgado” fue Premio de la Ciudad de Santa Clara en 1990. Obtuvo también una primera mención en el Premio Julián del Casal de la UNEAC, en 1991, con su poemario inédito “Hay un hombre en la cruz”. Ha publicado, entre otros, los poemarios “Sentado en el aire” y “La pasión del ignorante”. Desde el año 2000 reside en la ciudad de Nueva York, donde edita el blog Sentado en el Aire.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner sobre el discurso del presidente Trump en la ONU:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Alexis Rosendo Fernández

Amor y odios

Alexis Rosendo Fernández

                  Salva quien te salva. Odia quien te odia, al margen del sacrosanto perdón y la úvula abierta pariendo la magia de

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Breves apuntes sobre la brevedad

José Hugo Fernández

1-Augusto Monterroso, artífice de la brevedad literaria, se encontró cierta vez con un presunto lector, quien le dijo que estaba leyendo una de sus obras, El dinosaurio, que es justo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Y si murmuro

Rafael Vilches

                  Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami