Neo Club Press Miami FL

La ciencia del porvenir

 Lo último
  • Sonámbulo                   Si fuera el enemigo al que le quebré su corazón cuando lo resucitaba de su propia violencia. Si pudiera mirar en...
  • Celda número cero (XIX)                   Yo asesiné en París a una muchacha, le recité a Verlaine, la llevé a Montparnase, ella creyó que estaba ingrávida en...
  • José Martí me escucha mientras llueve Dos patrias tengo yo: Cuba y la noche. José Martí                 Difícil, José, arrojar el tiempo montaña abajo y luego descender como si...
  • El Punto Nemo Ya sé que no soy incomprendido, lo supe al descubrirme donde se abandona un incomprensor, perdí mucho tiempo en esa etapa. El tiempo, lo único irrecuperable: a él no le...
  • Testamento del cautivo                   La libertad puede ser una nubecilla de polvo que corre despavorida en busca del horizonte. Un rumor sin consonantes y solitario....

La ciencia del porvenir

La ciencia del porvenir
agosto 18
18:49 2016

 

 

 

 

 

 

 

 

Un día amanece y ya no están
el programa de radio de la vecina
el desamparado de los viernes
con su ramo de flores
y su aspecto pulcro.
Tampoco aparecen los pájaros cagones
y el amor que te cantaba
al oído para no despertar a los muertos.

Un día amaneces en el olvido
la ceguera, o toda la iluminación
y no entiendes cómo se regresa
al mismo apartado rincón
donde te ponías a conversar,
como si los amigos fueran
lo que hay detrás de sus muros.

Uno de esos días
cuando tu sombra es luz para candilejas
y dé igual
nada enciende o apaga
los restos del instinto
que te harían lucir
casi un búho entrando a su coraza.

Un día, cualquier día,
como pasa cuando ya
no buscas entender
qué es lo que pierdes
y si se fueron a bolina
aquellos que pactaron los sueños
de lo que ibas a ser de cualquier modo.

Sobre el autor

Juan Carlos Recio

Juan Carlos Recio

Juan Carlos Recio (Santa Clara, 1968). Poeta y narrador. Su libro “El buscaluz colgado” fue Premio de la Ciudad de Santa Clara en 1990. Obtuvo también una primera mención en el Premio Julián del Casal de la UNEAC, en 1991, con su poemario inédito “Hay un hombre en la cruz”. Ha publicado, entre otros, los poemarios “Sentado en el aire” y “La pasión del ignorante”. Desde el año 2000 reside en la ciudad de Nueva York, donde edita el blog Sentado en el Aire.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Radio Viva 24

Trasladar la embajada americana a Jerusalén contribuye a la paz – por Carlos A. Montaner

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Abreu Felippe

El guardián en la batalla

José Abreu Felippe

Una tarde, hace ya muchos años, estaba en casa de uno de mis hermanos y me puse a curiosear los libros que se amontonaban sobre una mesa. Uno de ellos

Leer más
  Juan Carlos Recio

Sonámbulo

Juan Carlos Recio

                  Si fuera el enemigo al que le quebré su corazón cuando lo resucitaba de su propia violencia. Si pudiera mirar en

Leer más
  Manuel Vázquez Portal

Celda número cero (XIX)

Manuel Vázquez Portal

                  Yo asesiné en París a una muchacha, le recité a Verlaine, la llevé a Montparnase, ella creyó que estaba ingrávida en

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami