Neo Club Press Miami FL

La cláusula secreta del pacto Obama-Castro

La cláusula secreta del pacto Obama-Castro

La cláusula secreta del pacto Obama-Castro
diciembre 19
01:15 2014

Como tantos otros acuerdos concebidos y sellados en conciliábulos ocultos, el pacto de Barack Obama con Raúl Castro tiene cláusulas secretas. Si los resultados anunciados ayer en Washington y La Habana provocaron la indignación de muchos, parece que lo que se avecina es peor. Mucho peor.

En los altos círculos militares de Estados Unidos se alistan ya los trámites, sotto voce, de la puesta en práctica de una de las partes ocultas del pacto Obama-Castro. No se trata ya de intercambios de prisioneros ni de temas de comercio e inmigración.

Algunos temen, por ejemplo, que la Ley de Ajuste Cubano peligre. Otros, más a la derecha, creen que Washington podría aprovechar para conseguir la extradición a Estados Unidos de algunos delincuentes asilados en la isla, como Joanne Chesimard, buscada por el asesinato de un policía en Nueva Jersey, y el puertorriqueño Víctor Manuel Gerena, buscado por el asalto de un transporte blindado de Wells Fargo. Pero por ahí no vienen los tiros.

Parece que en su afán de dar hasta el fondillo a los Castro, y de paso cumplir una vieja promesa de campaña suya, Obama se dispone, en un plazo no especificado, quizás durante la visita que se propone hacer a La Habana, a entregar la Base Naval de Guantánamo al gobierno cubano. Mataría, así, dos pájaros de un tiro: congraciarse con sus nuevos amigos, y clausurar la prisión para yihadistas que allí funciona, con el pretexto de que la base ya no estaría bajo jurisdicción norteamericana.

¿Tiene potestad nuestro dadivoso mandatario para hacer semejante concesión? Pasando revista al Tratado Cubano Norteamericano de 1903, suscrito por el presidente cubano Tomás Estrada Palma y el presidente estadounidense Theodore Roosevelt, no resulta claro si su anulación requeriría la aprobación del Congreso.

El tratado en cuestión fue firmado a perpetuidad, lo que significa que sólo podría rescindirse con la aprobación de ambos gobiernos, y a lo que parece, al cabo de todos estos años, Barack Obama resultaría el único mandatario estadounidense capaz de semejante disparate, con tal de cumplir su pendeja agenda política.

Quizás incluso los Castro estarían dispuestos, a cambio, de entregar a EEUU a Chesimard, Gerena y las decenas de otros estadounidenses prófugos que se hallan en la isla. Quién sabe. Habiendo considerables sumas de recompensa ofrecidas por ellos, y conociendo la avidez castrista de divisas, no sería de sorprender que los arrojaran por la borda. El botín de la base, un viejo reclamo de los Castro, serviría de justificación.

Me pregunto qué podrán decir cuando eso suceda el montón de sesudos que nos gastamos en el exilio, que aplauden las medidas de Obama y hasta ven una “transición” en el horizonte. ¿Será que nos van a decir que ya era hora de entregar esa vieja base? Y por cierto, ¿qué van a decir nuestros presuntos líderes?

Nada me extrañaría ya.

Sobre el autor

Manuel Ballagas

Manuel Ballagas

Periodista, crítico y escritor, Manuel Ballagas (La Habana, 1948) formó parte del Consejo de Redacción del grupo El Puente, en 1964. En Cuba su libro “Con temor” fue destruido por el castrismo, que envió al autor a la cárcel en 1973 por “diversionismo ideológico”. En 1980 se exilió en Estados Unidos y desempeñó cargos ejecutivos en publicaciones como The Wall Street Journal, The Miami Herald y The Tampa Tribute. Es fundador de la revista literaria Término, de la cual fue codirector durante cinco años. Es autor de las novelas “Descansa cuando te mueras” y “Pájaro de cuenta”, y del libro de memorias "Newcomer".

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento)

José Hugo Fernández

Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,

Leer más
  Luis de la Paz

En los tiempos difíciles de Heberto Padilla

Luis de la Paz

    En una remotísima tarde de verano, sería el año 71, o tal vez el 72, el escritor José Abreu Felippe, a quien tanto le debo, me mostró un

Leer más
  Alcides Herrera

No me hables más

Alcides Herrera

                  El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami