Neo Club Press Miami FL

La Cuba de la caja de zapatos

 Lo último
  • Del igualitarismo, la autojustificación y la diversidad Y se podrá decir respecto al interminable tema cubano: “Bueno, pero allí hay gente débil, gente sedentaria, gente que no sabe ganarse la vida, gente que solo se mueve para...
  • El problema no es Maduro   Ni la gran mayoría de los analistas políticos, ni los expertos politólogos en Venezuela y Cuba, ni los gobiernos de la región latinoamericana alrededor de Venezuela, ni los gobiernos...
  • Trump y el nuevo orden cultural A la pregunta de por qué el pueblo estadounidense volvería a elegir a Donald Trump a pesar de sus desplantes en Twitter, he respondido en el programa El Espejo, de...
  • No a la metatranca   Algunos no se acaban de enterar que estamos en la era del artículo corto, del post y las redes sociales. Ya pasaron los tiempos del teque y la metatranca,...
  • El sudor En infinidad de ocasiones los españoles me preguntan si echo de menos a Cuba; si la extraño, como se dice en cubano. Y bueno, siempre me ponen en un aprieto,...

La Cuba de la caja de zapatos

La Cuba de la caja de zapatos
noviembre 24
16:15 2015

 

Hay en el exilio (llamémosle Miami en este caso, que bien pudiera ser México o Bruselas, pero es “Miami por excelencia”) una Cuba deformada dentro de una caja de zapatos que trajeron para no extrañarle tanto, y un manual con instrucciones de cómo meter en la caja a los que vinieron sin ella. Por eso es fácil ver aquí, leyendo poemas entre aplausos, a un poeta cubano un fin de semana y la semana que viene verlo en Cuba recibiendo un premio, y la comparsa siguiendo al ritmo justo de la música siempre que quepa en la caja de zapatos.

Yo he visto pasar por aquí, y llegar aquí, a los más cínicos personajes cubanos entre aplausos lúdicos y besos pasionales. Los he visto siempre en fotos con la caja bajo el brazo, esa donde vienen otros manuales de instrucciones y una foto renovada de la isla para que no se le extrañe tanto. Así ha llegado la diáspora cubana a ser oportunamente moldeable, y sumado a todo esto están las tendencias y preferencias de los cuidadores de la caja: si no bailas desnudo no eres digno de estar en la foto donde la tribu rinde tributo a sus antepasados (sin más explicaciones, ¿o hacen falta?).

Hay dos tipos de escritores en el exilio, los que se dejan meter en la caja de zapatos y los que no caben en la caja (claro, aunque la caja es amplia, si se le mira detenidamente veremos los dobleces que cuento). Y hay sólo un método de revelarse contra la caja: no meterse en ella. Entonces la caja tendrá que sacar a los más doblados de sus escritores y aplaudirlos, ventilarlos como si fueran el resumen de todas las voces hasta que llegue la próxima caja con fotos renovadas.

A nadie debo o pido, por eso digo lo que me hace sentir cómodo y sin dobleces, publico si quiero y cuando quiero, y escribo siempre, que es el método más eficaz para que las dimensiones de la caja me queden pequeñas.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Adalberto Ad Guerra

Adalberto Ad Guerra

Adalberto Guerra (Ad.Guerra). Nació en San Antonio de Cabezas, Matanzas, en 1967. Reside en Palm Beach, Florida, desde 1994. Poeta, narrador y periodista. Editor de la revista “La Cohoba Magazine”. Ha publicado "El desierto que canta" (Endowment for Cuban American Studies 1994 - Ant. de Poesía), "Reunión de ausentes" (2001- Ant. de Poesía). Recientes publicaciones: "Cazadores de la sombra del ave" (2009 - Poesía.) y "En el lenguaje lascivo de los perros" (2010- Cuentos).

Artículos relacionados

1 comentario

  1. rebeca esther ulloa
    rebeca esther ulloa noviembre 25, 02:04

    Me emcamtó esto de la caja de zapatos jejejejeeeje creo qe no estoy enrre los que se meten en la caja de zapatpos…jejejejej
    2

    Reply to this comment

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner sobre el discurso del presidente Trump en la ONU:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Breves apuntes sobre la brevedad

José Hugo Fernández

1-Augusto Monterroso, artífice de la brevedad literaria, se encontró cierta vez con un presunto lector, quien le dijo que estaba leyendo una de sus obras, El dinosaurio, que es justo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Y si murmuro

Rafael Vilches

                  Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por

0 comentario Leer más
  Philip Larkin

Tres tiempos

Philip Larkin

                  Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami