Neo Club Press Miami FL

La culpa

 Lo último
  • Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento) Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,...
  • Lilliam Moro, de la mano de un ángel Hace unas semanas, durante la presentación en el Centro Cultural Español de su libro Contracorriente, poemario por el que recibió el Premio Internacional de Poesía “Pilar Fernández Labrador”, en Salamanca,...
  • El guardián en la batalla Una tarde, hace ya muchos años, estaba en casa de uno de mis hermanos y me puse a curiosear los libros que se amontonaban sobre una mesa. Uno de ellos...
  • El poeta está de guardia La irreverencia de la perspectiva y el lenguaje, narrativa lúdica donde la forma cabalga el contenido y ambos desembocan vertiginosamente en la anécdota, caracteriza a El guardián en la batalla,...
  • El viaje de Silvia (XV y final) La tarde/noche en que se fue, cayó un aguacero cerrado y largo, como los aguaceros tropicales pero sin olor salvaje. La llevamos en el coche hasta el aeropuerto y juntos,...

La culpa

La culpa
septiembre 04
21:00 2015

 

La culpa, mi culpa, tu culpa, nuestra culpa…

Podemos vivir una vida de mentiras y cubrirnos con ellas como un edredón al frío. Podemos acusar constantemente a nuestro prójimo de acciones menores a las propias. Pero eventualmente llegará un momento en que no habrá persona, animal o circunstancia donde podamos seguir vomitando nuestra horrible culpa, que cada vez crece más, con mordaz monstruosidad.

La maldita culpa es traicionera, nadie sabe que es suya, entonces ella sale de ti en forma de insomnio, de cáncer, de artritis, de depresión, y sigue cavando nuestra alma como el inquisidor de los católicos hasta que ya no puedes más y llega la comunión con Dios. Como un exorcismo vomitas la verdad y, mientras más lo haces, mejoran tus dolencias y luego confiesas las mentiras y culpas que has atesorado de los otros y ves el cielo, la iluminación, el amor de Dios reflejado en tus semejantes, y tu espalda se endereza y tu estómago sana, estás bien con Dios, nada ni nadie te puede dañar, la confesión limpió tu alma.

Cuídate de los dedos acusadores, porque de esos está lleno el reino del infierno.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Belkis Perea

Belkis Perea

Belkis Perea nació en La Habana, en la barriada de Luyanó. Estudió en el ISPLE (Instituto Superior de Lenguas Extranjeras). Trabajó dos años como profesora de idioma ruso en la Academia de Idiomas Abraham Lincoln, de donde fue expulsada por tramitar su salida definitiva del país. Mientras esperaba la visa, que demoró siete años, trabajó como modelo, bailarina figurante y en comerciales del ron Habana Club. En 1987 llega a Miami, donde se ha establecido. Publicó su primer libro en 2011, 'Relato en tres tiempos', y con Neo Club Ediciones en 2014 'Crónicas de guayaba y queso'. Ha participado en varias exposiciones colectivas de artes plásticas.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento)

José Hugo Fernández

Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,

Leer más
  Luis de la Paz

En los tiempos difíciles de Heberto Padilla

Luis de la Paz

    En una remotísima tarde de verano, sería el año 71, o tal vez el 72, el escritor José Abreu Felippe, a quien tanto le debo, me mostró un

Leer más
  Alcides Herrera

No me hables más

Alcides Herrera

                  El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami