Neo Club Press Miami FL

La culpa

 Lo último
  • El viaje de Silvia (XV y final) La tarde/noche en que se fue, cayó un aguacero cerrado y largo, como los aguaceros tropicales pero sin olor salvaje. La llevamos en el coche hasta el aeropuerto y juntos,...
  • El viaje de Silvia (XIV) Jose se enamoró de Silvia, como suele ocurrir en los casos en que una mujer le planta cara a un hombre. Plantarle cara, quiero decir en términos duros. No fue...
  • Pesadilla I) Estaba preso. La celda era húmeda y oscura. Me dolían hasta las ideas por tantos porrazos y patadas. Supongo que entre sueños, vino un caimán sin dientes a susurrarme...
  • Un loco sí puede (fragmento)                                                             25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez...
  • Un Lilo que cuenta   Ya en la década del ochenta, andaba Lilo Vilaplana con sus historias a cuestas y los personajes que le gustaría interpretar. Buscaba con desesperación la manera de enunciarlas, le...

La culpa

La culpa
septiembre 04
21:00 2015

 

La culpa, mi culpa, tu culpa, nuestra culpa…

Podemos vivir una vida de mentiras y cubrirnos con ellas como un edredón al frío. Podemos acusar constantemente a nuestro prójimo de acciones menores a las propias. Pero eventualmente llegará un momento en que no habrá persona, animal o circunstancia donde podamos seguir vomitando nuestra horrible culpa, que cada vez crece más, con mordaz monstruosidad.

La maldita culpa es traicionera, nadie sabe que es suya, entonces ella sale de ti en forma de insomnio, de cáncer, de artritis, de depresión, y sigue cavando nuestra alma como el inquisidor de los católicos hasta que ya no puedes más y llega la comunión con Dios. Como un exorcismo vomitas la verdad y, mientras más lo haces, mejoran tus dolencias y luego confiesas las mentiras y culpas que has atesorado de los otros y ves el cielo, la iluminación, el amor de Dios reflejado en tus semejantes, y tu espalda se endereza y tu estómago sana, estás bien con Dios, nada ni nadie te puede dañar, la confesión limpió tu alma.

Cuídate de los dedos acusadores, porque de esos está lleno el reino del infierno.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Belkis Perea

Belkis Perea

Belkis Perea nació en La Habana, en la barriada de Luyanó. Estudió en el ISPLE (Instituto Superior de Lenguas Extranjeras). Trabajó dos años como profesora de idioma ruso en la Academia de Idiomas Abraham Lincoln, de donde fue expulsada por tramitar su salida definitiva del país. Mientras esperaba la visa, que demoró siete años, trabajó como modelo, bailarina figurante y en comerciales del ron Habana Club. En 1987 llega a Miami, donde se ha establecido. Publicó su primer libro en 2011, 'Relato en tres tiempos', y con Neo Club Ediciones en 2014 'Crónicas de guayaba y queso'. Ha participado en varias exposiciones colectivas de artes plásticas.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner sobre el discurso del presidente Trump en la ONU:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Breves apuntes sobre la brevedad

José Hugo Fernández

1-Augusto Monterroso, artífice de la brevedad literaria, se encontró cierta vez con un presunto lector, quien le dijo que estaba leyendo una de sus obras, El dinosaurio, que es justo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Y si murmuro

Rafael Vilches

                  Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por

0 comentario Leer más
  Philip Larkin

Tres tiempos

Philip Larkin

                  Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami