Neo Club Press Miami FL

La ecuación de la libertad

 Lo último
  • Un año sin Fidel Hace un año que se anunció la muerte de Fidel. Parece un siglo. Durante más de una década, desde el 26 de julio del 2006 hasta el 25 de noviembre...
  • El papa Francisco no está de moda en Cuba Y no lo digo yo desde el exilio o el agnosticismo, esas dos mareas que, a contracorriente, inevitablemente me acompañan. Lo dice un católico que vive en La Habana: el...
  • Los revolucionarios radicales no aprenden ni olvidan Para Javier y Chus Es muy extraño. Los revolucionarios radicales suelen emular los modelos evidentemente fracasados. Chávez decía, extasiado, que Venezuela viajaba al mar cubano de la felicidad. No sé...
  • La revolución bolchevique: un siglo de fracasos Hace 100 años triunfó la revolución bolchevique en Rusia. Para quien quiera entender qué sucedió y cómo, todo lo que debe hacer es leer Lenin y el totalitarismo (Debate, 2017), un breve ensayo...
  • El mercenario en el bosque del hombre nuevo A propósito del ajusticiamiento de ese antiguo ‘hombre nuevo’ conocido como “Che Guevara”, desemboqué por estos días en un descubrimiento sorprendente: en una publicación del exilio se le llamaba “mercenarios”...

La ecuación de la libertad

La ecuación de la libertad
abril 12
03:51 2016

 

Pasan muchas cosas en Cuba que indican que algo está cambiando gradualmente, sobre todo al nivel del cubano de a pie que simplemente con un cellular en la mano, auxiliado por su cámara y por las redes sociales, es capaz de ejercer su libertad y lanzar su mensaje a todo el mundo en cuestión de minutos. También ese mismo cubano se atreve a desafiar a la policía y frustrar el arresto de una activista opositora. Esto hace muy poco tiempo no ocurría y, para un pueblo obligado a expresarse siempre a través de las “correas de transmisión estatales”, considero que se trata de un logro notable.

A partir de estos cambios, que en una sociedad carcelaria como la cubana representan mucho, vemos que junto con los edificios en ruinas se va “desmerengando” gradualmente, también, el sempiterno discurso antiimperialista de la Revolución. Como resultado, va tomando cuerpo un fermento de malestar y repulsa en el sector de la población más depauperado por el bloqueo a la libertad de mercado, así como harto de las insoportables carencias, la más notoria: la falta de libertad.

Si tras la irrupción del comercio, del turismo y de las inversiones norteamericanas –con embargo o sin él– ese grupo poblacional que sobrevive en condiciones miserables comprendiera que pese a que los EE.UU. ya se abrieron ellos continúan sobreviviendo entre ruinas y escombros, pues no resultaría muy aventurado vaticinar que una masa crítica de cubanos, más allá de los opositores, se lance a la calle de manera espontánea para desafiar al régimen en pro de su libertad.

Quizás, teniendo en cuenta el consagrado desánimo civil y la mansedumbre del pueblo cubano frente el poder y la represión, esta hipótesis parezca muy aventurada. Pero el hecho es que el dispositivo ideológico sobre el cual ha pivotado el régimen durante 57 años comienza por fin a perder predicamento de manera irreversible. Considerando que el “criminal bloqueo imperialista” ha sido durante más de medio siglo la constante ideológica que ha servido de coartada al régimen para mantenerse en el poder, pretendo expresar lo siguiente: si el elemento discursivo de la ecuación que garantizaba un pueblo estatal, y por tanto obediente al poder, logra ser desactivado, manteniéndose constante el volumen de extracción de renta por parte de la élite verde olivo, o incluso aumentando al socaire de la apertura norteamericana, ese mismo pueblo esclavo, una vez que tome conciencia de que ha sido y es vilmente explotado y manipulado, podría emprender acciones dirigidas a manifestarse públicamente en contra del agente parasitario y liberticida que le ha impedido ejercer sus derechos en la búsqueda de su felicidad.

Es solo una hipótesis que podrá concitar críticas de quienes piensan que, de ocurrir esto, habría a regañadientes que concederle cierto crédito al samaritano de Barack Obama. En fin… Creo que mucho más importante que enjuiciar ahora la política unilateral y asimétrica de este presidente norteamericano hacia el régimen castrista es considerar propiamente las consecuencias que a partir de su arriesgada iniciativa podrían tener lugar en la Isla.

Sobre el autor

Enrique Collazo

Enrique Collazo

Enrique Collazo es Licenciado en Historia por la Universidad de La Habana. Realizó estudios de Doctorado en la Universidad de Educación a Distancia de Madrid. Ha publicado libros sobre las cuestiones de la banca y el crédito en Cuba, tanto en la Isla como en España, y colaborado asiduamente en publicaciones como la revista Encuentro de la Cultura Cubana y su página web Encuentro en la Red, la Revista Hispano-Cubana, Cuadernos de Pensamiento Político e Islas, entre otras. Actualmente reside en Madrid.

Artículos relacionados

1 comentario

  1. Rebeca Esther Ulloa
    Rebeca Esther Ulloa abril 12, 04:10

    Evidentemene ha habido un notorio cambio en el comportamiento de la oposicion y activistas de derechso humanos , al igual , que de organizacioes no oficiales en tanto que no son
    consiedradas por al dictadura cubana, pero que ya internacionalmente son
    distinguidas…. llueven las noticiasc y eso que no nos llega todo, pero a cada momento estamos recibiendo una protesta aca, otra alla y por supuesto, pues la represion aumneta en volumen y en intensidad… orque el regimenno sabe que hacer con quienes pudiendo abandonar definitivamente, no lo hacen y vuelven y vuelven… si ha cambiado en eso, en que un grupo de valientes guerreros estan decididos a dar la batalla final…. asi que no nos queda otro camino que apoyarlos y solidarizarnos con ellos en cualqueir parte del planeta tierra donde nos encontremos… buen cmentario Collazo… grACIAS..

Escriba un comentario

Presentación del libro “EL PRESIDENTE”, de Carlos Alberto Montaner

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Relajo y olvido

José Hugo Fernández

Hace algunos años, el poeta Ramón Fernández Larrea escribió más de doscientas columnas destinadas a calibrar hechos y personajes de la historia y de la cultura cubana, o pasajes sobre

Leer más
  Frank Castell

José Martí me escucha mientras llueve

Frank Castell

Dos patrias tengo yo: Cuba y la noche. José Martí                 Difícil, José, arrojar el tiempo montaña abajo y luego descender como si

Leer más
  Delio Regueral

El Punto Nemo

Delio Regueral

Ya sé que no soy incomprendido, lo supe al descubrirme donde se abandona un incomprensor, perdí mucho tiempo en esa etapa. El tiempo, lo único irrecuperable: a él no le

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami