Neo Club Press Miami FL

La educación en Cuba es un desastre

 Lo último
  • Sobre el ente mamertiano   El lúcido amigo Ulises Fidalgo Prieto me ha pedido que defina filosóficamente al ente mamertiano. Bien, había escrito brevemente algo al respecto, disperso por ahí por las autopistas y...
  • Del nacionalismo y la pureza cultural en Cuba   La pureza cultural no existe. O al menos no existe en la mayoría de las regiones del mundo, y esa inexistencia ni siquiera forma parte de un fenómeno moderno,...
  • Cuando Cuba reía   Tras la caída del socialismo real en los países de Europa y el llamado desmoronamiento de la Unión Soviética, apareció el mágico y triste concepto con que bautizaron nuestra...
  • La educación en Cuba es un desastre   Hay muchos, especialmente en América Latina, que elogian hasta el delirio el sistema educativo de la Isla y la ven como un modelo para sus países. Se supone que...
  • El coletazo neopopulista   Resumiendo rápido y tal vez rudimentariamente, podría decirse que los tres grandes sistemas que han predominado en la modernidad –el socialismo, el fascismo y el triunfador liberalismo (liberalismo no...

La educación en Cuba es un desastre

Niños cubanos forzados a trabajar en una ESBEC

La educación en Cuba es un desastre
marzo 04
20:57 2017

 

Hay muchos, especialmente en América Latina, que elogian hasta el delirio el sistema educativo de la Isla y la ven como un modelo para sus países. Se supone que lo hagan sin saber que, aparte de los fines marcadamente doctrinarios, la educación en Cuba adolece de muy baja calidad. Sobre todo en las últimas tres décadas, en las que se ha asistido a un desastre total, sin paliativos, en el ámbito del proceso enseñanza-aprendizaje.

Sin embargo, lo más trágico de todo no ha sido el adoctrinamiento o la mala calidad de la instrucción, sino la explotación y el abuso de los alumnos, a partir de los doce años, en las ergástulas conocidas como ‘escuelas en el campo’. Jamás los estudiantes cubanos habían sido sometidos a un régimen de estudio-trabajo que se puede calificar de semiesclavista. Los alumnos, separados del seno del hogar e internados en lugares remotos, eran obligados a trabajar como peones agrícolas durante media jornada, pasando hambre y sufriendo acoso sexual y hasta agresiones físicas. En las Esbec e Ipuec (escuelas secundarias y preuniversitarios en el campo), la promiscuidad sexual, el acoso escolar (bullying) y la violencia verbal y física llegaron a alcanzar niveles muy preocupantes.

Hoy en día las escuelas en el campo ya no existen. Han sido desmanteladas porque resultaban absolutamente improductivas. En los campos de Cuba, actualmente, se pueden ver las instalaciones escolares abandonadas como testimonio del fracaso de un sistema educativo y de un sistema sociopolítico.

No estaría de más que quienes pasaron por esas horcas caudinas contaran sus experiencias como internados en esos centros escolares, que eran a su vez campos de trabajos forzados.

Sobre el autor

Nicolás Águila

Nicolás Águila

Periodista cubano con residencia en Madrid, licenciado en Filología Inglesa, Nicolás Aguila ha sido colaborador de numerosos publicaciones en varios países, entre ellas Cubanet y la Revista Hispano Cubana. Ha trabajado como docente universitario, traductor y editor de revistas médicas. Residiendo en Brasil obtuvo por concurso una beca de ICI para curso de profesores de español en Madrid. Ha realizado numerosos cursos de posgrado en el área de Lingüística Aplicada y enseñanza de idiomas en Cuba, Brasil y Estados Unidos.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Libro «Gastón Baquero y Rafael Díaz-Balart sobre racismo y clasismo en Cuba»

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  María Eugenia Caseiro

Donde el mármol se apiada de las islas

María Eugenia Caseiro

                  Donde se pierden los soles y el mármol se apiada de las islas hay cien lunas de pasivas muecas que ejercen

0 comentario Leer más
  T.S. Eliot

Miércoles de ceniza (I)

T.S. Eliot

                  Porque no espero otra vez volver porque no espero porque no espero regresar deseando el don de éste o el ámbito

0 comentario Leer más
  Rebeca Ulloa

El suegro y la nuera

Rebeca Ulloa

  No era mucho lo que le pedía el suegro a su nuera. En realidad, en cualquier lugar del mundo -claro, un lugar normal-, para comer unos tostones, o patacones,

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami