Neo Club Press Miami FL

La época de la Ilustración

La época de la Ilustración

La época de la Ilustración
Mayo 21
23:33 2015

La Ilustración fue un movimiento ideológico, no solamente de carácter filosófico sino cultural en un sentido amplio, que impregnó todas las actividades literarias, artísticas, históricas y religiosas. Se extiende y desarrolla durante el siglo XVIII, que suele denominarse “Siglo de la Ilustración” o “Siglo de las Luces”. Tiene lugar en la época de las revoluciones liberales y burguesas; supone una crítica realizada por las clases medias ante el antiguo régimen y una concepción liberal y tolerante en todos los órdenes.

En la escisión contemporánea entre el espíritu y la ciencia, la filosofía no alcanzará las cimas que goza en la época helénica, donde, lejos de separar la ciencia de la fe, ambas se sintetizan en la persona de Aristóteles. Será con las ideas y teorías de Galileo, Descartes, Locke, Newton, Hume y Kant sobre la realidad, el conocimiento y la ética, que se echarán los cimientos filosóficos e ideológicos de la en boga organización social, económica y cultural del Occidente.

Las tensiones más relevantes son de orden moral, de derecho (especialmente derecho político) y del progreso histórico; ilustrados franceses importantes fueron Bayle, Montesquieu, Voltaire, Condornet, Diderot, D’Alambert, Condillac y Rosseau. Alemania se centrará en un análisis de la razón, con la intención de encontrar un conjunto de principios que rijan el conocimiento de la naturaleza y orienten la acción moral y política del hombre, estando representada por Lessing, Wolff, Baumgarten y, sobre todo, Kant.

Los siglos XVII y XVIII simbolizan, solo en ciertos aspectos, la época del Iluminismo, ya que en el orden social están llenos de levantamientos campesinos, desgarramientos religiosos entre católicos y protestantes y guerras europeas. Esta nueva concepción del pensamiento promovida por el Iluminismo, este aumento científico y tecnológico posibilita que el estado moderno parlamentario inaugure las llamadas guerras de aniquilación masivas con los ejércitos profesionales y la artillería.

A partir del Iluminismo y de los enciclopedistas, los científicos comunicarían sus descubrimientos a la sociedad, impactando profundamente en el resto de nuestra cultura. Este es el momento de la gran máquina cartesiana, del Universo concebido como un engranaje exacto de dimensión colosal, donde sus componentes planetarios y vivientes, al estilo de las piezas de una maquinaria, se mueven por fuerzas externas.

También es la era donde se considera al futuro de forma predeterminada, donde los fenómenos, ya fueran sociales, económicos, químicos, físicos o biológicos, se reglamentan por las invariables leyes de causa y efecto compendiadas matemáticamente.

Especializado –más bien enclaustrado– en filosofías particulares o totalizantes, el homo excluye categorías como las emociones, la idea, el espíritu y la fe (todas inmanentes al individuo) de aquellas asociadas al mundo exterior como la lógica, la materia y la razón. Al diseñar nuestras percepciones a partir de la fusión de la física clásica con la sicología y la geometría euclidiana, nuestras creaciones resultan inconsistentes, aunque ya desde Pascal y Vico hasta el filósofo danés Soren Aabye Kierkegaard la tendencia anti–racionalista buscará espacio a la metafísica, y figuras como Ernst Mach, Gustave Kirchoff, con su trabajo de espectroscopia, el físico alemán Heinrich Rudolf Hertz y el físico y filósofo francés Henri Poincaré, se aventurarán por encrucijadas que violarán estos preceptos clásicos.

Sobre el autor

Juan F. Benemelis

Juan F. Benemelis

Juan Benemelis (Manzanillo, 1942). Diplomático, historiador y ensayista. Ha publicado más de una veintena de libros centrados en diversas temáticas, que van de lo científico a lo histórico. Entre ellos, "Las guerras secretas de Fidel Castro", "Castro: subversión y terrorismo en África", "Paradigmas y fronteras. Al caos con la lógica", "De lo finito a lo infinito", "El Corán y el Profeta", "Islam y terrorismo" y "La memoria y el olvido". Reside en las afueras de Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más
  Félix Luis Viera

Un loco sí puede (fragmento)

Félix Luis Viera

                                                            25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez

1 comentario Leer más
  María Eugenia Caseiro

El presentador

María Eugenia Caseiro

A mi hermana Karin Aldrey, que acostumbra dirigirse al Mundo –Señoras y señores… –dice el hombre y se interrumpe. Lleva prendida en el guargüero la grotesca sequedad que intenta resolver

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami