Neo Club Press Miami FL

La exclusiva diferenciación de Lezama

 Lo último
  • Relajo y olvido Hace algunos años, el poeta Ramón Fernández Larrea escribió más de doscientas columnas destinadas a calibrar hechos y personajes de la historia y de la cultura cubana, o pasajes sobre...
  • Un premio frívolo Es razonable el malestar que ha ocasionado entre muchos de nuestros intelectuales del exilio la más reciente decisión del Centro Cultural Cubano de Nueva York, el cual otorgó su Medalla...
  • Horacio Aguirre, el visionario Esta enorme y próspera área metropolitana que llamamos Miami, tiene una gran historia de hombres y mujeres visionarios. Personas que supieron dotar a la ciudad de un rostro nuevo, ya...
  • Breves apuntes sobre la brevedad 1-Augusto Monterroso, artífice de la brevedad literaria, se encontró cierta vez con un presunto lector, quien le dijo que estaba leyendo una de sus obras, El dinosaurio, que es justo...
  • Mucho más que un gusano de seda En cierta ocasión José Kozer fue a dictar una conferencia en la Universidad Nacional Autónoma de México, y vio que a la entrada del recinto, donde aparecía el enunciado con...

La exclusiva diferenciación de Lezama

Ivette Fuentes, Manuel Gayol e Ileana Bustillo en el panel 'La Esquina de Alejandría', en el V Festival Vista de Miami

La exclusiva diferenciación de Lezama
enero 16
00:31 2017

 

Alguna vez dije —y no creo haber sido el primero— que la ideología de Lezama era la imaginación, y esta para él venía a ser la esencia de la imagen, una esencia o fondo, una médula, naturaleza y sustancia sistémicas porque le daba surgimiento a todo un mundo infinito de axiomas creativos. Con la imagen (encarnada en la metáfora, en la atmósfera barroca, en el decir diferente, en los lugares exóticos de la Antigüedad, en un sorpresivo encuentro con los mitos y, entre tantas cosas más, en la búsqueda filosófica de lo cubano y del mundo a través de la poesía), Lezama asentó las bases de una Realidad imaginaria que provocaba la inquietud de hurgar en la belleza de lo aparentemente ausente, de lo erudito y de lo popular transferido a un nivel de alta envergadura, pero que está ahí, dentro de toda una cultura universal; cultura en la que él quería insertar a Cuba no como una isla más, sino como la “Isla llamada a ser”.

La exclusiva diferenciación de Lezama

Decir que la estética lezamiana parte de la poesía (el despertar del mundo en imágenes), y también, digamos, de “lo poético” (su transposición del mundo profundo que todos tenemos en nuestras intimidades), es implicar que su comenzar poético siempre termina en un ahondamiento filosófico en el que el mundo, y en específico la isla, están marcados (o más bien necesitados) de una inevitable búsqueda de sus orígenes. Y ello, de manera que esa búsqueda contenga la potencialidad de una élite creadora. Y es, en sí misma, la búsqueda de Lezama, digo, de nuestra histórica élite creadora.

Esa potencialidad que unifica es la necesidad que tiene una sociedad —o más generalmente, un pueblo o nación— de encontrar sus raíces no solo en una cultura popular, sino también y con igual importancia, o quizás más, en una alta cultura que, de muchas maneras, funcione como guía del conocimiento y la sensibilidad imprescindibles para poder consagrar en un todo mixto, pero identitario, el progreso de esa nación o pueblo. Es como descubrir el tronco de un árbol cuyas raíces, en lo subterráneo del mundo, se alimentaran de lo mejor y más vasto de la cultura universal. De aquí que Lezama y los origenistas buscaran hurgar en nuestros contactos primigenios —en un José Martí, transfigurado en esencia primordial— que desde un barroco gongorino —como la voz de Lezama— hablara de nativos y españoles, de africanos y chinos, así como de otras tantas razas que han venido conformando nuestro ajiaco de más excelso sabor, y proclive a una insularidad más universal.

La fijeza y reafirmación de una élite cultural no significa el desprecio o la ignorancia hacia una cultura popular, sino por el contrario, impone una plataforma como la que concibió Matthew Arnold en 1869*: “el empeño desinteresado por la perfección del hombre”, además de la necesidad de “conocer la mejor parte de lo que se ha dicho y pensado en el mundo”. Es sabido que una nación es fuerte y se puede consolidar en su estructura social, económica y política cuando su ámbito se afianza en una alta cultura y otra cultura popular, cuestión máxima que sería buscar y lograr una imbricación de una y de la otra.

No es de dudar que esto fue lo que sentía y deseaba José Lezama Lima cuando aglutinó el grupo Orígenes, y, por otra parte, escribió cada una de sus obras, poesía, ensayos y sus novelas Paradiso y Opiano Licario. Y con ello, de hecho, expresó la voluntad de su Imago.

* Matthew Arnold “nació en Laleham, Middlesex. Estudió en Rugby y luego en el Balliol College de Oxford, haciéndose “Fellow” del Oriel College en 1845. Más tarde fue secretario privado de Lord Lansdowne, Lord Presidente del Consejo, gracias a cuya influencia fue nombrado en 1851 inspector escolar (…). Algunos consideran a Arnold el puente entre el Romanticismo y el Modernismo. Su uso de paisajes simbólicos era típico de los románticos, mientras que su perspectiva escéptica y pesimista es propio de la edad moderna. La tendencia racionalista de algunos de sus escritos ofendía a muchos lectores, y se puso en duda su capacidad como erudito para tratar algunos de los temas que manejaba; pero sin duda alguna ejerció una estimulante influencia en su época; sus escritos se caracterizan por su fina cultura, alto propósito, sinceridad, y un estilo de gran distinción, y mucha de su poesía tiene una exquisita y sutil belleza, aunque aquí también se ha dudado si la alta cultura y amplio conocimiento de poesía no reemplazaban a veces el verdadero fuego poético…”. Por su parte, en alta cultura encontramos que “Arnold veía la high culture, sin implicar hostilidad hacia las formas de low culture (‘baja cultura’) o cultura tradicional, como una fuerza a favor del bien moral y político. En las distintas formas en que su punto de vista se generalizó, continúa siendo el concepto dominante de alta cultura. (Ambas citas y los datos biográficos sobre Matthew Arnold han sido extraídos de Wikipedia).

Trabajo presentado en el panel ‘La Esquina de Alejandría’, junto a la doctora Ivette Fuentes de la Paz y la ponente y poseedora de las cartas inéditas de Lezama, su sobrina-nieta, Ileana Bustillo, en el marco del Festival VISTA de Arte y Literatura Independiente de Miami, diciembre de 2016.

Sobre el autor

Manuel Gayol Mecías

Manuel Gayol Mecías

Manuel Gayol Mecías, escritor, investigador literario y periodista cubano, ganó el Premio Nacional de Cuento del Concurso Luis Felipe Rodríguez de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) en 1992, y en el año 2004 el Premio Internacional de Cuento Enrique Labrador Ruiz del Círculo de Cultura Panamericano de Nueva York. Ha publicado, entre otros libros, “Retablo de la fábula” (poesía), “Valoración múltiple sobre Andrés Bello” (investigación), “El jaguar es un sueño de ámbar” (cuentos), “Marja y el ojo del Hacedor” (novela) y “La noche del Gran Godo” (cuentos). Reside en California.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Presentación del libro “EL PRESIDENTE”, de Carlos Alberto Montaner

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Relajo y olvido

José Hugo Fernández

Hace algunos años, el poeta Ramón Fernández Larrea escribió más de doscientas columnas destinadas a calibrar hechos y personajes de la historia y de la cultura cubana, o pasajes sobre

Leer más
  Frank Castell

José Martí me escucha mientras llueve

Frank Castell

Dos patrias tengo yo: Cuba y la noche. José Martí                 Difícil, José, arrojar el tiempo montaña abajo y luego descender como si

Leer más
  Delio Regueral

El Punto Nemo

Delio Regueral

Ya sé que no soy incomprendido, lo supe al descubrirme donde se abandona un incomprensor, perdí mucho tiempo en esa etapa. El tiempo, lo único irrecuperable: a él no le

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami