Neo Club Press Miami FL

La felicidad de la elección

La felicidad de la elección

La felicidad de la elección
abril 13
14:52 2014

Vivir en una cultura sufriente no tiene por qué hacernos seres sufrientes. Ser feliz no es solo cuestión de ese péndulo biológico que pulsa hacia la Vida sino una elección consciente, una creación individual, personal y, en esa medida, colectiva.

Como dice mi canción Para ser feliz: “La felicidad no espera en ningún sitio, la felicidad te la inventas tú mismo”.

Así que tú puedes ser el escultor o escultora de tu propia vida. Tú puedes incluso borrar de tu inconsciente y liberarte de las creencias que desde pequeño han intentado modelar, prefigurar, condicionar, determinar tu percepción del mundo. Tú puedes decidir de qué manera y desde qué actitud influyes en tu realidad, en tu destino.

Pensar tu felicidad, anhelar ser feliz de modo personal y en común en un mundo que nos lo niega, es un camino de crecimiento y libertad.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Julio Fowler

Julio Fowler

Julio Fowler (Santa Clara, 1964). Actor, poeta, crítico, cantautor y productor musical. Profesor y director de Teatro, ha publicado el poemario “Las profecías de Alsine” (Ediciones Vigía, 1988) y su poesía aparece en antologías como “Retrato de Grupo” y “Un grupo avanza silencioso”. Entre los discos que ha editado se cuentan “Dale Mambo” (2003), “Buscando mi lugar” (2006), “Utopías” (2009), “Factoría Autor” (2011) y “Ligeros de equipaje” (2012). Reside en Madrid.

Artículos relacionados

1 comentario

  1. Armando Añel
    Armando Añel abril 13, 15:06

    Excelente! La felicidad es una elección consciente. El totalitarismo lo sabe, por eso intenta trampear con el chantaje emocional del pasado y los recuerdos (la nación, la patria), porque sabe que en la medida que nos tenga sujetos al pasado tendremos que comprar “felicidad” en tierras bajo su dominio.

    Reply to this comment

Escriba un comentario

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Luis Jiménez Hernández

Los peces no bailan rumba

Luis Jiménez Hernández

Imperceptible, el tenedor choca de regreso contra los dientes, luego la boca de Berenice García, que disimuladamente evita atraer la atención de los otros comensales con los sonidos de sus

0 comentario Leer más
  Rebeca Ulloa

El dulce del frasco

Rebeca Ulloa

¡Qué susto! Tres de la madrugada y aquel teléfono timbra que timbra. En un segundo pensé diez mil cosas y ninguna buena, por cierto. Un sí, seco y adormilado del

0 comentario Leer más
  Ana Ajmátova

La mujer de Lot

Ana Ajmátova

Pero la mujer de Lot miró hacia atrás y se convirtió en una columna de sal. 14 Génesis Y el hombre justo acompañó al luminoso agente de Dios por una

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami